Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

El Faro de Luz de Whitefield que Reveló el Pecado

George WhitefieldPor Steven Lawson

Whitefield estaba convencido de que cualquier presentación del evangelio debe comenzar exponiendo el pecado del oyente y su extrema necesidad de salvación. Esto hizo necesario el predicador de enfrentar la rebelión de sus oyentes en contra de Dios y de advertir de las consecuencias eternas de su rechazo. Whitefield claramente entendió que nadie deseaba correctamente el evangelio de Cristo hasta que conozcan de su propia condenación delante de Dios. Whitefield predicó esas verdades que revelan el pecado, es decir, la santidad de Dios, la caída de Adán, las exigencias de la ley, la maldición de la desobediencia, la certeza de la muerte, la realidad de la juicio definitivo, y la eternidad del castigo en el infierno .

Al dirigirse a las masas no regeneradas, Whitefield trató de asegurarse de que su depravación estuviese completamente al descubierto. Martyn Lloyd-Jones acertadamente declaró: “Ningún hombre podría exponer la condición del corazón no regenerado natural, con más fuerza que George Whitefield.” Sólo cuando fuesen confrontados con su pecado, Whitefield insistía, los incrédulos buscarían abrazar a Cristo como su Salvador y Señor. Se quitó las capas exteriores de la justicia propia de la gente con el fin de lograr la auto-conciencia de sus corazones pecaminosos.

La obra de la evangelización ordenó que el dirigiera los efectos devastadores del pecado eternamente en su predicación. Whitefield, como un vigilante en la torre, advirtió sobre el pecado, la muerte y el juicio. Él trató de molestar a sus oyentes con su condición perdida ante un juez justo en el cielo. “El pecado de tu naturaleza, tu pecado original, es suficiente para que se hunden en tormentos, de los cuales no habrá fin,” predicaba. “Por tanto, a menos que recibas el Espíritu de Cristo, serás reprobados, y no puedes ser salvado.” Él creía que el perdido debía ser conducido al borde de la desesperación absoluta antes de que lleguen a la fe en Cristo.

Whitefield era un maestro en barrer toda retórica inútil con el fin de que los inconversos reconocieran su desesperada necesidad de arrepentirse. Les imploró, “Usted está perdido, destruido, sin Él, y si Él no es glorificado en su salvación, Él será glorificado en su destrucción, y si Él no viene y hacer su morada en vuestro corazón, debes tomar una morada eterna con el diablo y sus ángeles.” Ninguno de los que escucharon a Whitefield fueron llevados a dormir con un falso sentido de seguridad.

Señalando de nuevo a la transgresión de Adán, Whitefield hizo hincapié en que todos nacen con una naturaleza pecaminosa heredada del primer hombre. Él declaró: “Todos estamos en necesidad de ser justificados, a causa del pecado de nuestra naturaleza: Pues todos estamos sometidos a la percepción del pecado original, o el pecado de nuestros primeros padres.” Fue esta fuerte creencia en el pecado original y la total depravación que hizo que cada sermón llevara a sus oyentes a comprender el sentido de su condición desesperada en el pecado. Toda la humanidad ha nacido espiritualmente muerto, el creía:

¿Podrían negar que son criaturas caídas? ¿No le parece que está lleno de trastornos, y que estos trastornos le hacen infeliz? ¿No le parece que usted no puede cambiar su propio corazón? ¿No has resuelto muchas veces, y aun tienes tus corrupciones dominándote ? ¿No sois vosotros siervos de sus concupiscencias, y llevados cautivos por el diablo a su voluntad?

En su sermón “Caminando con Dios”, el advirtió que el infierno puede estar a un solo paso de ellos: “Porque ¿qué sabes tú, oh hombre, que el siguiente paso que tomarás puede ser al infierno? La muerte puede apoderarse de ti, el juicio encontrarte, y entonces el gran abismo se fijara entre ti y la gloria sin fin para siempre jamás. O piensa en estas cosas, todos lo que todavía no están dispuestos a caminar con Dios. Colóquelos en su corazón.” Whitefield entendió que la predicación del evangelio debe incluir la amenaza del infierno, que está destinada a conducir a los hombres a huir a Cristo y escapar de sus terrores.

Por tales declaraciones fuertes, Whitefield brilló un faro de luz que reveló el pecado en las grietas oscuras de los corazones perversos.. Sólo entonces los pecadores huirían a los pies de la cruz del Señor Jesucristo al oír hablar de un Salvador que murió por sus almas culpables.

Este extracto es del nuevo título de Steven Lawson de Reformation Trust, The Evangelistic Zeal of George Whitefield .

Vía: http://elevangeliosegunjesucristo.blogspot.com/2014/02/el-faro-de-luz-de-whitefield-que-revelo.html

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to El Faro de Luz de Whitefield que Reveló el Pecado

  1. Roberto perez says:

    Maravilloso Dios es grande bendiciones a los hermanos

  2. Raul edgar says:

    Impactante, necesitamos volver al evangelio puro para destronar al pecado de nuestros corazones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *