Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

10 cargos contra de la iglesia moderna – Paul Washer (1ra acusación)

Por: Paul Washer.

Esta semana comenzaré a publicar por partes el sermón del pastor Paul Washer titulado “DIEZ CARGOS contra la Iglesia moderna”, espero les sea de bendición y que la compartan en las redes sociales, en esta ocasión los dejo con el primer cargo contra la iglesia moderna:

 El primer cargo: Una negación de la suficiencia de las Escrituras

Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:15-17).

Para empezar, el primer cargo es: una negación de la suficiencia de las Escrituras  en la práctica, especialmente en mi denominación.  Desde hace varias décadas, se ha librado una batalla tremenda con respecto a la inspiración de las Escrituras.  Sé que algunos de ustedes no han sido parte de esa batalla, pero muchos en denominaciones más liberales sí han vivido esta batalla relacionada con la Biblia.

Pero existe un problema. Cuando creemos como un pueblo que la Biblia es inspirada, hemos librado apenas mitad de la batalla, porque la pregunta no es meramente:  “¿Es la Biblia inspirada?”  O sea:  ¿es inerrante?   La pregunta   más  importante   que  hay  que contestar  después de esa es: ¿Es la Biblia suficiente,  o tenemos  que valernos de cada supuesta ciencia social y estudio cultural para saber cómo llevar adelante una iglesia? ¡Es es la pregunta  más importante! Las ciencias sociales, en mi opinión, han adquirido más prioridad que la Palabra de Dios y de una manera que la mayoría ni siquiera lo notamos. Se ha ido introduciendo tanto en nuestra iglesia, nuestra evangelización y nuestra obra misionera  que  casi ni  podemos  llamar  “cristiano”  a lo  que  hacemos.  La psicología, antropología y sociología han llegado a ser las influencias más poderosas en las iglesias.

Cuando estudiaba en el seminario hace algunos años, un profesor entró y empezó a dibujar pisadas en el pizarrón. Y cuando terminó de dibujarlas de un costado al otro del pizarrón, se volvió hacia nosotros y dijo solamente: “Aristóteles está caminando por los pasillos de esta institución.  Cuidado, porque oigo sus pisadas con más claridad que las del Apóstol Pablo, del grupo de hombres inspirados que lo acompañaban y aun del Señor Jesucristo mismo”.

Hemos   llegado   a   creer   que   el   hombre   de   Dios  puede   resolver   cuestiones intrascendentes en la vida de la iglesia; pero que cuando las cosas se ponen complicadas tenemos  que recurrir  a los expertos sociales. ¡Esta es pura mentira! Dice aquí que las Escrituras  fueron dadas “a fin de que  el hombre  de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim. 3:17).

¿Qué tiene que ver Jerusalén con Roma? ¿Y qué tenemos que ver nosotros con todas estas ciencias  sociales  modernas  que  en  realidad  fueron creadas  como  una  protesta contra la Palabra de Dios?  ¿Y por qué es que la evangelización, las misiones y el supuesto “crecimiento de la iglesia” han tomado su forma más por las opiniones del antropólogo, el sociólogo y el estudiante  de Wall Street que están al día con cada tendencia cultural? Toda actividad  en  nuestras   iglesias  tiene  que  basarse  en  la  Palabra  de  Dios. Toda actividad misionera tiene que basarse en la Palabra de Dios.

Nuestra actividad misionera,  nuestra  actividad en la iglesia y todo lo que hacemos debiera surgir del teólogo y el exégeta ––del hombre que abre su Biblia y tiene una sola pregunta:  ¿Cuál es tu voluntad, oh Dios? ¡No tenemos que enviar cuestionarios  a gente carnal para descubrir  a qué clase de iglesia debemos asistir! La iglesia debe ser cordial con el que busca la verdad, pero tiene que reconocer que hay solo uno que tiene toda la verdad. ¡Su nombre  es Dios!— y si queremos  ser cordiales con alguien,  si queremos complacer a alguien, complazcamos a Dios y su gloria, aun si es rechazado por todos los demás. No somos llamados a construir  imperios. No somos llamados a ser grandiosos. Somos llamados a glorificar a Dios. Y si queremos  que la iglesia sea algo más que un pueblo propio, adquirido13   (Tito 2:14; 1 Ped. 2:9), estamos queriendo  algo que Dios no quiere.

Quiero que presten atención a lo que dice Isaías en el capítulo ocho: “Y si os dijeren: Preguntad  a los encantadores  y a los adivinos, que susurran  hablando” (Isa. 8:19a). Esta es una descripción perfecta de los gurús del crecimiento  de la iglesia, porque cada dos o tres años cambian todas sus teorías principales, no solo de lo que es el hombre y cómo componerlo, sino de lo que es una iglesia y cómo hacerla crecer. Cada dos o tres años aparece otra “novedad” sobre cómo lograr que una iglesia llegue a ser extraordinaria  a los ojos del mundo.  Hace poco uno de los expertos en el crecimiento  de la iglesia más reconocidos manifestó que había descubierto que todas sus teorías estaban equivocadas. Pero en lugar de procurar, de rodillas, quebrantado y llorando, que la gente se volviera a la Escrituras, ¡se fue a buscar otra teoría!

¡No dan un mensaje claro! Dice aquí en Isaías: “¿No consultará el pueblo a su Dios?

¿Consultará a los muertos por los vivos?” (Isa. 8:19b-20). ¿Debiéramos como clérigos, como predicadores, como  pastores,  como  cristianos,  salir  y consultar  a los muertos espiritualmente en nombre  de aquellos a quienes el Espíritu  Santo ha dado vida? ¡Por supuesto que no!

13 pueblo propio – un pueblo que es exclusivamente  suyo.

© Copyright 2015 Chapel  Library.  Impreso  en los EE.UU.  Se otorga permiso expreso  para reproducir este material por cualquier medio, siempre  que 1) no se cobre más que un monto nominal por el costo de la duplicación, 2) se incluya esta nota de copyright  y todo el texto que aparece en esta página.

A menos que se indique de otra manera,  las citas bíblicas  fueron tomadas  de la Santa Biblia, Reina-Valera  1960.

Pueden descargar el sermón totalmente gratis en este enlace y leer la biografía del pastor Paul Washer en este enlace.

No te puedes perder las 5 acusaciones posteriores, las puedes leer en los siguientes enlaces, 10 cargos en contra de la iglesia moderna – Paul Washer (1ra acusación) y 10 cargos contra la iglesia moderna – Paul Washer (2da acusación), 10 cargos contra la iglesia moderna – Paul Washer (3ra acusación), 10 cargos contra la iglesia moderna – Paul Washer (4ta acusación),  10 cargos contra la iglesia moderna – Paul Washer (4ta acusación).

Te invitamos además a entrar a la Página en facebook de Paul Washer en Español en este enlace.

Te puede interesar

1. Sobre la tensión entre la soberanía divina y la decisión humana por Charles Spurgeon

2. EL CRISTIANO CON TODA LA ARMADURA DE DIOS WILLIAM GURNALL (Parte IV)

3. ¿Se pierde la salvación? Un análisis de Hebreros 6:4 Por John MacArthur

4. Continuistas y cesacionistas juntos por el evangelio

5. 14 Cosas que debes de saber acerca de Paul Washer

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

One Response to 10 cargos contra de la iglesia moderna – Paul Washer (1ra acusación)

  1. JORGE TERAN ABAZAN says:

    DIOS SIGUE DANDO DE SU GRAN MISERICORDIA CON ESTE MATERIAL DEL HNO. PAUL A MI VIDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *