Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Pornolescencia

Pornolescencia

Por:Tim Challies

no a la pornografíaVa a tomar tiempo –décadas por lo menos– antes de que seamos capaces de contabilizar con exactitud el costo de nuestra adicción a la pornografía cultural. Pero como cristianos sabemos lo que significa alterar el diseño claro e inequívoco de Dios para la sexualidad: El costo será alto. Debe ser alto.

Todos sabemos que el costo será alto en familias fracturadas y padres, esposos y esposas desconsolados. Ya estamos viendo demasiados de ellos y cada uno es su propia tragedia. Sabemos que el costo será alto en los miles y miles de mujeres que son usadas ​​y abusadas ​​delante de las cámaras para que puedan ser violadas por el placer de los demás. Eso es una tragedia repugnante también. Pero un costo pasado por alto, y que sólo se pondrá de manifiesto en el tiempo, es que la pornografía es el robo de los mejores años de un millón de jóvenes hombres y mujeres cristianos. La Pornografía está dominando la vida durante la adolescencia y los veinte años. Está controlando su vida durante esos años cuando la energía es alta y la responsabilidad es baja, cuando el mundo entero está abierto ante ellos y las posibilidades son infinitas, cuando se están trazando las trayectorias para el resto de sus vidas. Sus sueños y sus habilidades se ven obstaculizados y aplastados por un compromiso imprudente por pecar.

Por tanto, muchos jóvenes cristianos han atrofiado su crecimiento espiritual a través de lo que yo llamo pornolescencia.

Pornolescencia es ese período cuando una persona tiene la edad suficiente y lo suficientemente maduro como para saber que la pornografía está mal y que demanda un alto precio, pero demasiado inmaduro o demasiado apático para hacer algo al respecto.

Pornolescencia es ese período donde se siente la culpa de su pecado, pero todavía lo disfruta demasiado como para renunciar a ella. Él puede hacer una petición ocasional para pedir ayuda, o instalar CovenantEyes (pero mantiene una solución para cuando realmente esté quemándose), o pedir una persona de confianza.

Pero él realmente no quiere parar. Todavía no. Ella puede llamar a un amigo en alguna ocasión o planear hablar con una de las mujeres mayores en la iglesia, pero al final su vergüenza interna pesa más que su deseo de santidad. Así que sigue adelante, noche tras noche.

Esto es pornolescencia, ese período entre ver el pecado como lo que es, y de hecho, hacerlo morir, ese período entre la convicción profunda del alma de la inmoralidad y el compromiso tenaz a la pureza. Para algunas personas dura días, pero para muchos más dura por años. Una gran cantidad de jóvenes —demasiados jóvenes— están creciendo muy lentamente hoy. Su despertar sexual está llegando demasiado pronto y en medio de todas las circunstancias equivocadas, y están retrasándose de cualquier otro tipo de despertar y madurez. Está especialmente retrasando su maduración espiritual.

1 Tesalonicenses 4:3 hace lo deja tan claro como el día: “”Porque esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación: Que os apartéis de inmoralidad sexual.” El crecimiento de un cristiano en la santidad y su desarrollo en la madurez cristiana está ligada directa e inseparablemente a la pureza sexual. Una persona no puede ser llena de Dios y al mismo tiempo lleno de pornografía. Es esto /lo otro, pero no ambos / y. Dios no puede ser burlado. Dios no le permitirá elevarse a cimas espirituales mientras se inclina en la inmundicia pornográfica. Dios no le permitirá crecer en la madurez cristiana mientras se revuelca en su pornolescencia incesante.

Y creo que el tiempo demostrará que este es uno de los costos más graves de la pornografía: Se está robando los mejores años de tantos jóvenes cristianos. Está impidiendo su crecimiento espiritual y retrasando su entrada en el ministerio y el servicio cristiano. Estas son las personas que representan el futuro de la iglesia –futuros ancianos, futuros diáconos, futuros líderes de las mujeres en el ministerio, futuros líderes de la juventud, los trabajadores del futuro de niños, los mentores futuros, los futuros misioneros, los futuros profesores de seminario, los futuros defensores de la fe, los futuros jefes denominacionales , y así sucesivamente. Pero con cada clic, con cada vídeo, con cada exposición desvergonzado a lo que Dios considera detestable, eligen adorar a un dios en lugar de Dios. Y todo el tiempo retrasan su entrada en la madurez, en el liderazgo, en quién y lo que Dios les ha llamado a ser.

Si éste es tu caso, escuche mi súplica: Por el bien de la iglesia de Cristo, y por amor a la iglesia de Cristo, haga morir ese pecado. Hágalo por él, y hágalo por nosotros.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *