Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

La Doctrina del Infierno

La Doctrina del Infierno

Por J.D. Greear

lac-de-feuEste es el primero de una serie de cinco capítulos sobre la doctrina del infierno.

En cuanto el infierno, CS Lewis escribió una vez: “No hay ninguna doctrina que quisiera eliminar más del cristianismo que esta, si estuviese en mi poder.”[1] En muchos aspectos, estoy de acuerdo con él. Nadie, incluidos los cristianos, debería gustarle la idea del infierno. Durante años he sentido que si usted fuera a darme una Biblia, una goma de borrar divina, y diez minutos, sacaría el infierno de la Biblia.

Aquellos de nosotros que creemos en el infierno no somos sádicos que disfrutan de la idea del sufrimiento eterno. De hecho, pensar en personas que conozco que están fuera de Cristo pasando la eternidad en el infierno es desgarrador. Cuando era un joven cristiano, cuando empecé a aprender sobre el infierno y sus implicaciones, casi pierdo mi fe. Fue inquietante.

El infierno es una realidad difícil, pero es algo que la Biblia enseña, y nosotros no podemos comprender plenamente a Dios y su mundo a menos que lidiamos con ello.

1. El infierno es lo que el infierno es porque Dios es quien Dios es.

La gente habla con ligereza de “ver a Dios”, como si ver a Dios cara a cara sería una experiencia cálida difusa. Pero la Biblia explica que la santidad y la perfección de Dios son tan completas que si alguien fuera a verlo, morirían (Éxodo 33:20). Incluso el más mínimo pecado en Su presencia conduce a la aniquilación inmediata. Cuando Isaías, el profeta de Dios, vio a Dios en Su trono, se postró sobre su rostro, aterrorizado y seguro de que estaba a punto de morir (Isaías 6:5).

Sé que en los últimos días la doctrina del infierno ha caído enormemente en desgracia. Pero está ahí por una razón. Dios nos dice acerca del infierno para demostrarnos la magnitud de Su santidad. El infierno es lo que el infierno es porque la santidad de Dios es lo que es. El infierno no es un grado más caliente de lo que nuestro pecado exige que sea. El infierno debe hacer que nuestras bocas se queden boquiabiertas ante la justicia y la santidad justa de Dios. Debe hacernos temblar ante Su majestad y grandeza.

Irónicamente, eliminar el infierno, usted elimina los mismos recursos que algunos necesitan creer. Cuando una persona pasa por violación o abuso de menores, lo que necesitan saber es que hay un Dios de tal santidad y belleza que Su reinado puede tolerar nada de eso.

2. Jesús habló acerca del infierno más que nadie en la Escritura.

Algunas personas tratan de evitar la idea del infierno diciendo: “Bueno, el infierno, eso era el Dios del Antiguo Testamento, antes cuando estaba en Sus años de secundaria y de mal humor. Pero cuando Dios maduró en el Nuevo Testamento con Jesús –manso y humilde Jesús – él era todo sobre el amor y la compasión “.

El problema con esto es que al iniciar la lectura de los evangelios, te encuentra que Jesús habla acerca del infierno más que nadie. De hecho, si se cuentan los versículos, Jesús habló más sobre el infierno que sobre el cielo. Uno de los escépticos más famosos de la historia, Bertrand Russell, dijo en su libro, Porque Yo No Soy Cristiano, que la enseñanza de Jesús sobre el infierno era “el único defecto profundo en el carácter de Cristo.” Si queremos evitar la idea del infierno, no podemos ignorar el problema centrándonos sólo en el “manso y tierno Jesús.”

3. La realidad del infierno nos muestra el alcance del amor de Dios al salvarnos.

¿Por qué Jesús habló acerca del infierno más que nadie en la Biblia? Porque él quería que viéramos lo que iba a soportar en la cruz en nuestro lugar. En la cruz, el castigo de Jesús era apenas descriptible: este remanente de hombre ensangrentado y desfigurado se le dio una cruz usada reciclada, probablemente cubierto de sangre, heces y orina de los otros hombres que la habían usado previamente. Colgado allí en un inmenso dolor, lentamente asfixiado hasta la muerte.

La peor parte fue la separación del Padre que Jesús sintió, una separación que era el mismo infierno. “Dios mío, Dios mío,” exclamó, “¿Por qué me has abandonado” (Mateo 27:46)? En todo esto, Jesús estaba tomando el infierno de nuestro pecado en Su cuerpo.

Las personas a menudo sienten que el infierno es un gran mancha en el amor de Dios. La Biblia lo presenta como lo contrario. El Infierno nos magnifica el amor de Dios al mostrarnos hasta qué punto Dios fue, y lo mucho que tuvo que pasar, para salvarnos.

4. La gente es eterna.

CS Lewis observó una vez que el infierno es una conclusión necesaria de la creencia cristiana de que los seres humanos fueron creados para vivir para siempre. Como él mismo dijo:

“El cristianismo afirma que cada ser humano individual va a vivir para siempre, y esto debe ser verdadero o falso. Ahora bien, hay un buen número de cosas que no valdría la pena preocuparse si vas a vivir sólo setenta años, pero lo que me habían de preocuparme muy seriamente es si voy a vivir para siempre. Tal vez mi mal carácter o mis celos están empeorando poco a poco-tan gradualmente que el aumento en setenta años, no va a ser muy notable. Pero podría ser un infierno en un millón de años, de hecho, si el cristianismo es verdadero, el Infierno es el término técnico precisamente correcto para lo que sería.”[2]

En otros lugares Lewis dijo:

“El infierno…. Esto empieza con un talante quejumbroso, pero aún eres distinto de la queja; quizás incluso la criticas. En una hora oscura puede que la abraces. Pero te arrepientes y sales de ella. Puede llegar el día, sin embargo, en que ya no puedas hacerlo. Entonces ya no quedará un tú capaz de criticar ese estado de ánimo, ni siquiera capaz de gozarlo; y sólo quedará la queja misma funcionando para siempre como una máquina.”[3]

5. En cierto sentido, Dios no envía a nadie al infierno; nosotros mismos nos enviamos.

El infierno es la culminación de decirle a Dios que “salga.” Sigues diciendo a Dios que te deje en paz, y, finalmente, Dios dice “OK.” Es por eso que la Biblia describe como la oscuridad: Dios es luz, y Su ausencia es oscuridad. Ahora, en este momento en la tierra experimentamos la luz, cosas como el amor, la amistad, y la belleza de la creación. Estos son todos remanentes de la luz de la presencia de Dios. Pero cuando le dices a Dios que no le quiere como Señor y centro de su vida, con el tiempo usted consigue su deseo, y con Dios se van todos Sus dones.

Tenemos dos opciones: vivir con Dios, o vivir sin Si usted dice: “Yo no quiero la autoridad de Dios. Yo preferiría vivir para mí mismo “, eso es lo que es el infierno. CS Lewis lo expresó de esta manera:

“A la larga, la respuesta a todos aquellos quienes objetan la doctrina del infierno, es en sí una pregunta: ¿Qué le está pidiendo a Dios que haga?…¿Qué los perdone? Ellos no quieren ser perdonados. ¿Que los deje solos? ¡Ay!, me temo que eso es lo que Él hace… En última instancia sólo hay dos tipos de personas: los que dicen a Dios “hágase tu voluntad” y aquellos a quienes Dios dirá, al fin, “hágase tu voluntad.” [4]

6. En otro sentido, Dios envía a la gente al infierno, y todos sus caminos son verdad, todos justos.

Podemos estar tentados a enfurecernos con Dios y corregirlo. Pero ¿cómo podemos criticar a Dios? Como dice Pablo en Romanos, ¿quiénes somos nosotros –como meros trozos de arcilla –responder de nuevo a la divina Alfarero?

Tenemos que darnos cuenta de que no somos más misericordiosos que Dios. Isaías nos recuerda que todos los que están actualmente “estaban enojados con él” llegarán ante él en el último día y serán avergonzados, no reivindicado (Isaías 45:24), porque entonces se darán cuenta de cuan perfectos son los caminos de Dios. Cada vez que Dios se compara con un homólogo humano de la Escritura, Dios es el más piadoso de ambos. Cada vez.

Cuando miramos hacia atrás en nuestras vidas, desde la eternidad, lo que nos va a sorprender no es la severidad de su justicia, sino la magnanimidad de su misericordia.

7. No es suficiente que Dios nos saque del infierno, sino que debe alejar el infierno fuera de nosotros.

Algunas personas ven un problema al usar el infierno como una manera de forzar a la gente a someterse al cristianismo. Es como si Dios está diciendo: “Sírveme o ya sabes!” Y eso parece manipulador. Puede que te sorprenda, pero Dios está de acuerdo.

Si las personas se convierten a Dios simplemente porque tienen miedo, o porque Dios ha hecho alguna gran señal milagrosa (cf. Lucas 16:31), podrían someterse, pero no iba a cambiar su actitud de corazón hacia Dios. Si usted acepta a Jesús sólo para “salir del infierno”, entonces usted odiaría estar en el cielo, porque el cielo es sólo agradable para aquellos que aman y confían en Dios. Si usted no ama el Padre, entonces vivir en la casa del Padre se siente como la esclavitud. Sería como lo obligarlo a casarse con alguien que no quería casarse. La única manera de que disfrutará el cielo es cuando se aprende a amar y confiar en Dios de nuevo.

Sólo una experiencia del amor de Dios puede reorganizar la estructura fundamental de su corazón para crear un amor y confianza en Dios. No es suficiente que Dios nos saque del infierno, sino que debe tomar infierno fuera de nosotros.


[1] CS Lewis, “Hell,” Problem of Pain .

[2] CS Lewis, Mere Christianity , 74.

[3] CS Lewis, The Great Divorce, 77–78.

[4] CS Lewis, The Problem of Pain, “Hell,” 116 and The Great Divorce , 69.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to La Doctrina del Infierno

  1. josefg says:

    ¿Cómo se creó el mito?
    “De todos los filósofos griegos de la época clásica, Platón es quien más ha influido en el pensamiento tradicional sobre el infierno.” (Historia de los infiernos, de Georges Minois, página 64.)

    “Desde mediados del siglo II d.C., algunos cristianos educados en la filosofía griega empezaron a sentir la necesidad de expresar sus creencias en los términos de esta […]. La filosofía que más les convino fue el platonismo.” (The New Encyclopædia Britannica, 1988.)
    “La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del infierno y su eternidad. Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte y allí sufren las penas del infierno, ‘el fuego eterno’ […]. La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios.” (Catecismo de la Iglesia Católica, tercera edición revisada, página 242.)
    ¿Qué dice la Biblia?
    “Los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada, […] pues no hay actividad ni planes, ni ciencia ni sabiduría, en el Seol adonde te encaminas.” (Eclesiastés 9:5, 10, Biblia de Jerusalén Latinoamericana.)

    Seol es una palabra de origen hebreo que se refiere a “la morada de los muertos” y que algunas Biblias traducen por “infierno”. ¿Qué nos enseña este pasaje sobre el estado en que se encuentran los muertos? ¿Están siendo atormentados en el Seol para pagar por sus pecados? No, pues el versículo dice que “no saben nada”. En efecto, los muertos ni sienten ni padecen. Eso explica por qué el patriarca Job, cuando estaba sufriendo una enfermedad muy grave, le pidió a Dios que lo protegiera “en el infierno” (Job 14:13, Biblia Americana San Jerónimo). ¿Habría hecho esa petición si el infierno fuera un lugar donde se torturara eternamente a las almas? Claro que no. En la Biblia, el infierno (o Seol) es la sepultura colectiva adonde va la gente al morir, un lugar simbólico donde no existe ninguna actividad.

    Esta definición del infierno no solo concuerda con las Escrituras, sino que también es más lógica. Al fin y al cabo, ¿qué horrible crimen podría cometer alguien para merecer que el Dios de amor lo torturara por los siglos de los siglos? (1 Juan 4:8.) Ahora bien, si el tormento del infierno es un mito, ¿qué hay del cielo?

    Examine estos versículos: Salmo 146:3, 4; Hechos 2:25-27; Romanos 6:7, 23.

    LA VERDAD:
    Dios no castiga a las personas en el infierno.

  2. hector18 says:

    Testimonio de la Biblia
    Allí será el lloro y el crujir de dientes:
    Mat13:42, Mat13:50, Mat22:13, Mat24:51
    Fuego eterno preparado para el castigo de las almas Impías:
    Mat18:8, Mat25:41, Jud1:7
    Prisiones eternas para el juicio final
    2Ped2:4, Jud1:6
    El gusano no muere y el fuego no se apaga:
    Mar9:44, Mar9:46, Mar9:48
    Lago de Fuego y azufre donde serán lanzados todos los malvados:
    Ap19:20, Ap20:10, Ap20:14-15
    Uno de los mejores ejemplos es la parábola del rico y Lázaro:
    Luc 16:22-26
    Bueno amigo el testimonio de la Biblia es el que convence, por lo tanto “”Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso””, no existen contradicciones en la Biblia sino malas interpretaciones, como la que acabas de hacer, ya que aun en la Traducción al Nuevo Mundo, existen estos versículos de manera que no habrá ninguna excusa, solo recuerda””Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgara a su Pueblo. ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!””Heb 10:30-31. Otra vez mi mensaje para ti es: El reino de Dios se ha acercado arrepiéntete y cree en el Evangelio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *