Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Intenso” | A. W. Tozer. (Parte 9).

Compilado por: Soldado de Jesucristo.

– El discipulado ha cedido el paso a la edificación de la autoestima. Lo importante ya no es lo que usted sabe, sino cómo se muestra y cómo se siente. Esta forma de cristianismo no está arraigada en la verdad bíblica, sino en la relatividad cultural, en el engrandecimiento del materialismo. Pero ¡ay de la iglesia que no sea relevante para la cultura circundante!

– La tentación es demasiado grande para algunos pastores, y sucumben a los caprichos de la carne. Mientras el entretenimiento sea “limpio”, debe ser bueno. Pero, a mi criterio, sustituir la intensa adoración a Dios por el entretenimiento carnal es entender de manera pésima lo que quiere decir ser cristiano.

– Jesucristo vino para ponerle fin al yo. No para educarlo o pulirlo, sino para acabar con él. No para hacerlo culto e incentivar su amor por Bach, Platón y Da Vinci, sino para ponerle fin al yo. Esta postura pronuncia la pena de muerte sobre todo lo relacionado con el yo o el ego.

– El yo debe ser eliminado íntegramente para que Cristo tome su legítima posición en nuestras vidas.

– Preferiría tener una congregación de 25 miembros que procuran honrar a Dios al 100 por ciento y darle toda la gloria, que tener una congregación de 2500 personas, cargada con la maldición del “entretenimiento”, en la que Dios tenga que luchar por un porcentaje de la gloria, Tener un Dios que está al acecho, a las sombras de la iglesia, no es tener a Dios en la iglesia.

– Nosotros, los evangélicos, nos hemos convertido en un manojo de gente indigna; nos atrevemos a levantarnos ya predicarle a una audiencia inteligente que la esencia, el propósito final y la causa de Cristo es salvarnos del infierno.¿Cuán estúpidos podemos llegar a ser y aun decir que somos seguidores de Cristo? El propósito de Dios no es salvarnos del infierno; el propósito de Dios es salvarnos para que seamos como Cristo y como Dios. Dios nunca habrá terminado con nosotros hasta el día en que veamos su rostro, cuando su nombre esté en nuestra frente y nos parezcamos a Él porque lo veremos como es.

– Por hábito, nos cubrimos y tratamos de ocultar nuestros pecados. Si usted quiere una renovación, debe permitir que Las Escrituras sean Las Escrituras en su vida.

– No se imagine ni por un minuto que, si le da a Dios el 10 por ciento, usted es bueno y puede guardar el 90 por ciento restante. Dios debe tener el 100 por ciento. Una vez que usted se lo entregue todo, entonces Él se asegurará de que tenga lo suficiente como para cuidar de usted mismo y de su familia.

– Si usted intenta luchar con la gente, solo saldrá golpeado y sangrando, y se sentirá miserable. Seguirá siendo un cristiano inmaduro y nunca tendrá ninguna renovación. Pero si deja a Dios luchar por usted, le irá bien.

– Pienso que a veces el Espíritu de Dios se detiene y es inhibido, y no puede venir sobre nosotros porque hemos difamado a un hermano o una hermana cristianos. Un mal informe se vuelve un arma en manos del diablo.

– ¡Oh, cómo nos gusta la gloria! Solo queremos tomar un poco de ella para nosotros. Cantamos canciones que le atribuyen y le dan toda la gloria a Dios, pero a veces realmente no es eso a lo que nos referimos. Queremos que Dios obtenga la mayor parte de la gloria, pero nos gustaría reservar un poquito para nosotros. Después de todo, creemos que nos lo hemos ganado.

– Tal vez, Dios lo esté llamando a usted a hacer algo extraordinario, algo que no aparece en su calendario o en su agenda, algo que renueve su propia alma. Tal vez, Dios lo esté llamando a hacer algo radical y extremo por su alma. Espero y oro para que el mundo y sus placeres no sean tan grandes que usted sea incapaz de oírlo. La cosa más grande del mundo no es si usted llega a vivir 100 años; la cosa más grande del mundo consiste en si usted puede oír a Dios, que le está hablando ahora. Eso es lo que cuenta.

– No muchos cristianos se consideran forasteros “en tierra extranjera”. Pero eso es exactamente lo que somos, si somos cristianos. Si hemos comenzado el viaje y vivimos la vida crucificada, este mundo ciertamente no es nuestro hogar. Por eso, no deberíamos nunca ponernos demasiado cómodos en esta vida.

W. Tozer fue pastor, escritor y editor autodidacta, y sus poderosos mensajes siguen conmoviendo los corazones y despertando las almas de los creyentes de hoy en día. Fue autor de más de 40 libros, entre ellos Diseñador para adorar, Fe auténtica, Fe más allá de la razón y la verdadera vida cristiana.

 

En las próximas semanas estaré publicando las demás partes de las notas que tomé de este libro. Ya puedes leer la Primera Parte, la Segunda ParteTercera ParteCuarta Parte,  Quinta Parte, la Sexta Parte, la Séptima Parte y la Octava Parte

Puedes leer las notas personales que hice del libro “La raíz de los justos” de A. W. Tozer. Recuerda compartir con otros.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *