Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

La Doctrina del Infierno: Un Problema Apologético

La Doctrina del Infierno: Un Problema Apologético

Por J.D. Greear

lac-de-feu

Este es el segundo de una serie de cinco capítulos sobre la doctrina del infierno. Haga clic aquí para ver la primera parte .

Para muchas personas, la doctrina del infierno se presenta un problema apologético para los cristianos. Los escépticos dicen que la creencia en el infierno es “moralmente reprobable” y que la doctrina del infierno hace a Dios “un monstruo moral barbarie, el peor ser que jamás haya existido.”

Las objeciones son graves –y en voz alta proclamada por la mayor parte de nuestra sociedad. Tenemos que tener una respuesta preparada. A continuación se presentan algunas de las objeciones más comunes apologéticas que me he encontrado.

1. Objeción: Dios es demasiado amoroso para enviar a alguien al infierno.

Eliminar el infierno en realidad lo convierte en un punto de vista muy estrecho del amor de Dios. Imagine que un abusador de niños viniese a nuestra iglesia y le dijera: “Hermano, le amamos y le aceptamos. Por favor trabaje en nuestro ministerio niños!” Eso no es amar, o si lo es, este es un amor de una manera muy estrecha y poco saludable.

El cómo nos sentimos acerca de los abusadores de menores es, de una manera pequeña, como siente Dios acerca de nuestro pecado. Las buenas obras en una postura general de rebelión son repugnantes para él, al igual que lo sería para nosotros ver un pederasta dando propina a un botones para molestar a nuestros hijos. Simplemente no entendemos “la pecaminosidad del pecado,” como los puritanos solían decir. Que seres humanos pecadores entren en la presencia de Dios sería como un papel de seda tocando la superficie del sol.

Si Dios nos dejara entrar al cielo como somos, haríamos del cielo el desorden en que el mundo está. Toda la injusticia en el mundo es el resultado de nuestro pecado. Amamos el mal. Rechazamos la autoridad de Dios, lo que equivale a traición cósmica. Somos idólatras que nos colocamos en el centro, y no a Dios.

El pecado es como un cáncer, comiendo las entrañas de la raza humana. Ningún paciente quiere un médico que es tolerante de su cáncer, sino que queremos un médico que lo odie. Ni puede Dios amorosamente aceptarnos en nuestra condición pecaminosa. Él nos ama demasiado como para permitir que las cosas que destruyen prosperen. Pero él también ama su gloria demasiado para permitirnos pisotearla. En nuestra celebración del amor de Dios, no debemos olvidar nunca el rayo de su gloria.

2. Objeción: El infierno es un castigo demasiado extremo por el crimen.

He escuchado personas objetando mucho: “La idea del infierno es injusta. Un pecado finito, seguido de un castigo infinito? Eso simplemente no es justo.” Lo que a menudo no comprendemos es que nuestro pecado fue contra un Dios infinito, y la justicia requiere un castigo infinito. El infierno es una declaración muy clara para nosotros acerca de la grandeza y la majestad de Dios. Muchos teólogos piensan que están haciendo un favor a Dios al disminuir el infierno, pero lo que están haciendo es disminuir la grandeza de Dios.

Creemos que el infierno es grave porque no pensamos que pisotear la gloria de Dios es gran cosa. Creemos que la gran cosa en el universo somos nosotros. Sé que esto es terriblemente ofensivo para nosotros como seres humanos que piensan que el universo es todo acerca de nosotros. No lo es. Toda esta creación es un teatro al único verdadero, bueno y todopoderoso Dios. Él es la gran cosa en el universo y todo funciona para su gloria. El infierno mismo es un monumento permanente a la grandeza de su nombre.

3. Objeción: Soy básicamente una persona decente.

Una de las razones por las que creo que a menudo reaccionamos con tanta fuerza en contra de la idea de que Dios permite que algunas personas vayan al infierno es que en realidad no creemos que nosotros somos dignos del infierno. Cuanto más estamos convencidos de nuestra propia justicia, más nos preocupa la cuestión de la justicia de Dios.

He encontrado, sin embargo, que cuanto más tengo la sensación de la soga del juicio de Dios justamente alrededor de mi propio cuello, más estoy asombrado de la grandeza de la misericordia de Dios en vez de la gravedad de su justicia. La cruz es el veredicto de Dios sobre el pecado de la humanidad. Sólo cuando por primera vez me veo a mí mismo como absolutamente digno del infierno, entonces estoy listo para entender la magnanimidad de la gracia de Dios.

Sólo cuando nos vemos a nosotros mismos como dignos del infierno podemos ver cuán gloriosa es la cruz, que era la imagen más clara de la majestuosa grandeza de Dios y el amor que llega hasta lo más profundo de nuestra maldad depravada. La mayoría de los cristianos no lloran en la cruz, ya que en realidad no sienten el veredicto de Dios de la condenación de sus almas.

4. Al final, la sabiduría de Dios está por encima de la nuestra.

Si Dios es real, el es infinito en poder y sabiduría. Piense acerca de cómo el poder del gran Dios está por encima nuestro. ¡El llamó a los mundos a la existencia, y creó las nebulosas y los planetas y las estrellas y las complejidades del átomo, todo esto con sólo una palabra! En una cadena de ADN se codifica la información suficiente para llenar 500 juegos de la Enciclopedia Británica. Usted y yo tenemos problemas para conseguir nuestro reproductor de DVD que funcione bien con nuestra caja de cable!

Ahora, si la sabiduría de Dios también es infinita, eso significa que su sabiduría es tan alta por encima de la suya como de su poder está por encima del suyo. ¿No tiene sentido que un montón de cosas acerca de él puede no tener sentido para usted?

Una de las razones que la gente en nuestra cultura tienen problemas para creer en Dios es porque se habla de él con tan poco una sensación de asombro y admiración ante su majestad. Charles Misner, uno de los estudiantes de Einstein, escribió una vez acerca de la falta de interés de Einstein en la religión:

“El diseño del universo es muy magnífico y no debe darse por sentado. De hecho, creo que es por eso que Einstein tenía tan poca utilidad para las religiones organizadas, aunque me pareció básicamente un hombre muy religioso. Einstein debe haber visto lo que dijo el predicador sobre Dios y sentía que estaban blasfemando! Había visto más majestuosidad de lo que jamás había imaginado en la creación del universo y sintió que el Dios del que estaban hablando no podría haber sido algo real. Mi conjetura es que él simplemente sentía que las iglesias que él había encontrado no tenían el debido respeto por el autor del Universo.”

El punto aquí no es que no se dan las respuestas a las preguntas difíciles, o que no hay que buscarlas. Si se dan y deberíamos.. Pero muchas de nuestras preguntas apologéticas podrían desaparecer si alguna vez reconocemos lo grande que es Dios. Llega un punto en que la boca debe detenerse y la rodilla debe doblarse.

 

Haga clic aquí para ver la primera parte y la segunda parte .

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *