Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte I)

A partir de esta semana comenzaré a subir de a poco las notas que tomé del libro EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS, del puritano WILLIAM GURNALL, sobre este libro Charles Spurgeon escribió: “La obra de Gurnall no tiene igual y es valiosísima. Cada una de sus líneas está llena de sabiduría; cada frase es sugestiva. Esta “armadura completa” es por encima de todo, un libro de predicador. Tiendo a pensar que habrá sugerido más sermones que ningún otro volumen no inspirado. A menudo he recurrido a Él cuando mi propio fuego ha ardido bajo, y pocas veces he dejado de encontrar algún carbón encendido en el hogar de Gurnall”

Notas personales tomadas del libro:

Por Soldado de Jesucristo:

el cristiano con toda la armadura de Dios – Igual que un soldado sin armas no puede hacer las mismas hazañas que uno bien equipado, tampoco un cristiano carnal podrá llevar a cabo para Dios las obras que un creyente entregado puede esperar efectuar a través de la oración.

-La oración es la vía principal que nos conecta con el trono de Dios. Por ella el creyente se acerca a Dios con el valor humilde de la fe; se aferra a él; lucha con él; y no lo suelta sin recibir su bendición.

-Hoy en día nada es distinto. ¡Cuántos rompen con Cristo en la encrucijada del sufrimiento! Como Orfa, solo le acompañan parte del camino (Rt. 1:14). Profesan creer en el evangelio y se hacen llamar herederos de las bendiciones de los santos. Pero al llegar la prueba, pronto se cansan del viaje y se niegan a soportarla por Cristo. A la primera señal de dificultad, besan al Salvador y se alejan, reacios a perder el Cielo, pero aún más reacios a comprarlo a tan alto precio. Si tienen que resistirse a tantos enemigos en el camino, se contentan con sus propias cisternas estancadas y dejan el Agua de Vida para otros que se aventuran más allá. ¿Quién entre nosotros no ha aprendido por experiencia que hace falta un espíritu diferente del mundano para seguir a Cristo plenamente?

  • No pretendas que has nacido de Dios, con su sangre real en tus venas, a no ser que puedas probar tus antecedentes con este espíritu heroico: atreverte a ser santo a pesar del hombre y el diablo.
  • Encontrarás gran fuerza y ánimo al saber que tu comisión es divina. Dios mismo te apoya en la batalla y ha nombrado a su Hijo como Guía de tu salvación (He. 2:10, BJ). Él te llevará al campo de batalla con valor, y saldrás de allí con honor.
  • Su misericordia y amor para con sus soldados no tiene comparación. Los historiadores dicen que Trajano rasgó sus propias vestiduras para vendar las heridas de sus soldados. La Biblia afirma que Cristo derramó su propia sangre como ungüento para sanar las heridas de sus santos, y su carne fue desgarrada para vendarles.
  • Satanás no podía derrotarle; nuestro Salvador nunca perdió batalla, ni cuando perdió la vida. Ganó la victoria, llevando el botín al Cielo en el carro triunfal de su ascensión. Allí lo exhibe abiertamente, para el gozo inefable de santos y ángeles.
  • Como parte del ejército de Cristo, tú marchas entre los espíritus honrados. Cada uno de tus amigos soldados es hijo del Rey. Algunos, como tú, están en medio de la batalla, asediados por todas partes por la aflicción y la tentación. Otros, después de muchos asaltos, repulsas y recuperaciones de fe, ya están sobre la muralla del Cielo como vencedores. Desde allí observan y animan a sus camaradas en la tierra a marchar cuesta arriba tras ellos. Claman diciendo: “¡Lucha a muerte y la Ciudad será tuya, como ahora es nuestra! Por unos días de conflicto tendrás el galardón de la gloria celestial. Un momento de este gozo divino secará todas tus lágrimas, sanará tus heridas y borrará la dureza de la guerra con el gozo de tu victoria permanente”.
  • Si la lucha es superior a tus fuerzas, tu amado Salvador está listo con reservas para aliviarte en cualquier momento. Su corazón salta al ver tu amor y celo por él en tus conflictos. No olvidará tu fidelidad. Y cuando salgas del campo de batalla, te recibirá con el mismo gozo que tuvo el Padre al volver él al Cielo.
  • Cuando Satanás te golpea y la tentación te abruma como las olas, tienes que aferrarte a las verdades de Dios. Son tu refugio en cada tormenta. Pero debes tenerlas a mano, listas para ser utilizadas. No esperes a hundirte para remendar la barca.
  • Si eres un soldado serio, no coquetees con ninguno de tus deseos inferiores a Cristo y el Cielo. Serán como rameras que te roban el corazón.

Próximamente estaré publicando más de las notas que tomé de este libro, recomiendo ampliamente su lectura, sin dudas este libro es de obligada lectura para todos aquellos cristianos que necesitan una palabra fresca del cielo. Ya puedes  leer la Segunda Parte, Tercera Parte, Cuarta Parte y Quinta Parte de las notas. No olvides compartir con tus amigos

Para saber quién fue WILLIAM GURNALL da click en este enlace.

 

PARTICIPA EN LA ENCUESTA

¿Jesús es la primera criatura creada por Dios?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

One Response to EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte I)

  1. Francisco says:

    Gracias me conmovió hasta lo profundo en este momento de pruebas y tentación.
    Cristo triunfante seas bendito por los labios de los que te aman. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *