Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Somos pequeños dioses? | Norman Geisler

Por: Norman Geisler.

El hecho de que seamos creados a la imagen de Dios, ¿significa que somos “pequeños dioses”, como dicen los dirigentes del movimiento de la Palabra de Fe?

TEXTO: 

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” … (Génesis 1:26a RV 1960)

 

TERGIVERSACIÓN

Los maestros de la Palabra de Fe sugieren que la palabra hebrea para imagen en este versículo significa literalmente “una duplicidad cualitativa exacta” (Savelle, 1990, p. 141). En efecto, la humanidad fue creada en condiciones de igualdad con Dios y podría estar en la presencia de Dios sin ninguna conciencia de inferioridad … Dios nos ha hecho como él mismo en el grado posible … Nos hizo la misma clase de ser que es él mismo”. (Hagin, 1988, pp. 35 -36,41)

 

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN.

Lo único que enseña Génesis 1: 26 -27 es que la humanidad fue creada a la imagen o semejanza de Dios en el sentido de que un ser humano es un reflejo finito de Dios en su naturaleza racional (Col 3.10), en su naturaleza moral (Ef 4.24) y en su dominio sobre la creación (Gn 1: 27-28). De la misma manera que la luna refleja la brillante luz del sol, así la humanidad finita (como creada a la imagen de Dios) es un reflejo limitado de Dios en aquellos aspectos. Este versículo no tiene nada que ver con la idea de que los seres humanos se conviertan en Dios o en un ser de la “clase” de Dios.

 

Si fuera cierto que los seres humanos son “pequeños dioses”, uno esperaría que manifestaran cualidades semejantes a las cualidades conocidas de Dios. Sin embargo, cuando uno compara los atributos de la humanidad con los de Dios, halla abundante testimonio de la verdad de la declaración de Pablo en Romanos 3.23 de que los seres humanos “están destituidos de la gloria de Dios”. Considérese:

  1. Dios es omnisciente. (Isaías 40: 13-14), pero el ser humano tiene conocimientos limitados. (Job 38.4)
  2. Dios es omnipotente (Ap 19.6), pero el ser humano es débil (Heb 4.15)
  3. Dios está presente en todas partes (Sal 139. 7-12), pero el ser humano está limitado a un solo lugar a la vez (Jn 1.50)
  4. Dios es santo (1 Jn 1.5), pero aún las acciones “buenas” de los seres humanos son “como trapos de inmundicia” ante Dios (Is 64.6)
  5. Dios es eterno (Sal 90.2), pero la humanidad fue creada en un momento del tiempo (Ge 1.1, 26-27)
  6. Dios es verdad (Jn 14.6), pero el corazón (desde la caída) es “engañoso … más que todas las cosas” (Jer 17.9)
  7. Dios está caracterizado por la justicia (Hch 17.31), pero la humanidad infringe la ley (1 Jn 3.4)
  8. Dios es amor (Ef 2.4 – 5), pero las relaciones humanas están plagadas de muchos vicios, tales como los celos y las contiendas (1 Co 3.3)

Tomado de “Respuestas a las sectas” de Norman Geisler p. 23 – 24

Sobre el autor: El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de todos los continentes. Él tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del Southern Evangelical Seminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Bárbara Jean es graduada del Fort Wayne Bible College. Ellos tienen seis niños y diez nietos.


También le puede interesar:

¿Los cristianos no debemos celebrar los cumpleaños? | Norman Geisler

 

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *