Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“La Raíz de los Justos” del autor A. W. Tozer. Parte 1.

Notas personales extraídas del libro “La Raíz de los Justos” del autor A. W. Tozer. Parte 1.

Portada

 

Toma tu cruz y sigue a tu Señor y no prestes atención a la moda religiosa. Las masas siempre están mal. En cada generación el número de justos es pequeño. Asegúrate de estar entre ellos.

 

El cristiano es fuerte o débil en proporción directa en la medida en que se dedique al cultivo de la intimidad y del conocimiento de Dios.

 

Mil distracciones nos quisieran seducir para apartar nuestros pensamientos de Dios, pero si actuamos con sabiduría, las reprenderemos con severidad y le daremos lugar y morada al rey e invertiremos tiempo en atenderlo como nuestro huésped.

 

Más vale que lo admitamos de una vez por todas: no existe un atajo por el cual podamos alcanzar la santidad.

 

Nada tuerce y deforma al alma más que un concepto bajo e indigno de Dios.

 

La verdad es que Dios es el más atractivo, simpático, amable y amante de todos los seres, y servirle constituye un placer indescriptible.

 

El placer de la comunión con Dios supera las expresiones del lenguaje humano. Él se comunica con sus redimidos en una comunión fácil, sin inhibiciones ni impedimentos, que proporciona descanso, salud y sanidad al alma.

 

¡Cuán bueno sería si pudiésemos aprender y comprender que es fácil vivir con Dios! Él se acuerda de nuestra condición y sabe que somos polvo.

 

En esta época de actividad religiosa inusual debemos guardar la calma y prepararnos. Antes de seguir a cualquier hombre deberíamos buscar el aceite en su frente. No estamos bajo obligación espiritual de ayudar a un hombre en su actividad si ésta no está marcada por la cruz. No hay apelación a nuestra simpatía, ni historias tristes, ni fotos estremecedoras que nos muevan a dar dinero o nuestro tiempo en esquemas promovidos por personas que están muy ocupadas para escuchar a Dios.

 

Nuestro Señor nos advirtió que falsos cristos vendrían. La mayoría de nosotros pensamos que vendrán de fuera, pero deberíamos recordar que ellos quizás se levanten en el santuario mismo.

 

En nuestras ansias de conseguir que la gente “acepte a Cristo” nos sentimos tentados a presentar para la aceptación a un Cristo quien es poco menos que una caricatura de ese Santo Ser que fue engendrado por el Espíritu Santo, que nació de la virgen María, para ser crucificado y resucitar al tercer día para asumir Su lugar a la diestra de la Majestad de en los Cielos.

 

Enseñar que Cristo usará su santo poder para nuestros intereses mundanos es incorrecto para nuestro Señor e injuria nuestras propias almas.

 

Por siglos la iglesia ha estado firmemente contra cualquier forma mundana de entretenimiento, reconociéndola como una forma de perder el tiempo, el refugio para distraer la voz de la consciencia, un esquema que sumerge la atención de la responsabilidad moral. Ella misma fue rotundamente abusada por los hijos de este mundo. Pero después de un tiempo se ha cansado y sobrepuesto del abuso. Ha decidido que si no puede conquistar al gran dios del entretenimiento, entonces unirá fuerzas con él y usará cuanto pueda de su poder. Y entonces hoy tenemos espectáculos asombrosos de millones de dólares vaciados en trabajos profanos en el terreno del entretenimiento para llamar a los hijos del cielo.

 

Muchas iglesias se han reducido a poco más que teatros donde “productores” de quinta trafican mercancías mezquinas con la autorización de líderes evangélicos quienes todavía citan un texto santo en defensa de sus delincuencias. Difícilmente un hombre levanta la voz en su contra. El gran dios del entretenimiento entretiene a sus devotos mayormente contándoles historias. Historias de amor que caracterizan la niñez, capturan con rapidez la mente de los santos aletargados de nuestros días; no son pocos los que se las arreglan para llevar vidas confortables hilando y sirviéndoles en varios disfraces a la gente de la iglesia. Esto es lo normal y hermoso en un niño pero impacta cuando persiste en la adultez, y más cuando aparece en el santuario y  pasa por religión verdadera.

 

¿No es raro y asombroso, que con la sombra de la destrucción atómica inclinándose sobre el mundo y con la venida de Cristo vislumbrándose más cercana, los seguidores que profesan al Señor se estén dando a entretenimiento religioso? ¿No es inconcebible que en una hora  cuando se necesita con desesperación santos maduros, la vasta mayoría de los creyentes retrocedan en lo espiritual a una niñez retrógrada y reclamen juguetes religiosos?

 

Es posible que alguno avance hasta llegar a ser un erudito experto en la doctrina de la Biblia, pero que no tenga iluminación espiritual, lo que conlleva el resultado que un velo se interponga y permanezca sobre la mente, impidiendo que el individuo se apropie de la verdad en su esencia espiritual.

 

*A. W. Tozer fue pastor, escritor y editor autodidacta, y sus poderosos mensajes siguen conmoviendo los corazones y despertando las almas de los creyentes de hoy en día. Fue autor de más de 40 libros, entre ellos Diseñador para adorar, Fe auténtica, Fe más allá de la razón y la verdadera vida cristiana.

 

En los próximos días estaré publicando las otras partes de este libro del pastor Tozer, recomiendo mucho su obra. Ya puedes leer la Segunda Parte. Puedes leer además las notas que tomé del libro “Intenso” de este mismo autor.

Frase TozerFrase de Tozer

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to “La Raíz de los Justos” del autor A. W. Tozer. Parte 1.

  1. Maritza Acosta Gutierrez says:

    A.W.Tozer es uno de mis favoritos, me encantan sus escritos y los disfruto. Ptra. Maritza Acosta

  2. nuris zambrano flores says:

    me encanta leer lo que este siervo de DIos a dejado lei su biografia no habia nacido y el ya partio con el senor pero sus libros no han caducado me parecen tan instructivos me han ensenado lo dificil estan en ingles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *