Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Cuál debería ser la posición cristiana ante la pena de muerte? | R. C. Sproul

Por R. C. Sproul*.

Estoy convencido de que nuestro sistema de justicia penal completo necesita una seria reforma y reestructuración porque no está funcionando y presenta muchas inequidades. Los cristianos están divididos con respecto a la cuestión de la pena capital. Primero, enfrentamos la pregunta básica de si la pena capital, en misma, es buena o mala. Creo que la opinión mayoritaria de la iglesia cristiana a lo  largo de su historia ha sido que la pena capitales algo bueno. Esta posición no se ha adoptado porque los cristianos sean particularmente sanguinarios, sino porque los cristianos leen las Escrituras.

La Palabra de Dios instituye, ordena y manda aplicar la pena capital en Génesis 9:6. Cuando el poder legislativo de Pensilvania votó para reintroducir la pena capital, el entonces gobernador del estado lo vetó sobre la base de que la Biblia dice: “No cometas asesinato.” Él estaba consciente de que la Biblia decía: “No cometas asesinato,” y estaba citando los Diez Mandamientos en Éxodo 20.

Sin embargo, si vamos a Éxodo 21, 22 y 23 (el código de la santidad), Dios expone las cláusulas que se aplicaran a quienes rompan ese mandamiento. Para aquellos que asesinen, Dios manda que sean ejecutados.

Se hacen distinciones muy finas entre homicidio voluntario e involuntario, intención maliciosa y las variadas clases de situaciones que caen dentro de la complejidad de nuestra jurisprudencia, de modo que estoy respondiendo esta pregunta en su principio general.

Habitualmente, la gran objeción a la pena capital es que la vida humana es tan preciosa y valiosa que no debemos nunca levantar nuestras manos para destruirIa. Además, todo ser humano es redimible. Otro argumento es que la pena capital no es un agente disuasivo. Sin embargo, la institución de la pena capital no fue dada como un agente disuasivo sino como un acto de justicia.

¿CuáI es la lógica bíblica? La pena capital es instituida muy tempranamente en el Antiguo Testamento; antes de Moisés, antes del Sinaí, antes de los Diez Mandamientos, allá en los días de Noé, cuando Dios dice: “Si alguien quita una vida humana, la vida de esa persona también será quitada por manos humanas.” Esa no es una predicción. La estructura del lenguaje usado allí es imperativa; es un mandato. Se indica la razón: “Pues Dios hizo los seres humanos a su propia imagen.” En otras palabras, la Biblia dice que la vida humana es tan sagrada, tan preciosa, tan santa, tiene tanta dignidad que, si con intención maliciosa usted destruye despiadadamente a otro ser humano, por este acto usted está perdiendo legalmente su derecho a vivir. No se trata e que Dios meramente permita la ejecución de los asesinos; él la ordena.

Tomado del Libro “Buena pregunta” de R. C. Sproul p. 324 -325

*Dr. R. C. Sproul, teólogo, pastor y maestro, es presidente de la junta de Ministerios Ligonier. Graduado de Westminster College, Pittsburgh Theological Seminary y Free University of Amsterdam, el Dr. Sproul es actualmente profesor de teología sistemática en Reformed Theological Seminary y director emérito de Prison Fellowship, Inc. Sus muchos libros incluyen Complaciendo a Dios; La Santidad de Dios; Escogidos por Dios; El Misterio del Espíritu Santo; El Alma en Busca de Dios; Verdades Esenciales de la Fe Cristiana; La Gloria de Cristo; y Si Hay un Dios, ¿Por Qué Hay Ateos?


También le puede interesar:

Declaración cristológica del ministerio Ligonier

¿Cuando decidió Dios darnos vida eterna? | R. C. Sproul

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

3 Responses to ¿Cuál debería ser la posición cristiana ante la pena de muerte? | R. C. Sproul

  1. Leopoldo says:

    Esta interpretación retorcida de las Escrituras es típicamente anglosajona. Por muy graduados en teología y en todas las disciplinas bíblicas que sean los que defienden la pena de muerte, fallan lamentablemente, porque también Dios ordena tajantemente: “No matarás”. Pero además, si también establece la pena de muerte para un asesino, éste debería ser plenamente identificado como tal. De otra manera, quienes lo ejecuten se convierten en asesinos impunes. La experiencia demuestra que la pena de muerte administrada por hombres, además de que no es ejemplarizante, en caso de error es irremediable. ¿O acaso ignoran estos despistados doctores en la Biblia cuántos casos se han dado de rectificación de sentencias de muerte cuando ya ha sido ejecutadas? En el país campeón de las estadísticas abundan los casos de equivocaciones y “equivocaciones” judiciales. Y todavía suplantan a Dios estableciendo su propia justicia como si su juicio fuera infalible.

  2. Juan Quispe says:

    Amigo Leopoldo la Bíblia no dice no “mataras”, dice no “asesinaras” y hay un mar de diferencia entre ambas palabras, no es mi intención el hacer una exposición del hebreo Biblico, pero hoy en día cualquier persona con un poco de determinación puede leer versión alternativas a Reina Valera y NVI y consultar definiciones de palabras como Strong.
    Que Dios lo bendiga.

  3. hector18 says:

    “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.
    Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que
    os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os
    ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está
    en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace
    llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué
    recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y
    si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No
    hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como
    vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5.43–48).
    “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo
    5.9)Unirnos al reino de Dios significa que vamos un paso más allá que el mundo: amamos
    a nuestros enemigos así como también a nuestros hermanos.Recordemonos que Dios no quiere la muerte del que muere, por lo tanto creo que un cristiano que ama a Dios no debe estar de acuerdo con la pena de muerte, no se vengue ustedes mismos sino den lugar a la ira de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *