Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Intenso” A. W. Tozer. Parte 5.

Portada del Libro

Portada del Libro

Notas personales del Libro “Intenso” del Autor A. W. Tozer. Parte 5.

 

Si miramos el éxito desde la perspectiva del mundo, el ministerio de Jesús fue un fracaso terrible. Todos los apóstoles fallaron en lo que respecta al criterio del mundo. Los grandes mártires de la Iglesia fueron fracasos absolutos. De acuerdo con el criterio de la idea mundana del éxito, William Tyndale, que murió debido a su obra, fue un fracaso absoluto.

 

No vivimos para este mundo, sino para el mundo por venir.

 

Tenemos el increíble privilegio de cambiar el éxito mundano por el favor de nuestro Padre que está en el cielo.

 

Sustituyendo el verdadero señorío de Cristo, hemos introducido nuestro propio mensaje, nuestras propias metas y nuestros propios métodos para alcanzar esos objetivos, que no son, en ningún caso, bíblicos en absoluto.

 

Anhelar amar a Dios y adorarlo con dignidad significa más que las palabras que usted dice. Debería costarle todo.

 

Es porque tenemos a Jesús en nuestro interior que recibimos la riqueza de Dios y vemos su rostro sonriente.

 

Nada es más adánico en nuestras vidas que ellos –el orgullo y la obstinación -. La raíz de ambos es una opinión inflada de nosotros mismos. Lo que nos causa mayor problema es lo que honramos más.

 

Cuando usurpamos el lugar legítimo de Dios, ocurre el problema. La razón por la que hacemos estoes porque nosotros pensamos más altamente de nosotros mismos que de cualquier otra persona, incluido Dios.

 

El problema con el orgullo y la obstinación es que ponen el foco en nosotros mismos y oscurecen el rostro de Dios, el único que en todos los casos proporciona la solución para nuestros problemas. El orgullo y la obstinación distorsionan la importancia de la autoridad de Dios en nuestra vida.

 

La mayoría de la gente quiere que su iglesia crezca y sea una fuerza poderosa para Dios en su comunidad. Y esto es admirable. Pero con el tiempo llega una persona con ambición religiosa que genera tanto entusiasmo entre la gente que olvida cuál es su propósito en la comunidad. Esta no es la grandeza que Dios honra. De hecho, la mayoría de las veces, enormes multitudes de personas entorpecen lo que Dios realmente quiere hacer.

 

Algunos pastores empujan a sus iglesias más allá del alcance de la autoridad divina. Algunas iglesias están más inmersas en la política. A otras les preocupan más los problemas sociales. Para otras iglesias, el gran interés es la educación. Todas estas cosas están bien, pero ni una de ellas es parte de la comisión que Dios le dio a la Iglesia. El solo hecho de que una persona encubra algo con terminología religiosa no significa que esa cosa sea una obra aprobada por Dios.

 

Todo lo que no entrego por completo y dejo a los pies de Dios viene a interponerse entre Dios y yo.

 

Una vez que todo sea puesto sobre el altar y dejado allí, el resplandor del rostro sonriente de Dios será visible.

 

Aquello a lo que usted se aferre, lo sobrecargará y le dificultará su búsqueda de la perfección espiritual.

 

El padre del miedo es la incredulidad. El miedo deforma el aspecto sonriente del semblante de Dios.

 

El miedo hace que yo mire las circunstancias que me rodean en vez de mirar hacia arriba, al rostro sonriente de Dios.

 

¡Cuán fácil es quedar enredados en una telaraña de finanzas! Esto incluye no solo el deseo de tener mucho dinero, sino también no tener el dinero suficiente.

 

El velo del dinero nunca tuvo que ver con cuánto dinero tiene usted, sino más bien con cuánto dinero lo tiene atrapado.

 

La mayoría de nosotros no necesitamos muchísimo dinero para oscurecer el rostro sonriente de Dios. Cualquier suma que se interponga entre usted y Dios es suficiente.

– A. W. Tozer fue pastor, escritor y editor autodidacta, y sus poderosos mensajes siguen conmoviendo los corazones y despertando las almas de los creyentes de hoy en día. Fue autor de más de 40 libros, entre ellos Diseñador para adorar, Fe auténtica, Fe más allá de la razón y la verdadera vida cristiana.

 

En las próximas semanas estaré publicando las demás partes de las notas que tomé de este libro. Ya puedes leer la Primera Parte, la Segunda Parte, Tercera Parte y la Cuarta Parte

 

Puedes leer las notas personales que hice del libro “La raíz de los justos” de A. W. Tozer. Recuerda compartir con otros.
Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *