Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Fue el pecado de Sodoma homosexualidad o inhospitalidad? | Norman Geisler

 

Por: Norman Geisler

TEXTO:

He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado. (Génesis 19:8 RV 1960)

TERGIVERSACIÓN:

Algunos han argumentado que el pecado de Sodoma y Gomorra era inhospitalidad, no homosexualidad. Basan su argumento en la costumbre cananita que garantiza la protección de aquellos que se hospedan con uno.

Se alega que Lot aludió a la costumbre cuando dijo: [A] estos varones no les hagáis nada, ya que han venido al amparo de mi tejado” (Gn 19.8b). Así que Lot ofreció a sus hijas para satisfacer a la turba enardecida a fin de proteger la vida de las visitas que se habían hospedado con él. Y la petición de los hombres de la ciudad de “conocer” quiere decir simplemente “llegar a conocerse” (Gn 19.7), ya que la palabra hebrea para “saber” es (yadá) por lo general no tiene ninguna connotación sexual (cf. Sal 139.1).

 

Es importante entender lo que las Escrituras dicen sobre esto porque ciertos adeptos de la Nueva Era, tales como Mattew Fox, creen que la homosexualidad es tan aceptable al “Cristo cósmico” como la heterosexualidad (véase su libro The Coming of the Cosmic Christ [La venida del Cristo cósmico].

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN:

Aunque es cierto que la palabra hebrea para “conocer” (yadá´) no significa necesariamente “tener relaciones sexuales con”, en el contexto del texto sobre Sodoma y Gomorra claramente tiene ese significado. Eso es evidente por varias razones. En primer lugar, diez de las doce veces que se emplea esta palabra en Génesis se refiere a relaciones sexuales (p. ej., Gn 4.1,25).

En segundo lugar, se emplea con referencia a las relaciones sexuales en este mismo capítulo: Lot dice que sus dos hijas vírgenes “no han conocido varón” (19.8), lo cual es un obvio uso sexual de la palabra.

En tercer lugar, se descubre el significado de una palabra a base del contexto en que se emplea. El contexto aquí es definitivamente sexual, tal como lo indica la referencia a la maldad de la ciudad (18.20) y las vírgenes ofrecidas para aplacar sus pasiones (19.8).

En cuarto lugar, “conocer” no puede significar literalmente “llegar a conocerse”, pues se equipara con “maldad” (19.7).

En quinto lugar, ¿por qué ofrecer a las hijas vírgenes para aplacarlos si su intención no era sexual? Si los hombres hubieran pedido “conocer” a las hijas vírgenes nadie se habría equivocado en cuanto a sus intenciones sexuales.

 

Tomado de “Respuestas a las sectas” de Norman Geisler p. 32 -33


PARTICIPA EN LA ENCUESTA

¿La Biblia condena específicamente la homosexualidad?

View Results

Cargando ... Cargando ...

 

Sobre el autor: El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de todos los continentes. Él tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del Southern Evangelical Seminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Barbara Jean es graduada del Fort Wayne Bible College. Ellos tienen seis niños y diez nietos.


También le puede interesar:

¿Debemos inclinarnos ante las imágenes como enseña la Iglesia Católica? | Norman Geisler

¿Es el Espíritu Santo una persona o la “fuerza activa de Dios” como enseñan los testigos de Jehová?

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *