Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

La realidad del creyente | John MacArthur

Por: John MacArthur

Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.  (1 Corintios 4:13 RV 1960)

Al creyente se le puede considerar “la escoria del mundo, el desecho de todos” (1 Co. 4:13) ante los ojos del mundo, pero ante los ojos de Dios es exaltado. Pudiera tener hambre, pero tiene el pan de vida.

El creyente pudiera tener sed, pero tiene el agua de vida. Pudiera ser pobre, pero tiene riquezas eternas. Los hombres pueden rechazarlo, pero Dios lo ha recibido por la eternidad. Pudiera no tener una morada en la tierra, pero tiene una gloriosa en el cielo.

Cuando Dios, en su sabiduría y soberanía, quita cualquier posesión física de algunos de sus hijos, es con el objetivo de perfeccionarlos espiritualmente, una bendición infinitamente más valiosa que cualquier cosa que hayan perdido o hayan deseado pero que nunca tuvieron. El creyente que tiene necesidades en esta vida, puede aceptar esta escasez temporal e insignificante porque tiene una divina herencia futura que es eterna y segura.

Tomado del Comentario MacArthur del Nuevo Testamento: Hebreos y Santiago © 2014 por Editorial Portavoz p. 49


También le puede interesar:

Las riquezas del creyente | John MacArthur

¿Existen apóstoles en la actualidad? | John MacArthur

 

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *