Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Cuidémonos de no despreciar la ley de los Diez Mandamientos | J. C. Ryle

Por: J. C. Ryle

Cuidémonos de no despreciar la ley de los Diez MandamientosMe duele observar qué superficiales y sin fundamento son las opiniones de muchos en cuanto a este tema. Me he sentido consternado ante la indiferencia con que, aun los pastores, hablan de ellos como una parte del judaísmo y los clasifican junto con los sacrificios y la circuncisión. ¡Me pregunto cómo pueden estos señores leérselos todas las semanas a sus congregaciones!

Por mi parte, estoy convencido de que la venida del evangelio de Cristo no alteró ni un ápice la posición de los Diez Mandamientos. En todo caso, más bien exaltó y elevó su autoridad. Estoy convencido de que, en su debido lugar y proporción, es tan importante hablar de ellos y hacerlos cumplir, como predicar a Cristo crucificado. Por ellos tenemos conocimiento del pecado. Por ellos, el Espíritu enseña a los hombres la necesidad de un Salvador. Por ellos, el Señor Jesús enseña a su pueblo a andar con Dios y agradarlo. Creo que sería bueno que la Iglesia predicara los Diez Mandamientos desde el púlpito con más frecuencia de lo que lo hace.

Tomado de “The Sabbath” (El día de reposo cristiano) en Knots Untied (Nudos desatados), de dominio público.

Te invitamos a darle me gusta al perfil en Facebook de J. C. Ryle en Español.


También le puede interesar:

Huyan de los ídolos de la Iglesia de Roma | J. C. Ryle

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to Cuidémonos de no despreciar la ley de los Diez Mandamientos | J. C. Ryle

  1. Omega says:

    Hermano que dice su iglesia sobre este artículo, tiene usted algo mas que agregar sobre el tema.

  2. edo says:

    Sabes Hace muchos años los pioneros protestantes ponían los 10 mandamientos por todo lo alto, les hicieron incluso monumentos conmemorativos en EUA. Pero hoy en día es mejor permitir que levanten estatuas de satanás, en esos lugares y que quiten los monumentos de los 10 mandamientos que defenderlos. Es mas fácil ceder al pecado y predicar de él que resistirlo.
    Es muy triste pero es verdad.
    saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *