Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Tiene Usted Una Relación Personal con Satanás?

¿Tiene Usted Una Relación Personal con Satanás?

Por Tim Challies

espada

Ayer por la tarde disfruté de un servicio de oración a mitad de semana en una pequeña iglesia presbiteriana aquí abajo en la costa de Escocia. Antes de la oración el ministro pasó unos minutos dirigiendo un estudio sobre Apocalipsis 12, y como suele ser el caso cuando escucho a la enseñanza de la Palabra de Dios, hubo una idea por encima de todas los demás que me llamó la atención y me hizo pensar.

A cada cristiano se le dice que busque una relación personal con Jesucristo. Hemos visto todas las consecuencias de la religión muerta, de personas que dicen adorar a Jesús, pero que no parecen conocerlo. Se relacionan a Jesús como se relacionarían con el rey o el presidente o un personaje de ficción. No hay nada de verdad en ello.

Pero se nos dice una y otra vez que tenemos el gozo y la responsabilidad de relacionarnos con Jesús de una manera personal. Él es real. Él está vivo. Él es una persona genuina. Podemos y debemos y tenemos que relacionarnos con él personalmente.

Sin embargo, por mucho que destacamos una relación personal con Jesucristo, tenemos la tendencia a ver a Satanás y sus fuerzas del mal como una abstracción. Creemos que hay que relacionarnos personalmente con el Salvador, sino que podemos relacionarnos impersonalmente al enemigo como si Jesús es una persona, mientras que Satanás no es más que una idea. Lo que el ministro dijo ayer fue simplemente esto: Usted necesita tener una relación personal con Satanás también.

Tenemos que tener cuidado aquí, obviamente. No equiparamos Jesús y Satanás en algún tipo de relación yin y el yang. Ellos no son en absoluto iguales. Jesús es creador y Satanás es creado, Jesús es el conquistador y Satanás el conquistado, Jesús está vivo para siempre, mientras que Satanás sabe que su tiempo es corto y que pronto debe ser arrojado a la fosa.

Pero hasta entonces, Satanás está vivo y al acecho. Desprecia a los que tienen esa relación personal con Jesucristo y tanto desea y busca su destrucción. Así que, hasta el momento en que Cristo regrese y arroja a Satanás en ese pozo para siempre, tenemos que relacionarnos con él también. Esto no quiere decir que oramos a Satanás o incluso hablamos con él, sino que más bien significa que oramos a Cristo sobre él y oramos a Cristo en su contra.

Necesitamos creer que Satanás existe, que es poderoso y que no se detendrá ante nada para herir, obstaculizar y destruirnos. No es una idea. No es una teoría o hipótesis o explicación. Él es real, y es crucial que lo recordemos y lo creamos.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *