Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Qué es la unción? | Augustus Nicodemus

Por: Augustus Nicodemus.

Muchos hablan de buscar la “unción”… pero, ¿qué significa “unción” en el lenguaje del Nuevo Testamento?

“Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”. I Juan 2. 20

Mucho se ha debatido sobre la naturaleza de esta unción que el cristiano recibe y le da conocimiento. Entendemos, sin embargo, que Juan se refiere al Espíritu Santo como la unción que el cristiano recibe de Cristo, por varios motivos.

“Unción”, en el Antiguo Testamento, era el resultado del derramar de aceite sobre ciertas cosas para separarlas a Dios (ver Éxodo 40.9, 15). La unción que Juan se refiere es el Espíritu Santo, pues:

(1) Jesucristo fue ungido por el Espíritu Santo en su bautismo en el Jordán (Hechos 10:38);

(2) Cristo es el Ungido (Daniel 9.26), el “Santo” (Hechos 4.27, 30) que ungió a los creyentes con este mismo Espíritu, cuando se convirtieron al Evangelio de la verdad, de esta forma separándolos y consagrándolos a Dios; de esta forma separándolos y consagrándolos para Dios.

En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa. Efesios 1. 13

(3) Esta unción o sello, que es la presencia del Espíritu en los creyentes, es la defensa contra el error religioso propagado por los anticristos, pues el Espíritu ilumina, guía y sella al cristiano en la verdad (Juan 15.26; 16.13), dándoles el verdadero conocimiento de Dios.

No tiene sentido que los creyentes estén buscando “unción” como si fuera algo distinto del propio Espíritu Santo. Me da la impresión de que muchos hablan de la “unción” como un poder místico que viene de Dios para capacitarlos a ser victoriosos, felices y poderosos.

Lo que la Biblia nos enseña es buscar la plenitud del Espíritu, que es su dominio y control sobre nuestra vida, el poder de su presencia para vivir y servir a Dios.

Tomado del perfil en Facebook de Augustus Nicodemus en Español


También le puede interesar:

El Espíritu Santo nos guía a mayor comunión con el Padre | Charles Spurgeon

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *