Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Difícil de creer” del pastor John MacArthur (Parte 2).

Notas personales tomadas del libro titulado: “Difícil de creer” del pastor John MacArthur (Parte 2).

 

Difícil de creer

  • Nos negaremos incluso nuestro derecho a la vida, y entregaremos nuestras vidas, si fuera necesario, por amor a Jesucristo. Nos someteremos a su voluntad, lo seguiremos adondequiera que nos pida que vayamos, ya sea que nos diga que debemos perder estas cosas o que podemos guardarlas. Eso depende de Él.

 

  • Es cuando no tenemos nada en nosotros mismos que ofrecer para merecer la salvación, sino que afirmamos nuestro aborrecimiento de nuestro yo indigno, que Dios nos concede gracia para rescatarnos del pecado y del infierno.

 

  • Si uno modifica el mensaje para hacer más atractivo el cristianismo, lo que se obtiene no es cristianismo.

 

  • Tal vez el mito dominante en la iglesia evangélica actual es que el éxito del cristianismo depende de lo popular que sea, y que el Reino de Dios y la gloria de Cristo de alguna manera avanzará sobre la base del favor del público.

 

  • La idea es hacer que el cristianismo sea fácil de creer. Pero la verdad sin barniz, sin tergiversación ni modificación, inevitable, es que el evangelio en verdad es difícil de creer. Es más, si se deja sin ayuda al pecador, le es absolutamente imposible.

 

  • Ningún leal hijo de Dios se contenta jamás con el pecado, la inmoralidad, la injusticia, el error y la incredulidad. El oprobio que cae sobre el Señor cae sobre mí, y el celo de su casa me consume, tal como a David y a Jesús.

 

  • Me disgusta una iglesia de televisión que, en muchos casos, se ha convertido en cueva de ladrones.

 

  • Jesús dijo que tenemos que llevar nuestra cruz hasta la misma muerte, si Él nos lo pidiera. No puedo evitar que ese evangelio ofenda a una sociedad que flota en amor propio.

 

  • El Reino no avanza por la ingeniosidad humana. No avanza porque hayamos escalado a posiciones de poder e influencia en la cultura. No avanza sobre la base de la popularidad en los medios de comunicación masiva o en las encuestas de opinión. No avanza sobre las espaldas del valor público. El Reino de Dios avanza solo por el poder de Dios, a pesar de la hostilidad pública.

 

  • Desde la perspectiva del mundo, el mensaje de la cruz es vergonzoso. De hecho, es tan vergonzoso, tan antagónico y tan hiriente que incluso a los creyentes les cuesta proclamarlo, porque saben que producirá resentimiento y ridículo.

 

  • Tenemos un mensaje que el mundo rechazará, y que mientras más nos aferremos a ese mensaje, más hostil se volverá el mundo.

 

  • La persona inconversa puede tener grandes poderes de razonamiento e intelecto, pero cuando se trata de la realidad espiritual y la vida de Dios y la eternidad, no tiene nada para contribuir. Ya sea en Atenas o Roma, en Cambridge, Oxford, Harvard, Standford, Yale, Princeton  , o en cualquier otra parte, toda la sabiduría compilada que está fuera de las Escrituras no es más que necedad.

 

  • Dios sabiamente estableció que nadie puede jamás llegar a conocerle por la sabiduría humana. La única manera en que alguien llega a conocer a Dios es por revelación divina y por el Espíritu Santo.

 

  • El poder de Dios por la palabra de la cruz es lo que salva a las personas. Los hombres son instrumentos para entregar este mensaje, pero el mensaje no surge de ellos, viene de Dios. Este es absolutamente el único mensaje que tenemos.

 

  • El cristianismo ligero, que es tan popular hoy, ha sustituido otro mensaje que trata de eliminar la ofensa de la cruz.

 

  • ¿Puede usted imaginarse por un momento lo que sucedería si algún personaje célebre o dirigente político sencillamente dijera: “Soy creyente, y si usted no lo es, va a ir al infierno”? ¡Uy¡

 

  • El evangelio choca con nuestras emociones, choca con nuestra mentalidad, choca con nuestras relaciones personales. Hace añicos nuestras sensibilidades, nuestro pensamiento racional, nuestra tolerancia. Es difícil de creer. Desdichadamente, por esto la gente hace componendas, y cuando las hacen, se vuelven inútiles porque Dios salva por esta verdad.

 

  • El mensaje de la cruz no tiene que ver con las necesidades que se siente. No se trata de que Jesús le ama a usted tanto que quiere contentarle. Se trata de rescatarlo a usted de la condenación eterna, porque esa es la sentencia que pesa sobre la cabeza de todo ser humano.

 

  • El evangelio confronta al hombre y lo expone tal cual es. No se fija en el desencanto que siente. No le ofrece ningún alivio de sus luchas como ser humano. Más bien, va a al asunto profundo y eterno del hecho de que está condenado y desesperadamente necesita que lo rescaten, pero Dios, en su misericordia, ha provisto un Sustituto.

 

Próximamente estaré publicando más notas que extraje de este libro, así que estén pendientes. Ya puedes leer la Primera Parte y Tercera Parte de estas notas.

John MacArthur es el presidente de The Master’s Seminary y pastor de la iglesia Grace Community Church. Sus predicaciones en el programa de radio Gracia A Vosotros son escuchados alrededor del mundo. Él y su esposa Patricia tienen cuatro hijos y quince nietos.

Pueden leer otros artículos del Pastor John MacArthur en este enlace. 

Si desean leer frases de otros siervos de Dios pueden dar click en ente enlace.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *