Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte III)

Por Soldado de Jesucristo 

– La filosofía del humanismo hace tiempo que ha sido pretendiente del orgullo humano. Se jacta de su fuerza y su sabiduría natural, y lo halaga con promesas de grandes hazañas hoy y del Cielo después. Dios mismo ha desbaratado a estos constructores de Babel, y ha proclamado su preeminencia por toda la eternidad. ¡Malditos sean para siempre tales hijos del orgullo que confían en el poder de la naturaleza, como si el hombre, con sus propios ladrillos y cemento de capacidades naturales, pudiera abrirse camino al Cielo! Los lectores que aún siguen en su estado natural, ¿quieren hacerse sabios para la salvación? Entonces háganse primero necios ante sus propios ojos. Renuncien a esa sabiduría carnal que no puede percibir lo espiritual, y pidan sabiduría a Dios, el cual da sin reprensión (cf. Stg. 1:5).

  • Dios espera que te enfrentes a toda prueba y tentación apoyado en su brazo.
  • Sin la fuerza de Dios no puedes resistir en la hora de la prueba.
  • Aquel que abandona su fe en medio de la sequía espiritual se puede comparar con el necio que tira su jarra el primer día que el pozo se seca.
  • Se puede llamar al hombre sabio, misericordioso, fuerte; pero solo Dios es omnisciente, omnipotente, omnimisericordioso.
  • En la hora más oscura, en las circunstancias más inadecuadas, la fe debe presentarse ante el Padre con alabanzas por su grandeza.
  • Dios anhela que sus hijos crean su palabra, y no discutan su poder.
  • Dios prepara al alma para salir de entre las garras de Satanás, y luego la saca del Egipto espiritual por su gracia regeneradora. Cuando el creyente emprende la marcha y todos se levantan en su contra, ¿cómo cruzará a salvo todas las fronteras del enemigo? Dios mismo lo rodeará con los brazos de su fuerza eterna. Somos “guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación” (1 P. 1:5). El poder de Dios es aquel hombro sobre el cual Cristo te lleva a ti, su oveja perdida, a casa, con gozo en el camino (cf. Lc. 15:5). Los brazos eternos de su fuerza son alas de águila, sobre las que te lleva segura y amorosamente a la gloria (Ex. 19:4).
  • Hasta la torpe gallina corre para reunir a sus polluelos bajo sus alas ante el peligro. ¿Cuánto más Dios, Creador de tales instintos en sus criaturas, empleará toda su fuerza para defenderte?
  • Dios nos demostró el valor de un alma por el precio que pagó. Le costó mucho, y lo que se gana tan duramente no se rinde con facilidad. Él derramó la sangre de su Hijo para comprarte, y derramará su propio poder para guardarte.
  • Cuando buscas refugio en Dios, puedes estar seguro de que él no te entregará traicioneramente al enemigo.
  • Una vez que te des cuenta de que el Dios omnipotente tiene la potestad en tu vida, dejarás de preocuparte por la forma de batallar contra tus enemigos. No hay asalto lo bastante fuerte para derrotarle a él, y nada puede penetrar tus defensas sin su permiso.
  • Las tropas que defienden al creyente son innumerables, porque la línea de suministro desde el Cielo no la puede bloquear nadie sino Dios mismo.
  • ¿Qué narcótico esparce Satanás sobre las almohadas de los no regenerados? ¿Cómo pueden dormir tan bien aun después de haberles avisado de las consecuencias de pasar por alto el ultimátum de la gracia de Dios? Pecador, Satanás puede engañarte para que creas que hace falta valor o sabiduría para rechazar los términos de la misericordia de Dios, pero realmente es el colmo de la necedad. Tu destino eterno está en las manos de Dios. Si no tratas con él ahora, tendrás que responder ante sus cargos después. Sabe bien que “¡horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” (He. 10:31).
  • Y tú, creyente, cobra fuerzas sabiendo que el fuerte brazo de Dios se extiende hacia ti, no con ira sino con amor. Con la misma fe que reconoces la existencia de Dios, cree también esto: que su poder supremo es tu amigo seguro.
  • Puedes estar completamente seguro de que no hay pecado tan poderoso que sobrepase el poder de Dios. ¡Un Todopoderoso es más que muchos “fuertes!”.
  • Cuando Satanás te aterroriza con sus terribles acusaciones contra tu alma, puedes decir con confianza, “Dios mismo es el que me justifica. Ha prometido restaurar mi vida si me someto a él. ¿Alguna vez ha roto una promesa? Por tanto me he entregado a él como fiel Creador”.
  • Tu Padre vigila estrechamente mientras estás en el valle luchando; tus gritos de socorro le hacen correr en tu ayuda.
  • Somos débiles en nosotros mismos: nuestra fuerza está en la roca de la omnipotencia de Dios. Él ha de ser nuestro refugio constante.

Continuaré publicando más de las notas que tomé de este libro, recomiendo ampliamente su lectura, ya pueden leer y compartir la Primera Parte ,  Segunda Parte , Cuarta Parte y Quinta Parte de las notas.

Para saber quién fue WILLIAM GURNALL da click en este enlace.

PARTICIPA EN LA ENCUESTA

¿Dios se preocupa por mis decisiones del día a día?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *