Lo mundano y lo espiritual | Martyn Lloyd Jones.

Por: Martyn Lloyd Jones.

Mientras que quienes no son cristianos no están interesados en las cosas espirituales, el cristiano sí lo está. Al mundo no le interesan lo más mínimo las cuestiones del alma y evita considerarlas. El mundo está espiritualmente muerto, muerto en delitos y pecados, y considera que las cosas espirituales son un soberano aburrimiento. Quiere disfrutar del mundo, de los trofeos deslumbrantes que este le ofrece. Pero el cristiano ha recibido vida espiritual. Le preocupan grandemente las cuestiones del alma, ocupan el primer lugar en su vida y en todo su pensamiento. ¿Cómo ha sucedido esto, pues? Es el poder de Dios que ha descendido sobre él: “Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1).

Read More
Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...