Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Es el Espíritu Santo una persona o la “fuerza activa de Dios” como enseñan los testigos de Jehová?

Por Norman Geisler.

 

Texto:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

(Génesis 1:1-2 RV 1960)

 

TERGIVERSACIÓN:

Los testigos de Jehová creen que este versículo da a entender que el Espíritu Santo no es una persona, sino la fuerza activa de Dios. Dios supuestamente usó esta “fuerza” al creer el universo.

Creen que, ya que la palabra hebrea para “espíritu” también se puede traducir como “viento”, tienen razón al traducir el término como “la fuerza activa” en Génesis 1.2. (¿Debe usted creer en la Trinidad? 1989, p.89)

 

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN.

La palabra hebrea rúaj puede tener varios sentidos, entre ellos “aliento”, “viento”, y “espíritu” (es decir, el Espíritu Santo). Sin embargo, puesto que las referencias al Espíritu santo, tanto aquí como en otras partes de las Escrituras, sistemáticamente dan pruebas de la personalidad del Espíritu Santo, se debe descartar la traducción “fuerza activa”

En primer lugar, aun aquí el Espíritu Santo está participando en el acto de creación, que incluye acción inteligente al formar el mundo. El acto mismo de “moverse” sobre las aguas insinúa un propósito inteligente.

En otras partes del Antiguo Testamento el Espíritu Santo muestra los atributos de la personalidad. Puede ungir a una persona para un ministerio de predicación (Is 61.1) y aun puede enojarse por nuestro pecado (Is 63.10, cf. Ef 4.30).

En efecto se atribuyen al Espíritu Santo todas las características esenciales de la personalidad: tiene una mente (Ro 8.27; 1 Co 2.10; Ef 1.17), emociones (Ef 4.30) y voluntad (1 Co 12.11). Una simple “fuerza” no tiene esos atributos.

Además, el Espíritu Santo hace cosas que solo podría hacer una persona. Por ejemplo, enseña (Jn 14.26), guía (Ro 8.14), da órdenes (Hch 8.29), intercede (Ro 8.26) y habla a las personas (Jn 15.26; 2 Pedro 1.21).

Por último, siempre se trata al Espíritu Santo como una persona. Por ejemplo, se le puede mentir (Hch 5.3). Uno no puede mentir a una fuerza (por ejemplo, a la electricidad) o a ninguna cosa impersonal. Solo es posible mentirle a una persona.

En vista de tales factores, uno no puede traducir rúaj como “fuerza activa” cuando se aplica este término al Espíritu Santo, pues el Espíritu Santo es claramente una persona.

 

Tomado de: Respuestas a las sectas. Norman Geisler p. 21 – 22


Sobre el autor: El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de seis continentes. El tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del Southern Evangelical Seminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Barbara Jean es graduada del Fort Wayne Bible College. Ellos tienen seis niños y diez nietos.


También le puede interesar:

– 10 cosas que debes saber sobre la Trinidad

– 200 Palabras: ¿Por qué Creemos en la Trinidad?

– 10 grandes herejías

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

One Response to ¿Es el Espíritu Santo una persona o la “fuerza activa de Dios” como enseñan los testigos de Jehová?

  1. Ares says:

    Todas las religiones que conozco se esfuerzan unas a las otras a decir que si esta o aquella no es la verdadera. Las santas escrituras dictan el conocimiento verdadero y cada cristiano debe ser capaz de aprender y seguir sus instrucciones como única forma de ser salvo. Dios no aprueba la guerra, así que quienes somos nosotros para juzgar????? No se a que religión se debe el administrador de este blog, pero me gustaría me escribiera a mi correo que es el que pongo como enlace en el comentario.
    Soy creyente, creo en dios, Jehová y sin pertenecer a ninguna religión ni culto, sigo el camino de las escrituras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *