Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Lo mejor de E. M. Bounds” sobre la oración. Parte 2

E. M. Bounds

Notas personales extraídas del libro “Lo mejor de E. M. Bounds” sobre la oración. Parte 2

 

– Una vida de oración es la única que cuenta que en los cielos.

– Dios nos alienta a orar no sólo por medio de la seguridad de la respuesta, sino además por la generosidad de la promesa y abundancia del dador.

– El Padre halla satisfacción y placer en dar algo a un hijo obediente.

– No hay nada que se resista a una oración hecha en el nombre de Jesús.

– La oración es su forma más elevada de fe es aquella que lleva al hombre en la totalidad de su ser, cuerpo, alma y espíritu, como una ofrenda delante de Dios.

– Sean cuales fueren los problemas o el origen de donde ellos surjan, no hay ningún extremo ni grado de gravedad que no pueda ser modificado o solucionado por medio de la oración.

– La oración fue la fuerza poderosa que hizo que Dios ordenara al pez que vomitara a Jonás, a pesar de estar en medio de su camino de desobediencia y pecado. Nada es demasiado difícil para su oración, puesto que nada es demasiado difícil para Dios.

– ¡Cuánto necesitamos aprender y enseñar el arte de la oración¡ El más sencillo de todos los artes y la más poderosa fuerza está en peligro de ser olvidada y abandonada.

– ¡Cuán preciosos aquellos hombres y mujeres que se levantan en las primeras horas de la mañana para buscar a Dios¡ ¡Qué fe aquella que se sumergía en los mismos cielos para rescatar de allí los preciosos tesoros y enriquecer con ellos al Cuerpo de Cristo así como al mundo entero¡ Rev. Homer W. Hodge.

– La oración de toda una noche pudo cambiar a alguien como Jacob, el engañador, en Israel, el príncipe de Dios.

– Más fuerte que todas las demás leyes y que cualquier otro decreto, es esta declaración: “Clama a mí, y yo te responderé”.

– La familiaridad para con Dios da consistencia y potencia a la oración. Aquellos que verdaderamente conocen a Dios son los más ricos y poderosos en la oración. La frialdad en las relaciones con el Señor, hace que la oración sea escasa y débil

– Cuántos lugares amargos han sido endulzados por la oración, sólo lo sabremos en los registros de la eternidad misma.

*Edward M. Bounds. (1835 – 1913). Es ampliamente conocido y apreciado por toda la comunidad cristiana como el gran especialista en la oración. Sus libros, de los cuales se han vendido cientos de miles de ejemplares son lecturas insuperables para la hora quieta, le meditación cuidadosa y profunda, verdadero oasis en los tiempos de sequía espiritual, voces vivientes de consuelo y esperanza, que siguen hablando años después de que su autor se haya ido de la tierra.


En las próximas semanas estaré publicando nuevas notas que tomé de este fabuloso libro, no obstante ya puedes leer la Primera Parte de las notas. Si te han sido de bendición estas notas compártelas con tus amistades.

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *