Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Lo mundano y lo espiritual | Martyn Lloyd Jones.

Por: Martyn Lloyd Jones.

Mientras que quienes no son cristianos no están interesados en las cosas espirituales, el cristiano sí lo está. Al mundo no le interesan lo más mínimo las cuestiones del alma y evita considerarlas. El mundo está espiritualmente muerto, muerto en delitos y pecados, y considera que las cosas espirituales son un soberano aburrimiento. Quiere disfrutar del mundo, de los trofeos deslumbrantes que este le ofrece. Pero el cristiano ha recibido vida espiritual. Le preocupan grandemente las cuestiones del alma, ocupan el primer lugar en su vida y en todo su pensamiento. ¿Cómo ha sucedido esto, pues? Es el poder de Dios que ha descendido sobre él: “Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1).

Hemos sido vivificados junto con Cristo y resucitados con Él, y Él nos ha dado una nueva vida y un nuevo entendimiento, una nueva forma de verlo todo. Y así, al manifestar el poder de Cristo en nuestras vidas, les estamos glorificando, estamos – si me permite utilizar semejante término – dando lustre a su nombre ante todos nuestros conocidos y las personas que se cruzan con nosotros. Y somos lo que somos por causa del poder de Cristo que nos ha tomado. Somos diferentes, hemos sido cambiados, nos hemos convertido en personas nuevas, y en la medida en que demos esa impresión será la medida en que glorifiquemos a Cristo.

Fragmentos tomados del libro “Vida en el Espíritu” pág. 254 -255


También le puede interesar:

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *