Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Es bíblica la creencia de la existencia del purgatorio? – Norman Geisler.

Por: Norman Geisler

EL TEXTO

De cierto te digo que no saldrás de allí,  hasta que pagues el último cuadrante. (Mateo 5:26 RV60)

¿Confirma esta parábola la doctrina del purgatorio como afirman los eruditos católicos?

TERGIVERSACIÓN:

En esta parábola el juez no quiso liberar a su preso hasta que hubiera pagado el último cuadrante. El experto católico Ludwig Ott cree que eso apoya la doctrina del purgatorio, pues ― “mediante interpretación adicional de la parábola, se comenzó a ver en el castigo limitado a cierto tiempo en la cárcel la expresión de un castigo limitado a cierto tiempo en el otro mundo” (Ott, 1960, p. 484).

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN:

No se vislumbra el purgatorio en este texto. Tal interpretación va mucho más allá del contexto.

Jesús no hablaba de una cárcel espiritual después de la muerte, sino de una cárcel física antes de la muerte. El versículo anterior aclara el contexto:  “Ponte de acuerdo pronto con tu adversario, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y seas echado en la cárcel” (v. 25).  Desde luego, Jesús no hablaba aquí de simples cosas externas, sino de los asuntos espirituales del corazón (cf. vv. 21-22). Sin embargo, no hay nada en el contexto que justifique la conclusión de que pretendía que el concepto de una “cárcel” se refiriera a un lugar (o proceso) de purgación por pecados en la otra vida, que es lo que uno tendría que inferir si se interpretara este pasaje como una referencia al purgatorio. Aun los católicos ortodoxos, tales como el cardenal Ratzinger, rehúyen de la imagen del purgatorio como una cárcel, afirmando que no es “un tipo de campo de concentración supramundial” (Ratzinger, 1990, p. 230).

Sin embargo, hacer de esta parábola una analogía o ilustración de una cárcel espiritual después de la muerte (es decir, el purgatorio) es eludir el problema, ya que uno tiene que suponer que en realidad hay un purgatorio del que “no seremos liberados hasta que no hayamos pagado” (cf. v. 26) antes que pueda ser una ilustración de él.

Las ilustraciones no demuestran nada; sólo ilustran algo que se cree ser cierto. Por consiguiente, no se puede usar este pasaje como prueba del purgatorio. Si se toma este texto como una referencia al purgatorio, contradice la clara enseñanza de las Escrituras de que no hay más por pagar por las consecuencias de nuestros pecados, ni en el plano temporal ni el eterno. Aunque la teología católica reconoce que la muerte de Cristo pagó la pena por la culpabilidad y las consecuencias eternas de nuestros pecados, niega que eso quiera decir que no haya purgatorio donde paguemos las consecuencias temporales de nuestros pecados. Pero la muerte de Cristo en la cruz fue tanto completa como suficiente para todos nuestros pecados y todas sus consecuencias. Decir que todavía nos queda a nosotros una porción de sufrimiento por pecados es insultar la obra de Cristo terminada “de una vez por todas” (véase Heb 10.14-15). Una vez que Jesús sufrió por nuestros pecados, no nos quedaba más por sufrir, pues no hay ninguna condenación‖ para los que están en Cristo (Ro 8.1, NVI). El profeta Isaías dejó en claro que Cristo murió por nuestras enfermedades y dolores así como por nuestros pecados (Is 53.4-5)

Tomado de “Respuestas a las sectas” de Norman Geisler p. 125 – 126

Sobre el autor: El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de todos los continentes. Él tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del Southern Evangelical Seminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Bárbara Jean es graduada del Fort Wayne Bible College. Ellos tienen seis niños y diez nietos.


También le puede interesar

¿Enseña la Biblia la asunción corporal de María? | Norman Geisler

¿Es bíblico orar a los muertos como enseña la Iglesia Católica? | Norman Geisler

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *