Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Difícil de creer” del pastor John MacArthur (Parte 1).

Notas personales tomadas del libro titulado: “Difícil de creer” del pastor John MacArthur (Parte 1).

 

Portada del Libro

Portada del Libro

 

Notas extraídas del libro:

 

  • El mundo tiene millones de personas que piensan que se dirigen al cielo, pero que están mortalmente equivocadas. Es probable que la mayoría de ellas piense que el cielo les espera, y no es así. Lo más triste es que muchas de esas personas ¡se sientan en iglesias evangélicas  que están mal informadas¡

 

  • El cristianismo, en las manos de algunos dirigentes de iglesias que se acomodan al que busca, se ha convertido en un movimiento “logre lo que quiera” en lugar de ser un movimiento de “abandónelo todo”.

 

 

  • Muchos dirigentes de iglesias han reemplazado la gloria de Dios por la satisfacción del hombre. Han canjeado el concepto de entregar por entero nuestras vidas para el honor de Cristo por el de ser honrados por Cristo.

 

  • No se trata de exaltarme a mí mismo, se trata de matarme a mí mismo. Es la muerte del yo. Uno gana al perder; uno vive al morir. Ese es el mensaje central del evangelio.

 

  • El evangelio genuino de Jesucristo, no es cuestión de opinión. Es cuestión de verdad. Lo que usted quiere, lo que yo quiero, lo que quiera cualquiera no importa. Es lo que es … por la voluntad soberana de Dios.

 

  • Cualquiera que quiera seguir a Jesús al reino de Dios, es decir, cualquiera que quiera ser creyente tiene que enfrentarse a tres mandatos: 1) negarse a sí mismo, 2) tomar su cruz cada día y 3) seguirlo.

 

  • Si no estamos dispuestos a separarnos de nuestras familias, a separarnos del mundo y a separarnos de las cosas materiales que poseemos, es porque Jesús no es tan valioso para nosotros. Es todo o nada.

 

  • Seguir a Jesús no es asunto que dependa de usted o de mí. Ser creyente no es cuestión de nosotros, no es cuestión de estima propia. Más bien es cuestión de estar hastiados de nuestro pecado y de nuestra desesperación por el perdón.

 

  • El Señor tal vez no le quite la vida (Juan 12.25). A lo mejor no le quite su dinero. A lo mejor no le quite ni su familia ni a su conyugue. Tal vez no le quite su trabajo. Pero usted tiene que estar dispuesto a dejarlo todo, si eso es lo que Él le pide. Usted debe estar suficientemente desesperado y dispuesto a abrazarse a Cristo a cualquier precio.

 

  • La humanidad quiere gloria. Queremos salud. Queremos riqueza. Queremos felicidad. Queremos que se satisfagan todas nuestras necesidades, que nos rasquen todas nuestras minuciosas comezones humanas. Queremos una vida sin dolor. Queremos la corona sin la cruz. Queremos la ganancia sin el dolor. Queremos que las palabras de la salvación cristiana sean fáciles … así es como piensa la gente, pero no es la instrucción que Dios nos da.

 

  • La gente está entrando a volandas por la puerta ancha, cómoda e invitadora, con todo su equipaje, sus propias necesidades, su autoestima y su deseo de realización y satisfacción. Lo más horrible de esto es que piensan que van a ir al cielo. Y alguien cree que está haciéndoles un favor al presentarles un evangelio acomodadizo con el cual todo el mundo se siente bien.

 

  • Lo que necesitamos decir a la gente no es: “Vengan a Cristo y se sentirá mejor” ni “Jesús quiere suplir sus necesidades, sean as que fueren”. Jesús no quiere satisfacer nuestras necesidades –mundanales, terrenales y humanas -. Lo que quiere es que estemos dispuesto a decir: “Por amor a Cristo dejaré todo lo que pienso que necesito”.

 

  • Decir que uno tiene que negarse a sí mismo y morir a sí mismo es simplemente demasiado. Predique un evangelio que no incluya eso, y la gente se aglomerará alrededor suyo para escapar del infierno y entrar al cielo.

 

  • Si usted va a venir a Cristo, va a tener que tomar en cuenta el costo. ¿lo ha tomado en cuenta? ¿Entiende que hay un precio que hay que pagar? Sabemos cuál es ese precio, como ya hemos visto, la Biblia nos lo dice clara e inequívocamente, y repetidas veces. El precio es estar dispuesto a aborrecer a su padre y madre, y si fuera necesario, aun su propia vida, tomar su cruz y seguir a Jesús. Nada del mundo debemos considerar tan valioso como para descartar a Cristo a cambio de ello.

Próximamente estaré publicando más notas que extraje de este libro, así que estén pendientes. Ya puedes leer la Segunda Parte y Tercera Parte de las notas.

John MacArthur es el presidente de The Master’s Seminary y pastor de la iglesia Grace Community Church. Sus predicaciones en el programa de radio Gracia A Vosotros son escuchados alrededor del mundo. Él y su esposa Patricia tienen cuatro hijos y quince nietos.

Pueden leer otros artículos del Pastor John MacArthur en este enlace. 

Si desean leer frases de otros siervos de Dios pueden dar click en ente enlace.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *