Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Una Entrevista con Paul Washer (2a. Parte )

Pablo Washer

Por: Tim Challies

Hace unos instantes compartí la primera parte de una entrevista con Paul Washer. Le pregunté acerca de las personas y los libros que han influido más en él, respecto a “El Mensaje Impactante a la Juventud,” acerca de su experiencia como misionero en Perú, acerca de la adoración familiar y acerca de la humildad. Hoy, empiezo la parte final de la entrevista por preguntar qué le anima y que le preocupa acerca del Nuevo Calvinismo. (Nota:. La Reformation Heritage Books ha dejado caer los precios de las ediciones Kindle más de los dos primeros volúmenes de Washer sobre la serie “Recuperando el Evangelio “El Poder y mensaje ¡El del Evangelio” a $ 2.99 y el más reciente “El Llamado del Evangelio y la Verdadera Conversión” hasta $ 4,99) .

Tim Challies: Has sido asociado a menudo con lo que se conoce como el Nuevo Calvinismo. ¿Cuáles son algunas cosas que te alientan y preocupan al ver este movimiento?

Pablo Washer (PW): Esta es una pregunta difícil de responder porque hay tantas definiciones de “Nuevo Calvinismo.” Algunos lo utilizan como un título de honor y otros como un comentario despectivo. Por esta razón, todos estos títulos son engañosos si no es que francamente peligroso. En la última década, ha habido muchos hombres y mujeres jóvenes que han abrazado las doctrinas de la Reforma. Si estamos hablando de ellos, entonces yo veo algunas señales alentadoras y algunas preocupantes. Voy a comenzar con aquellas que son alentadoras.

En primer lugar de todos, el renovado interés de esta generación en las grandes doctrinas de las Escrituras que fueron con claridad enunciadas en la Reforma es alentador. El Evangelicalismo ha sufrido una gran trato debido a su abandono o negligencia de la verdad bíblica a favor del pragmatismo. El cristianismo es una religión de “verdad.” Cuando su verdad se vuelve indefinida, el cristianismo se convierte en vaga y sin poder. Lo que es peor, rápidamente se hace sincretista y se absorbe con la cultura mundana. El regreso de algunos de los evangélicos de hoy en día a una definición apropiada de la verdad es alentador. En segundo lugar, el redescubrimiento de esta generación de las Cinco Solas de la Reforma – Sola Scriptura, Solus Christus, Sola Gratia, Sola Fide, y la Soli Deo Gloria – es alentador. Estas doctrinas son elementos esenciales no negociables de un cristianismo bíblico, un fundamento sano que a menudo ha dado como resultado una reforma y avivamiento entre el pueblo de Dios. En tercer lugar, el reconocimiento por parte de esta generación de la importancia de la historia de la iglesia es alentador. La creencia en la “sola scriptura” no niega la necesidad de comparar nuestra interpretación de la Escritura a la de los grandes confesiones de la Iglesia y los un sinnúmero de creyentes piadosos que han pasado antes de nosotros. Este es uno de los medios más eficaces de detectar que tanto de nuestra propia cultura se ha deslizado en nuestra interpretación. En cuarto lugar y, finalmente, el redescubrimiento de esta generación de los grandes teólogos y predicadores del pasado es alentador. Tenemos que admitir que la superficialidad, la falta de disciplina, y el hambre por el entretenimiento y la facilidad que abunda en nuestra la cultura no es una incubadora para grandes pensadores con profunda experiencia espiritual. Cuando leemos las obras de los grandes santos de la historia, somos capaces de extraer de un pozo más profundo que el nuestro, para reconocer lo lejos que hemos caído, y para establecer nuestra vista sobre un terreno más alto que eso el cual nuestro propio tiempo demandaría o incluso esperara.

Mientras veo mucho de lo que es alentador, también veo mucho que me preocupa. En muchos sentidos, un movimiento pasará a través de los mismos errores y peligros de cualquiera de los individuos que forman parte de ella.

Mi primera preocupación es la tendencia hacia los extremos. Cuando un joven empieza a tomar en serio la importancia de la doctrina, puede ser desviado por los extremos y por el poner demasiado énfasis en una doctrina menospreciando a otra. La posesión de una interpretación correcta de cada doctrina particular no es suficiente, también hay que aprender a mantener cada doctrina en armonía con las demás.

Mi segunda preocupación es la tendencia a negar o eliminar el misterio de la persona y obra de Dios. Debemos recordar que las herejías con respecto a la Trinidad (por ejemplo) vinieron a partir de dos fuentes distintas – a partir de aquellos que buscaron negarla y de aquellos que buscaron explicarla. Un hombre joven puede caer fácilmente en el gran peligro de dar sus propias inferencias el mismo peso o autoridad como la Escritura. De este modo, se crea un concepto teológico con más inferencia que la verdad. Nuestro orgullo prefiere eliminar el misterio de Dios y jactarse de sus logros que de reconocer el misterio y adorar humildemente Aquel cuyos juicios son insondables y cuyos caminos son insondables.

Mi tercera preocupación es un intelectualismo vacío. Esto ocurre cuando la comprensión mental de una doctrina se convierte en el objetivo final en lugar de los medios para un objetivo mayor – la aplicación de esa doctrina en nuestras propias vidas para la gloria de Dios y el beneficio del pueblo de Dios. Cuando un hombre joven comienza a enseñar las cosas y presumir de las cosas que aún tienen que se han convertido en una realidad en su vida, él puede llegar a ser ciego por cuan poco entiende la verdad que él explica y cuan pobremente él vive lo que él supuestamente conoce.

Mi cuarta preocupación es un aburrimiento teológico que sobrepasa el amor. Si crecemos en la verdad y avanzamos en el cristianismo más allá de nuestros contemporáneos (Gálatas 1:14), debemos preguntarnos: “Porque ¿quién te distingue? ¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?” (I Corintios 4:7). Nuestro crecimiento en la verdad debe llevar a nuestro crecimiento en la humildad y la misericordia hacia los demás, especialmente hacia aquellos que creen. Cuando un joven teólogo se burla de un cartel que dice: “¡Dios te ama!” Simplemente porque sabe que el que escribió no entiende la complejidad de la declaración que ha escrito, algo está terriblemente mal. Jesús dijo, “Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeñitos, porque os digo que sus ángeles en los cielos contemplan siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.” (Mateo 18:10).

Mi quinta preocupación es la buena disposición de esta generación más joven de reformadores por abrazar las grandes doctrinas de la Reforma mientras que no están dispuestos a dejar ir de los modelos anti-bíblicos de ministerio y la vida de la iglesia que están arraigadas en la vida evangélica moderna. Debemos darnos cuenta de que gran parte de lo que está mal con las prácticas evangélicas actuales tiene que ver con una desviación de la teología bíblica establecidas en la Reforma. Si verdaderamente nos aferramos a estas doctrinas, en especial Sola Scriptura, entonces esto exige que conformemos nuestras estructuras organizacionales y metodologías de ministerio a las Escrituras, no a la inversa.

Mi sexta preocupación es la comprensión de la Reforma y la teología puritana sin la práctica de la piedad y la devoción a Dios. Los Reformadores eran hombres que conocían Dios y caminaron con Dios. Sus armarios de oración eran tan familiares para ellos como sus bibliotecas. Ellos anhelaban ser transformados según la imagen de Cristo. Ellos no fueron de ninguna manera hombres perfectos, pero ellos laboriosamente buscaron conformar cada aspecto de sus vidas a los dictados de la Escritura. La transformación en su teología produjo una transformación en la doxología y la praxis. El estilo de vida de al menos algunos reformadores jóvenes llegaron a los límites de un antinomianismo que hace alarde de sus supuestas libertades y se aparta de la piedad rigurosa como poco más que esclavos de la ley.

Mi séptimo y última preocupación tiene que ver con el intento de muchos reformadores jóvenes de parecer contemporáneos, hip, fresco o incluso vanguardista. Esta relación coqueta con la cultura es peligrosa, y lo hace que sea muy difícil para el mundo tomar al ministro o su mensaje con seriedad.

Tim Challies:¿Por qué decidiste escribir una serie de libros sobre “Recuperando el Evangelio?” ¿Quién debe leer estos libros, y qué es lo que esperas lograr con estos libros?

PW: En primer lugar, he optado por escribir sobre el Evangelio, porque es lo que controla la pasión de mi vida. De hecho, podría predicar el mismo mensaje de la muerte expiatoria de Cristo cada vez que paso frente al púlpito y no cansarme del tema. El Evangelio de Jesucristo es el fundamento de la iglesia y la mayor revelación de la gloria de Dios. En segundo lugar, hay un sentido real en el que el Evangelio se ha perdido en la iglesia evangélica. Esta afirmación puede parecer exagerada para algunos, pero esta pérdida del Evangelio se ha producido a lo largo de la historia, y todos los indicios apuntan a que ha vuelto a suceder en nuestra generación. Cuando comparamos el Evangelio que se predica sobre todo hoy que lo que fue predicado por los reformadores, los puritanos, Edwards, Whitefield, Wesley, Spurgeon y Lloyd-Jones, vemos un gran contraste. Se hace evidente que hemos reducido el Evangelio a poco más que una serie de principios espirituales o una declaración de credo vacía. Esto demuestra la importancia de hacer nuestra teología en el contexto de la historia de la iglesia. Las grandes confesiones y credos de la iglesia, así como un poco de sus predicadores y teólogos más devotos, puede ayudarnos a entender qué tan lejos nos hemos desviado. Muchos amados y genuinos cristianos me han dicho que descubrieron verdades en los libros que he escrito que nunca habían escuchado antes. A menudo se sorprenden cuando les digo que estas verdades habrían sido de conocimiento común a cualquier persona que se sentaba bajo la predicación evangélica en el pasado. En tercer lugar, he escrito esta serie sobre el Evangelio porque quería exponer sus grandes verdades en la lengua del hombre de la banca y con abundantes referencias a la Escritura. Las grandes verdades del cristianismo no pertenecen a los teólogos profesionales solamente, sino a toda persona que invoque el nombre de Cristo.

Tim Challies: En El Poder y el Mensaje del Evangelio dices: “Aquellos que creen y muestran su fe por su identificación pública con Cristo a través del bautismo serán salvos.” Estoy seguro de que afirmarías que la salvación es por gracia solamente mediante la fe solamente. Sobre esa base, ¿podrías aclarar lo que pareces decir que el bautismo es un requisito para la salvación?

PW:Esto es una pregunta interesante y útil. Yo de manera inequívoca e inflexiblemente afirmo las doctrinas de sola gratia y la sola fide – salvación por gracia solamente medio de la fe solamente. Estoy de acuerdo de todo corazón con la Confesión de Londres de 1689 que afirma: “El bautismo es una ordenanza del Nuevo Testamento instituida por Jesucristo, con el fin de ser para la persona bautizada una señal de su comunión con Él en su muerte y resurrección…” (Artículo 29).

Después de haber afirmado esta verdad, ahora podemos mirar a algunos otros puntos de interés. El lenguaje con que utilicé la declaración anterior es bíblica. En Hechos 2:38, Pedro declaró, “Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Una fraseología Similar también se puede encontrar en Marcos 16:16, Hechos 22:16, y 1 Pedro 3:21. Nosotros nunca deberíamos tener miedo de la utilización de lenguaje bíblico. Esta relación entre la salvación y cierto acto externo (al igual que el bautismo) también puede ser visto en Romanos 10:9, “Si confesares con tu boca que Jesús es Señor, y creyeres en tu corazón …serás salvo.” ¿Esta este texto enseñando que algo más que la fe se requiere para una persona para ser salvo? ¿Es la salvación por la fe solamente, o por la fe y la confesión, o por la fe y el bautismo? En nuestros esfuerzos nobles para proteger y defender los doctrinas de sola fide, podemos ser culpables de negar otra verdad importante – la fe de que resulta en la salvación van también dar lugar a la identificación con y la confesión de Cristo, incluso cuando es peligrosa hacerla.

En el Oeste, la identificación con Cristo a través del bautismo público y la confesión vocal ha perdido gran parte de su significado del Nuevo Testamento. Como resultado de haber pasado por varias generaciones en la que el cristianismo no fue perseguido, el bautismo se ha convertido en una ocasión maravillosa afirmada por familiares y amigos, e incluso no creyentes miembros de la familia pueden asistir a unirse a la celebración. Sin embargo, en el Nuevo Testamento y en muchas partes del mundo hoy en día, el bautismo es la decisión más difícil que una persona puede que realizar. Se trata de ese gran momento cuando públicamente se identifica con Cristo y forma una ruptura con familia, los amigos: y la cultura. Debido a esta decisión, va a perder su trabajo, se convierte en un marginado de la sociedad, y tal vez incluso será perseguido, encarcelado y martirizado. En este caso, su bautismo era la prueba de su fe y su salvación. Sólo aquellos que están verdaderamente regenerados se identificarán con Cristo bajo ese costo. Esta es la razón por la cual tanto el bautismo y la confesión pública de Cristo están tan estrechamente relacionados a la fe y la salvación en el Nuevo Testamento.

Tim Challies: Mencionas en uno de tus sermones que tienes “más metal en tu cuerpo que un camión Tonka.” Al mismo tiempo, hay algunos rumores de que no te encuentras bien. ¿Podrías abordar algo sobre tu salud?

PW: Nací con una malformación genética, y sí, tengo mucho metal en mí. Mis hijos me llaman “robo-preacher.” He tenido un reemplazo total de cadera en ambas lados, mi muñeca izquierda se ha roto tres veces, ha sido operada dos veces, y se sostienen junto con un pasador especial. Mi rodilla izquierda ha sido operada en tres veces, y he tenido hernia de discos y espuelas óseas en mi cuello. Antes de mis cirugías de cadera, sufría un dolor casi constante. Que se hacía muy difícil para concentrarme, dormir, y recorrer las montañas de Andes. La dificultad con un dolor crónico así no es sólo el dolor real, sino la debilidad y náuseas en general que viene con ello.

Hasta hace dos años este pasado mes de abril, yo estaba decayendo constantemente. El dolor estaba creciendo peor, y el insomnio estaba haciendo mella. A menudo me dormía en el suelo en la sala de estar, ya que me movía mucho en la noche que mi esposa casi no podía dormir. Entonces, una mañana, me desperté con un sobresalto, como si alguien me hubiera sacudido o se estrellara una puerta. Me puse de pie y en un instante sentí que gran parte de mi dolor se había ido. Le dije a mi esposa de que parecía como si el Señor me había dado un buen día. Esperaba a fondo que el dolor volviera, pero al día siguiente, me sentí aún más fuerte. Pocos días después, estaba caminando en el patio, y mi hijo Ian tiró un disco volador en mi dirección. Sin pensarlo, salté y lo atrapé (mi definición de “saltó”: mis zapatos de tacón ya no se estaban tocando el suelo). Cuando di la vuelta regresar el Frisbee a Ian, él exclamó, “papi, ¿viste lo que acabas de hacer?”

Después, me fui a mi habitación y oré. Le dije al Señor que si el dolor fuera necesario para mi santificación y protección, me encantaría tenerlo de vuelta en mí. Pero hasta entonces, me gustaría ser un buen administrador de lo que él había hecho por mí. Con renovada esperanza, cambié mi dieta y me puse a hacer ejercicio con mis hijos. Dos años han pasado, y continúo mejorando. El año pasado en Atlanta, me desafió VoddieBaucham a tres rondas en la canasta. Creo que podría haberlo tomado porque se estaba riendo tan fuerte que no pudo haberse defendido.

Hay dos lecciones que pueden extraerse de todo esto. Primero, tenía problemas físicos serios, pero creo que los agravé con el paso de los años por la preocupación, la tensión, y el trabajo excesivo. Todos estos son síntomas de la falta de fe y / o orgullo. El ministerio cristiano es difícil, y nosotros no debemos ser perezosos o triviales. Sin embargo, a menudo nos colocamos cargas sobre nosotros mismos y hacemos demandas a nosotros mismos que no están de acuerdo con la voluntad de Dios. Cuanto más conozco a Dios y comprendo Su obra perfecta en mi nombre, más soy capaz de descansar. En segundo lugar, yo no cambiaría los años difíciles por toda la paz en el mundo. Dios sabe lo que cada uno de nosotros debe sufrir para ser conformados a la imagen de Cristo.

Tim Challies: Sé que muchos cristianos aman el oran por ti. ¿Cuáles son algunas maneras específicas en que estas personas pueden orar por ti, tu familia y tu ministerio?

PW: No puedo decirte lo mucho que aprecio las oraciones del pueblo de Dios. Las oraciones de los demás son el medio por el cual Dios fortalece a Sus ministros. Deseo más la oración en lo que se refiere a la conformidad con Cristo y firmeza. Estoy entrando en una fase peligrosa de la vida. Tanto Noé y David cayeron después de haber caminado con Dios por muchos años y muchas batallas. Mi objetivo es ser fiel hasta el final. El gran deseo de mi esposa también es la conformidad a Cristo, que se manifiesta en la bondad, la misericordia, y la paciencia, sobre todo con lo que respecta a la educación en casa nuestros hijos. Para nuestros hijos, nuestro mayor deseo es que vengan a una seguridad bíblica de la salvación y que amen al Señor su Dios con todo su corazón, alma, mente y fuerza. Por todo el personal de HeartCry, deseamos integridad y sabiduría para administrar de acuerdo a la voluntad de Dios.

Artículos relacionados:

Una Entrevista con Paul Washer (Parte 1)

15 Frases de Paul David Washer.

11 Frases de Pablo Washer.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

3 Responses to Una Entrevista con Paul Washer (2a. Parte )

  1. Josefina Ayala says:

    HOla, hace 7 años Dios me llamó a corrección, a través del Hno. Washer, tengo 15 años de ser salva, al principio vi la mano poderosa de Dios sobre mi vida, cambiandome y transformandome, pero al cabo del tiempo, tomé un camino errado, empezó a filtrarse el evangelio de la prosperidad y el desicionismo a mi vida, pense que estaba haciendo bien, que iba en la voluntad de Dios, hasta que un día una inquietud entro en mi, ¿estoy haciendo las cosas como Dios dice que se hagan? lo digo respecto al evangelismo, pues en donde me congregaba, repartiamos hojitas con “cuatro leyes espirituales” y al final “la oración para recibir a Jesús”, Dios no tardó mucho en mostrarme que algo no estaba bien con ese método, y un día, buscando en internet acerca de los avivamientos en la iglesia, encontré uno que se supone esta vigente en Sudafrica, pero lo más importante esta en que dentro del menú de videos, habia uno que me llamó la atención, y es “Diez acusaciones contra la iglesia” del Hno. Washer, luche como no tienen idea para no verlo, pues en mi mente estaba incrustada la idea de que los predicadores que hablaban contra el pecado, eran religiosos y duros legalistas, y la razón es que el Señor me llamó a salvación en una congregación pentecostal interdenominacional, ya se imaginaran el mezcla de superticiones y malas doctrinas que tenia en mi mente, pero siempre me inquietó Dios acerca de ciertas cosas que veía que no estaban conforme a su palabra. Así estuve por unos pocos días, pensando en esa predicación, si debia o no escucharla, así que una noche, decidí oirla, fue el momento más hermoso, pero tambien más doloroso para mí, el más hermoso porque oí la voz de Dios a través del hno. respeondiendo las dudas que tenía acerca de las doctrinas que conocía, pero tambien el mas doloroso porque yo estaba cometiendo esos pecados, me hinque y le pedí perdón a Dios, por días estuvo trabajando Dios en mi, hasta que decidí investigar más del hno. y encontre la predicacion de el mensaje impactante, y entonces fue tal la convicción que Dios puso en mi corazón que abandoné la congregación a la que pertencía, comencé a leer verdaderamente la Biblia, y a buscar acerca de la reforma, las doctrinas de la gracia, fue un cambio en mi caminar muy duro, recibir el rechazo del que yo consideraba mi pastor, que se negó a platicar conmigo acerca de todo esto cuando se lo compartí, las criticas de las que una vez me dijeron que me amaban como hna. en Cristo, porque no comprendían mi cambió, empece a buscar una iglesia, en mi localidad hasta el momento no hay una iglesia que predique y enseñe las doctrinas de la gracia, estoy en oración a Dios porque envíe hombres que prediquen el evangelio, he tenido la intención de irme de aquí, pero en la congregación donde estoy, me han dado la oportunidad de enseñar a los niños, a los cuales cada clase les expongo el evangelio, y tambien estoy en el grupo femenil, lo cual me permite tener platicas con las mujeres, y es cuando les expongo lo que he aprendido acerca de las doctrinas, no se si estoy haciendo bien, pero creo que Dios va a responder mi petición de enviar obreros suyos, claro en su tiempo, mientras eso sucede, sigo aprendiendo acerca de Dios, este es el testimonio de la obra de Dios que ha hecho en mí, a traves de la predicación de su verdad a través de siervos suyos como el hno. Washer, MacArthur, Michelen, y tambien a través de leer a hombres de fe como George Muller, C. Spurgeon, John Bunyan, y no terminaría la lista. Así que por este medio le doy gracias a Dios que tuvo la misericordia de sacarme del camino errado para su gloria. Dios siga bendiciendo al hno. Washer, y a todos aquellos que estan predicando la verdad de Dios. Josefina Ayala Zendejas.

  2. Tania Roca Arias says:

    Yo soy cubana. Milito en una iglesia bautista. Le doy tantas gracias al Señor por haberme permitido conocer los videos del misionero Paul Washer, un hermano pudo viajar al Brasil y allí pudo verlo y también a John MacArthur, John Piper, el hermano Tolopilo, por primera vez veía mensajes con la altura debida, donde podía ver bien explicada la Biblia. Mi vida ha sido alumbrada mucho más viendo los mensajes de estos hermanos, porque verdaderamente lo que se está viendo es todo lo que el hermano Paul Washer dice y explica en estas entrevistas, un evangelio diluido, donde se ha relajado tanto la Palabra de Dios. Mis primeros años de cristiana fueron formados por predicadores que sus sermones eran a la manera expositiva, y me encanta así, pero he tenido que cambiar de iglesia, y después lo que he visto es migajas en muchas ocasiones. Gracias por la labor que ustedes hacen. Me encanta. Todos los videos que puedo descargar aquí en mi trabajo, los llevo a la casa, pero antes los veo aquí y es un alimento sólido, bueno. Gracias Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *