Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Un campo misionero sin fronteras

Un campo misionero sin fronteras

La vasta disponibilidad de acceso a Internet a nivel mundial ha producido cambios radicales en la manera en que interactuamos unos con otros.  Según un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en varios países de América Latina y del Caribe más del 50% de la población tiene acceso a Internet. Este fenómeno se ve mejor reflejado en el auge que han alcanzado las Redes Sociales.

No es un secreto para nadie que las Redes Sociales se han convertido en uno de los principales medios de comunicación masiva. Latinoamérica es la región más involucrada en Redes Sociales a nivel global, al punto de que es bien difícil encontrarse con una persona que no tenga por lo menos una cuenta activa en una de las tantas Redes Sociales que existen.

Si estás leyendo este artículo es muy probable que tengas una cuenta en Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Google+… ¡o quizás eres como yo y estás en TODAS!

Revolución social

Un vistazo a la cantidad de usuarios activos en las Redes Sociales nos da una mejor idea sobre el alcance y la influencia de este medio de comunicación en la población mundial. Por ejemplo, esta es la cantidad de usuarios activos por mes que están reportando hoy las Redes Sociales más importantes:

●      Facebook: 1,320 millones

●      Google: 540 millones

●      LinkedIn: 313 millones

●      Twitter: 271 millones

●      Instagram: 200 millones

Si cada Red Social fuese un país, esta sería la lista de los 10 países más poblados del mundo:

1.     China ≈ 1,361 millones

2.     Facebook ≈ 1,320 millones

3.     India ≈ 1,268 millones

4.     Google + ≈ 540 millones

5.     Estados Unidos ≈ 317 millones

6.     LinkedIn ≈ 313 millones

7.     Twitter ≈ 271 millones

8.     Indonesia ≈ 251 millones

9.     Brasil ≈ 203 millones

10.  Instagram ≈  200 millones

Si Facebook fuera un país, ¡sería el segundo país más grande del mundo!

La Gran Comisión “social”

Antes de Jesús ascender al Padre, le dio a sus discípulos lo que hoy conocemos como la Gran Comisión: “Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura” (Mr. 16:15). Basados en esta orden de Jesús, los discípulos se lanzaron a la ardua labor de predicar el evangelio en una época donde no había ni siquiera Biblias, y en medio de inimaginables condiciones y crueles persecuciones. Los primeros cristianos llegaron a ofrecer sus propias vidas con tal de cumplir con esta petición de Aquel que había dado Su propia vida por ellos para salvarlos de la muerte eterna.

A pesar de, básicamente, haber crecido en la iglesia, se me dificultaba bastante hablarles de Jesús a mis amigos, familiares y mucho más a personas desconocidas. No quería ser conocido como un “fanático” y le tenía mucho miedo al rechazo. Pero hace unos años Dios me hizo entender que Sus hijos fuimos llamados a ser embajadores de Cristo (2 Co. 5:20). Por medio de varios viajes misioneros en los que he podido participar, Dios comenzó a cambiar mi corazón y a eliminar la indiferencia que por años tuve por los perdidos. Una de las primeras cosas que hice fue comenzar a cambiar la manera en que usaba mis cuentas en las Redes Sociales, porque entendí que en esta era digital, donde pareciera que todo el mundo está “conectado”, las Redes Sociales se han convertido en un campo misionero sin fronteras. ¡Imagínate cuánto más hubiera hecho el Apóstol Pablo si hubiese tenido acceso a Facebook o Twitter!

Siendo luz en las Redes Sociales

Jesús nos dice en Mateo 5:14-16:

“Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija (un almud), sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos”.

Si en realidad somos cristianos no tenemos opción, somos luz del mundo. Por tanto, esta luz debe reflejarse en nuestro diario vivir, en todo lo que hacemos, en todo lo que hablamos, en todo lo que escribimos.

Si no eres cuidadoso, las Redes Sociales pueden convertirse en algo nocivo y muy peligroso; pero si sabes darle buen uso, estas Redes Sociales pueden ser una herramienta de mucha bendición para ti y para los que de una u otra forma interactúan contigo.

Revisa tus cuentas en las Redes Sociales y examínalas a la luz de la Biblia. ¿Tus escritos, fotos, comentarios, etc., son un reflejo de Jesús? ¿Tus amigos y/o seguidores pueden encontrar a Jesús allí? ¿Cuándo fue la última vez que compartiste de Jesús en tu muro de Facebook o en algún tuit? No estoy hablando de que te conviertas en un “fanático”, estoy hablando de que uno siempre habla más sobre aquello que considera importante. Lo que esté en tu corazón es lo que ha de salir en tus redes sociales (Lc. 6:46). Si Jesús es importante para ti, tus cuentas en las Redes Sociales darán fe y testimonio de esto.

Emanuel Betances es un dominicano apasionado con la predicación y propagación del Evangelio en las Redes Sociales y el Internet. En los últimos años ha trabajado activamente con varios ministerios evangelísticos y misioneros dentro de los Estados Unidos y en varios países de Latinoamérica. Vive en la ciudad de West Palm Beach, FL. junto a su esposa Priscila y sus tres hijos. Puedes visitar su Blog ebetances.com y seguirlo en Twitter: @ebetances .

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.