Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Lo mejor de E. M. Bounds sobre la oración (Parte 3)

 

Notas personales extraídas del libro “Lo mejor de E. M. Bounds” sobre la oración. Parte 3

 

Orar como Elías oró y obtener los resultados que él obtuvo, es la necesidad apremiante de nuestros días.

Si tuviéramos más del espíritu de oración de Elías, las maravillas que hoy consideramos como tales, dejarían paso a cosas aún mayores.

Es necesaria la oración persistente y perseverante para dar a la promesa sus más vastos y notables resultados.

¿Dónde están en nuestros tiempos aquellos hombres de oración que hagan elevar el santo incienso como lo hizo Elías? En esta época necesitamos hombres dentro de la iglesia de Cristo que con sus propias oraciones, puedan añadir fuerza, llama y poder a las oraciones de Elías.

¡Cuántas oraciones de nuestros días no son más que meras fórmulas que sólo contienen palabras dichas prácticamente al azar¡ Muchas de estas oraciones no merecen llamarse como tañes, pues no llegan a ninguna parte, no tienen ningún valor, y carecen completamente de resultados.

¿Qué es lo que la oración no puede hacer? ¿Qué es lo que un hijo de Dios no puede conseguir por medio de la oración?

Tengamos en mente cuatro cosas: Dios oye la oración, le presta la debida atención, la responde y otorga liberación por medio de ella.

La oración rompe todas las barreras, corta todas las cadenas, abre todas las prisiones y caminos favorables a los hijos de Dios.

Necesitamos hombres y mujeres que puedan demostrar los usos, las fuerzas, las bendiciones y los ilimitados recursos de la oración

Las oraciones sin fuerza no tienen poder para sobreponerse y vencer las dificultades, y menos para ganar una completa y maravillosa victoria.

La oración es nuestra arma más poderosa, y si hemos de usarla como Dios quiere, debemos de poner todo de nuestra parte para ejercitarla continuamente. James Hastings

En todas las edades Dios requiere que Su pueblo y Su iglesia vivan separados del mundo con una separación tal que lleve a producir antagonismo.

 

*Edward M. Bounds. (1835 – 1913). Es ampliamente conocido y apreciado por toda la comunidad cristiana como el gran especialista en la oración. Sus libros, de los cuales se han vendido cientos de miles de ejemplares son lecturas insuperables para la hora quieta, le meditación cuidadosa y profunda, verdadero oasis en los tiempos de sequía espiritual, voces vivientes de consuelo y esperanza, que siguen hablando años después de que su autor se haya ido de la tierra.

 

En las próximas semanas estaré publicando nuevas notas que tomé de este fabuloso libro, no obstante ya puedes leer la Primera Parte y Segunda Parte de las notas. Si te han sido de bendición estas notas compártelas con tus amistades.

SUSCRÍBETE AL BLOG

[subscribe2]

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *