Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Alégrense las naciones” de John Piper (Parte 3)

John Piper

¿Quién es John Piper?

John Piper es el pastor encargado de la predicación en la Iglesia Bautistade Bethelem de Minneapolis, Minnesota.Es autor de numerosos libros y sus predicaciones se emiten en el programa diario de radio DesiringGod.

Notas del libro Parte 3:

– “La cruz no es el terrible final para una vida por lo demás feliz y temerosa de Dios, sino un encuentro al principio de nuestra comunión con Cristo. Cuándo Cristo llama a un hombre, le invita a venir y morir.” Dietrich Bonhoeffer

– Seguir a Jesús significa que donde quiera que la obediencia lo requiera, aceptaremos traición, rechazo, golpes, burla, crucifixión y muerte. Jesús nos da la seguridad de que sí le seguimos hasta el Gólgota durante todos los Viernes Santos de esta vida, también nos levantaremos con Él en el último día de gloria de la Resurrección.

– No ganamos nuestro perdón sufriendo como Jesús. Más bien somos librados para amar como Jesús porque nuestros pecados están perdonados. Porque Él sufrió por nosotros, nosotros podemos sufrir como Él.

– Un pastor (Richard Wurmbrand,)  soportó catorce años de prisión y tortura en su tierra natal en Europa entre los años de 1948 y 1964. Como el apóstol Pedro, enfatiza la tremenda necesidad de estar espiritualmente listos para sufrir: ¿Que haremos en cuanto a estas torturas? ¿Seremos capaces de soportarlas? Si no las soporto entonces pongo en prisión a otros cincuenta o sesenta hombres que conozco, porque eso es lo que los comunistas desean de mí, que traicione a los que me rodean. Y he aquí la gran necesidad de prepararse para sufrir, lo cual debe iniciar ahora. Es demasiado difícil prepararse cuando ya los comunistas te han puesto en prisión. Recuerdo mi última clase de confirmación con una clase de jóvenes de mi país. Tome un grupo como de diez a quince niños y niñas una mañana de domingo, no a una iglesia sino al zoológico. Frente a la jaula de los leones, les dije, “Sus antepasados en la fe fueron arrojados ante tales bestias salvajes por su fe. Sepan que ustedes también tendrán que sufrir. Ustedes no serán arrojados a los leones pero tendrán que vérselas con hombres mucho peores que los leones. Decidan aquí y ahora si ustedes desean prometerle fidelidad a Cristo. Ellos tenían lágrimas en sus ojos cuando decían ‘Si.’ Tenemos que prepararnos ahora, antes de que seamos encarcelados. En prisión, usted pierde todo. Es desvestido y obligado a usar un traje de prisionero. No más muebles cómodos, ni alfombras agradables o cortinas bonitas. No tienes más una esposa y ni hijos. No  tienes tú biblioteca y nunca ves una flor. Nada de lo que hace agradable la vida queda. No resiste quien no ha renunciado a los placeres de la vida de ante mano.

– El sufrimiento que conocen los misioneros no es algo imprevisto para el Señor. Él vio ese sufrimiento claramente, lo abrazó hacia sí mismo, y envió a sus discípulos en el mismo peligro. “Yo os envío como ovejas en medio de lobos”

– Un salario de $80,000 o un salario de $180,000 no tiene que ir acompañado por un estilo de vida de 80,000 o uno de 180,000. Dios nos está llamando a ser canales de su gracia y no callejones sin salida. Nuestro mayor peligro hoy es el de pensar que él canal debe ser forrado de oro. No basta el de cobre. No importa cuán agradecidos seamos, el oro no hará que el mundo piense que nuestro Dios es bueno. Más bien hará que la gente piense que nuestro Dios es el oro. Y eso no honra la supremacía de su valor.

– Un cristiano entrado en años cierta vez objetó el plan de John Paton para ir como misionero a las islas del mar de Sur con estas palabras, “¡Serás comido por caníbales!” Paton respondió: “Señor Dickson, usted esta ahora avanzado en años, y su propia perspectiva es estar pronto descansando enla tumba, allí usted será comido por gusanos; le confieso que si puede tan solo vivir y morir sirviendo y honrando al Señor Jesús, no habrá diferencia para mí si soy comido por caníbales o gusanos; y en el gran día de la resurrección, mi cuerpo resucitado se levantará tan hermoso como el suyo en la semejanza de nuestro resucitado redentor.”

– Cuando el mundo vea a millones de cristianos “jubilados” derramando sus últimas gotas de amor, con gozo, por el bienestar de los no alcanzados y con una perspectiva hacia el cielo, entonces, la supremacía de Dios brillará. El Señor no brilla con tanto esplendor en la elegancia, ocio de los condominios empapados de lujo y cómodamente ubicados a las afueras de nuestras ciudades.

– Cristo está llamando a su iglesia, desde él más joven hasta el más viejo, a un radical compromiso de combate con la misión de llegar al mundo no alcanzado. Cristo está dejando claro que esto no sucederá sin dolor.

– El infierno es una realidad terrible. Hablar de ello con ligereza prueba que nosotros no comprendemos su horror. No conozco a nadie que haya exagerado los horrores del infierno. Nosotros con dificultad podríamos exceder las espantosas imágenes que Jesús usó. Que su lenguaje nos estremezca, no es ninguna casualidad.

– Los horrores infinitos del infierno están designados por Dios como una vívida demostración del valor infinito de su gloria, la cual los pecadores han menospreciado.

Próximamente publicaré más partes de las notas personales que hice de este libro, desde ya estoy recomendado su lectura, ya puedes leer la Primera Parte , Segunda Parte y Cuarta Parte de estas notas.

Puedes leer y compartir otras frases del pastor John Piper en este enlace.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *