Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Lo mejor de E. M. Bounds” sobre la oración. Parte 1

E. M. Bounds

Notas personales extraídas del libro “Lo mejor de E. M. Bounds” sobre la oración. Parte 1

– El espíritu de alguien que se siente peregrino facilita grandemente la oración, mientras que un espíritu atado a la tierra, satisfecho con este mundo, no puede orar pues en  su corazón lo llama de los deseos espirituales se han desvanecido a estás a punto de extinguirse.

– Sólo aquellos que esperan de rodillas en el Señor renuevan sus fuerzas, toman alas como de Águila y vuelan sin fatigarse no desmayar hacia las nubes.

– Dios se encarga de lo nuestro si nosotros tenemos en cuenta lo suyo.

– La falta de oración significa rebeldía, discordia, anarquía. Porque la oración, dentro del gobierno moral, es tan fuerte como la ley de gravedad en el mundo natural y tan necesaria como ésta para sostener las cosas en su propia esfera de vida.

– Más que un deber o una obligación imperativa para todo creyente, la oración es un privilegio sagrado.

– La oración ennoblece el carácter el hombre y hace que su razón resplandezca, otorgándole abundante sabiduría.

– El ministerio de la oración ha sido la distinción peculiar de todos los santos de Dios. Este ha sido el secreto de su poder, la energía, el alma de su obra: el aposento de oración.

– La oración colma la pobreza del hombre con la riqueza de Dios.

– La oración es la condición por la cual el evangelio avanza victorioso  y todos los enemigos son vencidos  de manera que sea posible  tomar posesión de la herencia de los hijos de Dios.

– La oración es el extenderse de los brazos del hijo hacia la ayuda poderosa del Padre, buscando su capacidad y habilidad para contestar y resolver cualquier clase de asunto.

– La oración que proviene del corazón no es un hábito, sino un servicio solemne de admiración a Dios.

– Es la búsqueda de los beneficios de Dios, los cuales nos llegan canalizados únicamente a través de la oración.

– La oración es el acto por el cual el alma toma contacto con Dios. En la oración Dios se dispone a bendecir y ayudar al hombre en cada cosa que este necesite.

– La oración llena el vacío del hombre con la plenitud de Dios. Suple le debilidad humana con la fortaleza de Dios, hace desvanecer la pequeñez del hombre con la grandeza del Todopoderoso.

– Nunca podemos estar más cerca del cielo, de Dios y en más profunda simpatía y comunión verdadera con el Señor Jesucristo que cuando oramos.

– La perseverancia es un elemento esencial para la oración victoriosa.

– La oración es un llamado desde el vacío, la bajeza y la necesidad que hay en la tierra hacia las alturas, la plenitud y la suficiencia de los cielos.

– La oración es la respiración del cristiano.

– Un hombre lleno del Espíritu Santo tendrá una vida llena de oración. Y a su vez cuanto más ore, más recibirá del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

– Las promesas de Dios aguardan su cumplimiento por medio de nuestras oraciones.

– Cristo es nuestro todo, en Él estamos completos, Él es la respuesta a cada necesidad.

– Los hombres que pertenecen a Dios están obligados a orar.

*Edward M. Bounds. (1835 – 1913). Es ampliamente conocido y apreciado por toda la comunidad cristiana como el gran especialista en la oración. Sus libros, de los cuales se han vendido cientos de miles de ejemplares son lecturas insuperables para la hora quieta, le meditación cuidadosa y profunda, verdadero oasis en los tiempos de sequía espiritual, voces vivientes de consuelo y esperanza, que siguen hablando años después de que su autor se haya ido de la tierra.

 

Portada del Libro

Portada del Libro


 En las próximas semanas estaré publicando nuevas notas que tomé de este fabuloso libro, si te han sido de bendición estas notas compártelas con tus amistades. Ya puedes leer la Segunda Parte de estas notas.

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *