Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Existen apóstoles en la actualidad? | John MacArthur

Por: John MacArthur

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros. (Efesios 4:11 RV 1960)

En 1 Corintios 12.28 Pablo dice: “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros”. Esa declaración no solo añade peso a la idea del llamamiento divino sino también al orden cronológico de importancia (“primeramente … luego … lo tercero”) y en la constitución que Dios hace de estos hombres dotados en la iglesia como dádivas para su crecimiento.

A los dos primeros tipos de hombres dotados, apóstoles y profetas, les fueron asignadas tres responsabilidades básicas:

(1) Colocar los cimientos de la iglesia (Ef 2:20); (2) recibir y declarar la revelación de la Palabra de Dios (Hch 11:28; 21:10-11; Ef 3:5; y (3) dar confirmación de esa Palabra mediante “señales, prodigios y milagros” (2 Co 12.12; cp. Hch 8: 6 -7; He. 2: 3-4)

 

Los primeros hombres dotados por Dios en la iglesia del Nuevo Testamento fueron los apóstoles, entre los cuales Jesucristo mismo tuvo la preeminencia (He. 3.1). El significado básico de apóstol (apostolos) es simple: aquel que es enviado para cumplir una misión. En su sentido más elemental y técnico, la palabra apóstol solo se emplea en el Nuevo Testamento con referencia a los doce, incluido Matías quien reemplazó a Judas (Hch 1:26), y a Pablo  quien fue apartado de una manera única para ser apóstol de los gentiles (Gá 1: 15 -17; cp. 1 Co 15:7-9; 2 Co 11:5).

 

Las cualidades requeridas para ese apostolado eran el haber sido seleccionado directamente por Cristo y haber sido testigos oculares del Cristo resucitado (Mr 3:13, Hch1: 22 -24). Pablo fue el último en cumplir esos requisitos (Ro- 1:1, etc). Por lo tanto, no es posible, como algunos alegan, que existan apóstoles en la iglesia hoy día. Algunos han observado que los apóstoles fueron como delegados que asistieron a una convención constitucional, al terminar la convención, el cargo o la posición cesa. Al ser completado el Nuevo Testamento, el oficio de apóstol dejó de existir como tal.

 

El término apóstol se emplea en un sentido más general para hacer alusión a otros hombres de la iglesia primitiva, tales como Bernabé (Hch 14:4), Silas y Timoteo (1 Ts 2:6), y otros contados líderes sobresalientes (Ro 16:7, 2 Co 8:23; Fil 2:25). Los falsos apóstoles de quienes se habla en 2 Cor 11:13 sin duda pretendieron adulterar esta clase de apostolado porque la otra estaba limitada a trece personas reconocidas por todos. Los apóstoles verdaderos en el segundo eran llamados “mensajeros [apostoloi] de las iglesias” (2 Co 8: 23), mientras que los trece fueron “apóstoles de Jesucristo” (Gá 1:1; 1 P 1:1, etc.)

 

Los apóstoles en ambos grupos eran autenticados “por señales, prodigios y milagros (2 Co 12:12), pero ninguno de los dos oficios podía perpetuarse, ya que a partir de Hch 16:4 deja de usarse el término apóstol en ambos sentidos. Tampoco existe registro en el Nuevo Testamento de un apóstol en cualquiera de los grupos que hubiera sido reemplazado por otro al morir.

 

.. Los profetas también eran designados por Dios como hombres con dones especiales, y se diferencian de los creyentes que tienen el don de profecía (1 Co 12:10). No todos esos creyentes podían ser llamados profetas. Parece que la posición de profeta estaba destinada de forma de forma exclusiva al trabajo dentro de una congregación local, mientras que el apostolado era un ministerio mucho más amplio y no se confinaba a un área en particular, como lo indica la palabra apostolos (“el que es enviado en una misión”). Por ejemplo, a Pablo se hace referencia como un profeta cuando ministraba a escala local en la iglesia de Antioquía (Hch. 13.1), pero el resto del tiempo siempre es llamado un apóstol.

Los profetas hablaban en algunas ocasiones con revelación directa de Dios (Hch 11:21-28), y a veces solo hacían una exposición explicativa de revelación ya dada (como está implícito en Hch 13.1, donde se presentan en conexión con maestros). Siempre hablaban en nombre de Dios, pero no siempre daban un nuevo mensaje revelado de parte de Dios. Los profetas secundaban a los apóstoles y su mensaje debía ser juzgado conforme al de los apóstoles (1 Co. 14:37). Otra distinción entre los dos oficios pudo haber sido que el mensaje del apóstol era más general y doctrinal, mientras que el de los profetas era más personal y práctico.

Sin embargo, al igual que los apóstoles, su oficio llegó a un cese definitivo al quedar completo el Nuevo testamento, así como los profetas del Antiguo Testamento desaparecieron con la culminación de eso testamento, unos 400 años antes de Cristo. La iglesia fue establecida y edificada “sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Ef. 2:20). Una vez que el fundamento quedó asentado, la obra de los apóstoles y profetas llegó a su fin.

 (Primera Corintios, El comentario MacArthur del Nuevo Testamento [Chicago: Moody, 1984], pp. 322-24)

 

No se menciona que los últimos dos oficios reemplacen a los primeros dos, porque en tiempos del Nuevo Testamento todos eran operantes. No obstante, el hecho es que, en su servicio continuado a la iglesia, los evangelistas y pastores sí tomaron la batuta de la primera generación de apóstoles y profetas.

 

Desde su inicio en el Pentecostés, la iglesia ha sido deudora de los apóstoles, por medio de quienes Cristo estableció doctrina plena del Nuevo Testamento (véase Hch. 2:42). Aquellos hombres con llamado y capacitación espiritual únicos consignaron la revelación definitiva de Dios tal como les fue revelada.

 

Los profetas, aunque por lo general no recibían revelación directa de Dios, de todas maneras fueron instrumentos esenciales en la edificación y fortalecimiento de la iglesia primitiva. Tanto los apóstoles como los profetas han salido de la escena (Ef. 2:20), pero el fundamento que asentaron es el mismo sobre el que se ha construido toda la iglesia de Cristo.

 

Fragmentos tomados de El comentario MacArthur del Nuevo Testamento: Efesios, Editorial Portavoz 2010, pp. 178 – 180


También puede interesarle

¿Por qué las personas Rechazan El Evangelio? – John Macarthur (+ Video)

La salvación es un don | John MacArthur

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

One Response to ¿Existen apóstoles en la actualidad? | John MacArthur

  1. José David Morales Orellana says:

    Pueden mandarme todos los materiales a mi correo porfavor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *