Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Jesucristo nos liberta con su mano de Su gracia… | J.C. Ryle.

 

Por: J.C. Ryle.

“Hombre”, dijo -un viajero inglés impío e irreflexivo- a un indio norteamericano convertido, “hombre, ¿cuál es la razón de que ponga a Cristo tan alto y hable tanto sobre El? ¿Qué ha hecho este Cristo por usted, que hace tanto ruido sobre Él?”

El indio convertido no le respondió en palabras. El juntó algunas hojas secas y musgo. E hizo un anillo con ellas en la tierra.

Levantó un gusano y lo puso en medio del anillo, puso fuego al musgo y las hojas. Las llamas pronto se elevaron y el calor abrasó al gusano. Se retorcía en agonía, y luego de tratar vanamente de escapar por algún lado se enrolló en sí mismo en el medio como si estuviera pronto a morir en desesperación. En ese momento, el indio alzó su mano y tomó al gusano suavemente y lo puso en su seno. “Desconocido”, dijo al hombre inglés, ¿ves ese gusano? Yo era esa criatura que perecía. Moría en mis pecados, sin esperanza, sin ayuda y al borde del fuego eterno.

Fue Jesús quien propuso el brazo de Su poder. Fue Jesucristo quien me libertó con la mano de Su gracia, y me arrebató del fuego eterno. Fue Jesucristo quien me puso, un pobre gusano pecador, cerca del corazón de Su amor.

Desconocido, esa es la razón por la que hablo de Jesucristo y alardeo tanto de Él. No me siento avergonzado de esto porque lo amo”.

Tomado del Libro “Santidad” de J.C. Ryle pág. 310 (versión digital)

Te invito a unirte a la página en Facebook de J.C. Ryle en español haciendo click en este enlace.


Puede interesarle:

¿Qué es la Biblia para usted? | J. C. Ryle

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *