Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte II)

 Por Soldado de Jesucristo

– Todo soldado está llamado a una vida de servicio activo, igual que el creyente. La misma naturaleza de ese llamamiento excluye una vida ociosa. Si pensabas ser soldado de verano, considera con cuidado tu comisión. Tus órdenes espirituales son rigurosas.

– “Alma, toma tu deseo, el hijo más cercano a tu corazón, tu Isaac, aquel pecado del cual piensas granjear mayor placer. Ponle las manos encima y ofréndalo; derrama su sangre ante Mí; clava el cuchillo sacrificial en su mismo corazón, ¡y hazlo con gozo!”.

  • Cuando el Espíritu te convence de pecado, Satanás también intentará convencerte. Te dirá: “No tiene importancia, acéptalo”. O sobornará el alma con una proposición de secreto: “Puedes quedarte con esto, y también con tu buena reputación. No se notará para avergonzarte ante los vecinos. Puedes encerrarlo en el ático de tu corazón, lejos de las miradas, si me dejas de vez en cuando sentir los abrazos salvajes de tus pensamientos y tu afecto secreto”.
  • Se nos manda no conformarnos a este siglo; esto es, no comprometernos con las costumbres corruptas del día. El creyente no debe ser un sastre tan complaciente que corte el manto de su profesión según la moda. En su lugar, debe plantarse en sus principios, demostrando abiertamente ser ciudadano del Cielo al revestirse de la verdad.
  • Es un gran honor para el cristiano si lo único que pueden decir sus enemigos es: “No vive como nosotros”.
  • Hará falta una santa resolución para enfrentarse al desánimo. Esfuérzate como Josué. Cuando la mayoría de los israelitas se rebelaban y su corazón miraba hacia Egipto, Josué mantuvo su integridad. Declaró que, aunque ningún otro se le uniera, él igual serviría al Señor.
  • ¡Perseverar es difícil! Tomar la cruz a diario, orar siempre, velar día y noche, y nunca quitarse la armadura para descansar, hace que muchos se alejen entristecidos de Cristo. Pero este es tu llamamiento: hacer de la fe cristiana el trabajo diario, sin vacaciones cada año. Estos ejemplos bastan para demostrar el coraje y valor que necesitas.
  • En el ejército de los santos, la fuerza de toda la tropa se arraiga en el Señor de los ejércitos. Dios puede vencer a sus enemigos sin la ayuda de nadie, pero sus santos no pueden defender el destacamento más pequeño sin su brazo fuerte.
  • Uno de los nombres de Dios es “la Gloria [o Fuerza] de Israel” (1 S. 15:29). Dios era la fuerza del corazón de David. Con él, aquel pastorcillo pudo desafiar al gigante que retaba a todo un ejército; sin la fuerza de Dios, David temblaba ante la palabra del filisteo. “Bendito sea Jehová, mi roca —escribió David—, quien adiestra mis manos para la batalla y mis dedos para la guerra” (Sal. 144:1). El Señor es igualmente tu fuerza en la guerra contra el pecado y Satanás.
  • Dios está al pie de la escala y también arriba, como Autor y Consumador, ayudando al alma en cada peldaño para subir hacia el cumplimiento de cualquier acción santa. Y una vez que emprendemos la obra, ¿cuánto aguantaremos? Solo mientras nos sostenga la misma mano que nos dio poder al principio. Pronto agotamos la fuerza que nos da, de modo que para mantenernos en un caminar santo, hemos de renovar la fuerza celestial a cada momento.
  • El creyente, como una copa sin pie, no puede mantenerse solo ni mantener lo recibido si Dios no lo sostiene en sus manos fuertes. Sabiendo esto, Cristo, a punto ya de subir al Cielo y dispuesto para dejar a sus hijos, pidió que el Padre los cuidara en su ausencia: “Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre” (Jn. 17:11). Es como si dijera: “No se les puede dejar solos. Son niños débiles y pobres incapaces de cuidarse. A no ser que los sostengas con fuerza y los tengas siempre bajo tus ojos, perderán la gracia que yo les he dado y caerán en la tentación; por tanto, Padre, guárdalos”.
  • Todo creyente tiene a Cristo por respaldo, siguiéndole en el camino, con fuerzas para toda situación y prueba.
  • Cuando un niño viaja con sus padres, todos sus gastos los cubre el padre, no él mismo. Igualmente, ningún creyente dirá al llegar al Cielo: “Este es el Cielo que he ganado con el poder de mi fuerza”.

Continuaré publicando más de las notas que tomé de este libro, recomiendo ampliamente su lectura, ya pueden leer y compartir la Primera Parte de las notas.

Para saber quién fue WILLIAM GURNALL da click en este enlace.

PARTICIPA EN LA ENCUESTA

La Biblia fue escrita para que cada persona la interprete como desee .

View Results

Cargando ... Cargando ...

 

 

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

7 Responses to EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte II)

  1. juan rodriguez says:

    El discernir la palabra es dado por el espíritu santo, para quien la lee

  2. Gurevich says:

    Y por que entonces todo el mundo entiende algo diferente de lo mismo??

    • Asumir como “todo el mundo” es generalizar apresuradamente, de otro modo si se refiere por “todo el mundo” a las personas que no creen, concluimos evidentemente que el “mundo” no tiene al Espíritu Santo.
      Saludos.

  3. Gurevich says:

    Pues me refiero presisamente a las que creen… Bautistas, Testigos de Jehova, Catolicos, Luteranos, Adventistas del Séptimo Dia, Metodistas, Ortodoxos, y un larguísimo etc. Todos creen y todos tienen doctrinas diferentes basados en la misma biblia…

    • Buenos días!!
      ¿Y cuál cree usted que contiene el error?
      Jesús no conformó doctrinas(más bien parece como si las rompiese) humanas, sino mandamientos de amar a Dios y a tu prójimo y quien no cumpla esto puedes descartarla. Hasta más ver, amado prójimo.

      • PD: No es una verdad que utilizando la Biblia siempre obtendremos una creencias acertada, y es menos verdadero cuando la torcimos. En la propia Biblia está la respuesta, en génesis con la tentación de Eva, pero principalmente cuando Jesús fue tentado en el desierto por Satanás…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *