Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿La Iglesia Primitiva Afirmó la Deidad de Jesús?

preguntaPor Nathan Busenitz

Pregúntele al musulmán promedio, Unitario, Testigos de Jehová, o casi cualquier escéptico no cristiano que ha leído (o visto) El Código Da Vinci, y van a tratar de convencerlo de que la respuesta es no. De estas fuentes se nos dice que la deidad de Cristo era una doctrina inventada siglos después de la muerte de Jesús – un resultado de influencias paganas en la iglesia en el siglo IV, cuando el Imperio Romano adoptó el cristianismo como religión oficial.

Al emperador Constantino, en particular, se le culpa de ser el hombre que impulsó a Jesús al nivel de la divinidad, una hazaña de proporciones cósmicas que se las arregló para conseguir en el Concilio de Nicea en el año 325. Como Dan Brown lo puso (por boca de uno de sus personajes literarios): “el establecimiento de Jesús como el Hijo de Dios fue oficialmente propuesto y votado por el Concilio de Nicea. . . Al apoyar oficialmente a Jesús como el Hijo de Dios, Constantino convirtió a Jesús en una deidad que existía más allá del alcance del mundo humano, una entidad cuyo poder era incuestionable” (El Código Da Vinci, 253).

Entonces, ¿cómo pueden los creyentes responder a esas acusaciones?
La mejor respuesta, obviamente, es demostrar por las Escrituras que Jesús es Dios. Podemos estar seguros de que la iglesia primitiva afirmó la deidad de Cristo (y que nosotros debemos hacer lo mismo), ya que el Nuevo Testamento enseña claramente esa verdad. El argumento bíblico se puede hacer de muchos lugares. Sin entrar en detalles en este post, he aquí una pequeña muestra de los textos que enseñan la deidad de Cristo: Isaías 9:6; Mat. 1:23; Juan 1:1, 14, 18; 20:28; Hechos 20:28; Rom. 9:5; 1 Cor. 1:24; 2 Cor. 4:4; Filip. 2:6; Col. 1:15–16; 2:9; Tito 2:13; Heb. 1:3, 8; 2 Ped. 1:1; 1 Juan 5:20.
Pero ¿qué hay de la historia de la iglesia fuera del Nuevo Testamento? ¿Afirmaron los padres de la iglesia la deidad de Jesucristo? ¿O fue sólo después del siglo IV (y el Concilio de Nicea) que los líderes cristianos comenzaron a articular su fe en Dios el Hijo?

Aunque no es una lista exhaustiva, aquí hay 25 citas de varios padres de la iglesia antes de Nicea que demuestran su creencia en la divinidad de Jesucristo. Estos teólogos cristianos vivían todos antes del tiempo de Constantino y del Concilio de Nicea. Como tales, proporcionan pruebas irrefutables (de la historia post-Nuevo Testamento) de que Constantino no era la primera persona en la historia de la Iglesia que afirmó esta doctrina. Más bien, la iglesia primitiva creía que Jesús es Dios desde el tiempo de los apóstoles en delante.
(Para cada una de estas citas, he subrayado las frases más importantes para el bien de énfasis.)

Ignacio de Antioquía (c. 50-117): Porque nuestro Dios, Jesús el Cristo,fue concebido por María según el plan de Dios, tanto de la simiente de David, y del Espíritu Santo. (Ignacio, Carta a los Efesios, 18,2. Traducción de Michael Holmes, Padres Apostólicos, 197)

Ignacio (de nuevo): Consecuentemente se disolvieron toda la magia y toda clase de hechizo, la ignorancia, tan característica de la maldad se desvaneció, y el antiguo reino fue abolido cuando Dios se le apareció en forma humana para traer novedad de vida eterna. (Ibid., 19.3. Holmes, AF , 199)

Ignacio (de nuevo):. Porque nuestro Dios Jesucristo es más visible ahora que él está en el Padre. (Ignacio, Carta a los Romanos, 3,3. Holmes, AF,229)
Ignacio (de nuevo):. Yo glorifico a Jesucristo, el Dios que te hecho tan sabio, porque he observado que estás establecido en una fe inquebrantable, habiendo sido clavado, por así decirlo, a la cruz de nuestro Señor Jesucristo. (Ignacio, Carta a los de Esmirna, 1,1. Holmes, AF, 249.)

Ignacio (de nuevo): Espera expectante por el que está por encima del tiempo: el Eterno, el Invisible, que por nosotros se hizo visible, y el inmaterial, el Sufriente, que por nosotros ha sufrido, que por nosotros lo soportó en todos los sentidos. (Ignacio, Carta a Policarpo, 3.2. Holmes, AF,265.)

Policarpo de Esmirna (69-155). Pero el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, y el eterno gran sacerdote mismo, el Hijo de Dios, Jesucristo, te edifica en la fe y la verdad. . . Y a nosotros con usted, y para todos aquellos que aún bajo el cielo creerán en nuestro Dios y Señor Jesucristo y en su Padre que lo resucitó de entre los muertos. (Policarpo, Filipenses, 12:2. Holmes, AF, 295)

Epístola de Bernabé (escrito c 70-130.): “Si el Señor se sometió a sufrir por nuestras almas, a pesar de que es el Señor de todo el mundo, a los que dijo Dios en el principio del mundo, ‘Hagamos la humanidad de acuerdo a nuestra imagen y semejanza,’ ¿cómo es posible, entonces, que se sometió a sufrir a manos de los seres humanos?” (Epístola de Bernabé, 5.5. Holmes,AF, 393)

Justino Mártir (100-165): Y que Cristo es Señor y Dios el Hijo de Dios, y que aparece anteriormente en poder como hombre, y Ángel, y en la gloria de fuego en la zarza, para que también se manifiestara en el juicio ejecutado sobre Sodoma, se ha demostrado plenamente por lo que se ha dicho. ((Justino Mártir, Diálogo con Trifón, 128 ANF, I: 264.)
Justino (de nuevo): “Permítame primero relatar las profecías, que deseo hacer para demostrar que Cristo es llamado Dios y Señor de los ejércitos.”(Ibid., 36 traducción del Alexander Roberts y James Donaldson. , Padres Ante-Nicea, 212.)

Justino (de nuevo):. Por lo tanto estas palabras atestiguan explícitamente que Él [Jesús] es testigo por Él [el Padre] quien estableció estas cosas, como merecedor de ser adorado como Dios y Cristo. (Ibid., 63. ANF, 229)

Justino (de nuevo): El Padre del universo tiene un Hijo, que también, siendo el Verbo primogénito de Dios, es incluso Dios.. Y, de anciano le apareció en forma de fuego y en la semejanza de un ángel a Moisés y a los profetas, pero ahora en los tiempos de su reinado, como antes hemos dicho, se ha hecho Hombre por una virgen. . . .” (Justino Mártir, Primera Apología, 63 ANF, I: 184.)

Justino (de nuevo):. Porque si habrías entendido lo escrito por los profetas, no habrías negado que Él era Dios, Hijo del único Dios, engendrado e inefable. (Justino Mártir, Diálogo con Trifón, 126 ANF, I: 263.)

Taciano (110-172): No actuamos como tontos, oh griegos, ni mencionamos cuentos ociosos cuando anunciamos que Dios nació en forma de hombre.(Taciano, Discurso a los Griegos, 21 ANF, II: 74.)
Melito de Sardis (CC 180): “El que colgó la tierra en el espacio fue el Mismo colgado, el que fija los cielos se ha fijado con clavos; El que dio a luz a la tierra nació de un árbol, el Señor de todo fue sometido a la ignominia en un cuerpo desnudo – Dios lo puso a la muerte! . . . . . . [P] ara que Él no pueda ser visto, las luminarias se apartaron, y el día se oscureció, porque mataron a Dios, que colgaba desnudo en el madero. . . . . . . Este es el que hizo el cielo y la tierra, y en el principio, junto con el Padre, formó al hombre, el cual fue anunciado por medio de la ley y los profetas; que lo pondría en forma corporal en la Virgen, fue colgado en el madero, fue enterrado en la tierra, que se levantó desde el lugar de los muertos, y ascendió a la altura de los cielos, y está sentado a la diestra del Padre.”. (Melito, 5 ANF, VIII: 757).

Ireneo de Lyon (120-202). “Porque he demostrado por las Escrituras, que ninguno de los hijos de Adán es totalmente y absolutamente, llamado Dios o Señor. Pero que Él es en Su propio derecho, más allá de todos los hombres de todos los tiempos, Dios y Señor y Rey Eterno y el Verbo Encarnado, proclamado por todos los profetas, los apóstoles, y por el mismo Espíritu, puede ser visto por todos los que han llegado incluso a una pequeña parte de la verdad.. Ahora, las Escrituras no hubieran testificado estas cosas de El, si, como otros, habría sido un simple hombre. . . . . . . Él es el santo Señor, el Maravilloso, el Consejero, el Hermoso en apariencia, y el Poderoso Dios, viniendo sobre las nubes como el Juez de todos los hombres, – de todas estas cosas las Escrituras profetizan de El” (Ireneo, Contra las Herejías. , 3.19.2 ANF, I:. 449)

Ireneo (de nuevo): “Él recibió el testimonio de todo de que El era hombre, y que él era el mismo Dios, del Padre, del Espíritu, de los ángeles, de la creación misma, de los hombres, de los espíritus apóstatas y demonios.” (Ibid., 4.6.7 ANF, I:. 469)

Ireneo (de nuevo):Cristo Jesús [es] nuestro Señor y Dios y Salvador, y Rey, de acuerdo con la voluntad del Padre invisible.” (Ibid., 1.10.1 ANF, I:. 330)

Ireneo (de nuevo): “Cristo mismo, por lo tanto, junto con el Padre, es el Dios de los vivos, que habló a Moisés, y que también se manifestó a los padres.” (Ibid., 4.5.2 ANF,. I: 467)

Clemente de Alejandría (c. 150-215): “Esta Palabra, entonces, el Cristo, la causa de tanto nuestro existencia primero (porque él estaba en Dios) y de nuestro bienestar, esta misma palabra ha aparecido ahora como hombre,sólo Él es tanto, Dios y hombre –el autor de todas las bendiciones para nosotros, por el cual, siendo enseñados a vivir bien, se envían en nuestro camino a la vida eterna. . . . . . . . . . . . .El Verbo, que en un principio ha impartido sobre nosotros la vida como Creador cuando Él nos formó, nos enseñó a vivir bien cuando Él apareció como nuestro Maestro, para que como Dios, Él nos podría conducirnos a la vida que nunca termina”(Clemente de Alejandría, . Exhortación a los Paganos, 1 ANF, II: 173)

Tertuliano (c. 160-225): “Porque sólo Dios es sin pecado, y el único hombre sin pecado es Cristo, porque Cristo es Dios” (Tertuliano, Tratado sobre el Alma, 41 ANF, III: 221.).

Tertuliano (de nuevo): “Por lo tanto Cristo es Espíritu del Espíritu, y Dios de Dios, como luz de luz se ha encendido . . . . . . Lo que ha salido de Dios es a la vez Dios y el Hijo de Dios, y los dos son uno. De esta manera también, como Él es Espíritu de Espíritu y Dios de Dios, Él se hizo un segundo en modo de existencia –en su posición, no en naturaleza, y El no se apartó de la fuente original, sino que salió. Este rayo de Dios, entonces, como siempre lo fue predicho en la antigüedad, descendiendo a una cierta virgen, y se hizo carne en su vientre, es en su nacimiento Dios y el hombre unido”(Tertuliano, Apología, 21 ANF, III..: 34-35)
Hipólito (170-235): “El Logos solamente de este Dios es de Dios mismo, por lo cual también el Logos es Dios, que es la sustancia de Dios.” (Hipólito,Refutación de Todas las Herejías, 10,29 ANF, V: 151. )

Caius (180-217) [en respuesta a aquellos que cuestionan la deidad de Cristo] “Tal vez lo que ellos alegan que podría ser creíble, las Sagradas Escrituras, en primer lugar, las contradice. Y luego, además, hay escritos de algunos de los hermanos antiguos de los tiempos de Victor, que escribieron en contra de los paganos en defensa de la verdad, y en contra de las herejías de su tiempo: me refiero a Justin y Milcíades y Taciano y Clemente, y muchos otros, en los que la divinidad se atribuye a Cristo. Porque ¿quién es ignorante de los libros de Ireneo y Melito, y el resto, que declaran que Cristo es Dios y hombre? Todos los salmos, también, y los himnos de los hermanos, que han sido escritos desde el principio por los fieles, celebran a Cristo el Vebo de Dios, atribuyéndole divinidad” (Caius, Fragmentos, 2.1ANF, V:. 601).

Orígenes (c. 185-254): “Jesucristo… en los últimos tiempos, despojándose (de Su gloria), se convirtió en un hombre, y aunque siendo Dios se encarnó, y al mismo tiempo que se hizo hombre sigue siendo el Dios que Él era “(Orígenes, De Principiis, Prólogo, 4 ANF, IV..: 240)
Novaciano de Roma (210-280) “Porque la Escritura tanto anuncia a Cristo como Dios también, como anuncia al mismo Dios como hombre. Se ha descrito tanto Jesucristo como hombre, como por otra parte también se ha descrito Cristo Nuestro Señor siendo Dios.. Debido a que no establece que es el Hijo de Dios, sino también el Hijo del hombre, y no sólo dice, el Hijo del hombre, sino también se ha acostumbrado a hablar de él como el Hijo de Dios. Así que al ser ambos, El es ambos a la vez, porque que si él debe ser uno solo, no podía ser otro. Porque así como la naturaleza misma ha prescrito que debe ser creída para ser un hombre que es del hombre, por lo que la misma naturaleza prescribe también que Él debe debe ser creído como Dios, que es de Dios. . . . . . .por lo tanto, quien lee que Jesucristo, el Hijo del hombre es hombre, leyó también que este mismo Jesús es llamado también Dios y el Hijo de Dios” (Novaciano, Sobre la Trinidad, 11 ANF, V:.. 620)

Tomado de aquí.

También le puede interesar:

1. El Corán y el perdón.

2. ¿Cuándo Comenzó la Veneración de los Santos?

3. 10 cosas que debes saber que Jesús dijo sobre sí mismo

4.Caídos de la gracia un análisis de Gálatas 5:4 por John MacArthur

5. Las mentiras de los testigos de Jehová.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *