Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Evangelizar a los Seguidores del Evangelio de la Prosperidad

dinero

Por Allen Duty

Una clara mañana de invierno, yo estaba sentado en mi cafetería favorita leyendo las Escrituras y un diario. Un hombre que caminaba por delante de mi mesa se ​​dio cuenta de que estaba leyendo la Biblia y comenzó a participar en la conversación.

Compartió que él era un miembro de una iglesia grande en nuestra área (una que predica el “evangelio” de prosperidad), y que creía que la Biblia era sobre todo un libro acerca de las intenciones de Dios para bendecirnos.

Le contesté que la Biblia es en realidad un libro acerca de quién es Dios, quiénes somos, y lo que Dios ha hecho para reconciliarnos con él mismo. Empecé a compartirle el Evangelio, y señalé que a los cristianos se les prometió sufrimiento como parte de seguir a Jesús.

Él respondió diciendo que en tanto tengamos fe, Dios nos bendice y nos guarda de sufrimiento. Me referí a varios versículos donde Dios promete que los creyentes van a sufrir juicios ordinarios, así como persecución específica, al momento se puso a la defensiva y dijo: “Yo sólo no recibo eso para mi vida.”

Mi esposa y yo habíamos sufrido recientemente un aborto involuntario, y me sentí obligado a compartir eso con él. Le expliqué que cuando nos encontramos con pruebas como estas, no podemos decir simplemente: “Yo no recibo eso para mi vida,” y hacer que desaparezcan. También compartí la buena noticia de que Jesús ha vencido al mundo, y que él promete nunca dejarnos ni nos abandona en nuestras pruebas – promete que nos consolará en nuestro sufrimiento.

Creo que mi franqueza y la pesadez de mi juicio lo llevaron a bajar la guardia, por lo que rápidamente expresó sus condolencias y se excusó de la conversación. Pero toda la experiencia me dejó pensando: ¿cómo podemos prepararnos mejor para evangelizar a los que creen en el “evangelio” de prosperidad?

¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL?

Compartir el evangelio con personas que han comprado el mensaje no bíblico de que Jesús murió para hacernos saludables, ricos y exitosos es un reto por muchas razones, pero creo que dos son primarios.

1.El mensaje de prosperidad apela a la carne.

En primer lugar, el mensaje de la prosperidad apela a la carne. El “evangelio” de la prosperidad capitaliza deseos naturales para la salud y la riqueza y promete lo que desean nuestros corazones pecaminosos. No hay llamado al arrepentimiento del pecado, no hay llamado a negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Jesús, no hay llamado a morir (Marcos 10:34-35).

Como resultado, cuando compartimos el evangelio con alguien que ha comprado el “evangelio” de prosperidad, estamos llamándolo a abandonar su creencia en un mensaje que apela a la carne, a cambio de la creencia en un mensaje que no es así.

2.Ellos usan las mismas palabras que usamos, pero con significado diferente.

En segundo lugar, los seguidores del “evangelio” de prosperidad usan las mismas palabras que usamos, pero con significado diferente. Por ejemplo, cuando uso la palabra fe, me refiero a un don que Dios me ha dado para creer que su Palabra es verdad y que su Hijo es el Cristo (1 Cor 2:14;.. Jn 6:44, 65). En tanto que muchos adherentes del “evangelio” de prosperidad utilizan la palabra fe, significando una herramienta que se utiliza para colocar a Dios en deuda con nosotros. La fe es simplemente la moneda que utilizamos para obtener lo que queremos de Dios.

Como otro ejemplo, cuando uso la palabra evangelio, me refiero a las buenas nuevas de la vida de Jesús, su muerte y resurrección (1 Corintios 15:1-4;. Gal 2:10-14). Cuando muchos seguidores del “evangelio” de prosperidad utilizan la palabra evangelio, quieren decir la “buena nueva” que Dios desea que seamos sanos, ricos y prósperos.

CINCO CONSEJOS PARA EVANGELIZAR A LOS SEGUIDORESDEL EVANGELIO DE PROSPERIDAD

Pablo es claro que todos los cristianos, especialmente los pastores, deben hacer la obra de la evangelización, y que debemos “estar listos a tiempo ya destiempo” (2 Tim. 4:1-5). ¿Cómo, entonces, podemos nosotros prepararnos para este trabajo de evangelizar a los seguidores del “evangelio” de prosperidad?

1.Humildemente reconocer que sin la gracia de Dios, también nosotros podemos creer en un falso evangelio.

Humildemente reconocer que aparte de la gracia de Dios, también nosotros creeríamos un falso evangelio. Si es verdad que el “evangelio” de prosperidad apela a la carne y que nacimos muertos en pecado (Ef. 2:1), entonces la gracia de Dios es la única razón por la que lo reconocemos como un falso evangelio. Esto debería llevarnos a hablar humildemente con los que creen la mentira del “evangelio” de prosperidad

2.Afirme lo que es verdad en el “evangelio” de prosperidad.

Permítanme ser claro: el “evangelio” de prosperidad es un evangelio falso. Pero lo que pasa con las falsificaciones es que se tiene que ver lo suficiente como verdadero con el fin de ser creíble. Así que afirme lo que es verdad en el evangelio de la prosperidad.

El “evangelio” de prosperidad se basa en una cosmovisión teísta. Afirma correctamente que hay bendiciones de seguir a Jesús, incluso en esta vida (Marcos 10:29-30). Se basa en la creencia firme de que Dios escucha y contesta la oración (Santiago 5:16), y afirma la verdad de que Dios recompensa la fe (Mt. 9:29).

El “evangelio” de prosperidad no está totalmente desprovisto de verdad, y pretender lo contrario no es ni exacto ni útil para la evangelización.

3.Confrontar las mentiras y defectos del “evangelio” de prosperidad

Confrontar las mentiras y defectos del “evangelio” de prosperidad. Una mentira peligrosa del “evangelio” de prosperidad es que la cantidad de su fe determina lo que recibe de Dios. Sin embargo, la Biblia es clara en que es el objeto de nuestra fe, no la cantidad que tenemos, lo que importa. Si tenemos una gran fe en los ídolos, no nos van a salvar, si tenemos incluso una fe pequeña en Jesús, él nos salvará (Jn. 14:1-14).

Un error fatal del “evangelio” de prosperidad es que no proporciona ninguna ayuda cuando llegue el sufrimiento inevitable (Jn. 16:33). Si creemos que nuestra fe en Dios nos eximirá de sufrimiento, nos veremos obligados a concluir que Dios nos ha mentido, que no existe, o que simplemente no tenemos suficiente fe –ninguna de estas son verdad.

4.Extienda la esperanza del evangelio bíblico.

Extienda la esperanza del evangelio bíblico. El Evangelio nos dice que no nos merecemos de Dios el bien. Nos merecemos ser castigados eternamente por nuestros pecados. Y sin embargo, Dios, que es rico en misericordia, nos justifica por la fe en la persona y obra de Jesús.

Si recibimos muchas bendiciones aparentes en esta vida o no, la buena noticia es que a través de la fe en Cristo, nuestro pecado es perdonado y que hemos sido adoptados en la familia de Dios. Ese conocimiento nos guardará de idolatrar las cosas buenas o innecesariamente desanimarnos cuando no recibimos cosas buenas en esta vida.

5.Viva una vida generosa que demuestre que nuestro más grande gozo se encuentra en Dios, no en las bendiciones materiales que Dios nos da.

Por último, vivir una vida generosa que demuestre que nuestro gozo más grande se encuentra en Dios, no en las bendiciones materiales que Dios nos da. Si se argumenta de forma convincente en contra del “evangelio” de prosperidad a partir de la Escritura, pero luego vivimos nuestras vidas para adquirir y acumular dinero y posesiones, deshacemos con nuestras vidas todo lo que pudimos haber logrado con nuestros labios.

Cuando vivimos vidas generosas, dando de la abundancia que Dios ha dado a nosotros, creamos oportunidades para compartir el evangelio bíblico. Pablo escribe: “Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.” (2 Cor. 8:9).

Dar generosamente muestra a los demás que Cristo es nuestro mayor tesoro, y que le valoramos a Él y Su obra en nuestro nombre por encima de cualquier cosa que Dios alguna vez nos dé generosamente.

********

Allen Duty es el pastor de predicación en New Life Baptist Church en College Station, Texas.Lo puedes encontrar en Twitter @ AllenDuty.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to Evangelizar a los Seguidores del Evangelio de la Prosperidad

  1. David says:

    El domingo pasado en “Pasaje a lo Desconocido” pusieron un documental en donde se desenmascaraban a personas con supestos “poderes milagrosos”, entre ellos a Peter Popoff (creo que se llama así), un teleevangelista de la telogía de la prosperidad. Otra ocasión que se le da a los no creyentes de blasfemar el bellísimo nombre del que es tres veces santo y otra piedra de tropiezo para aquellos que no han llegado a la luz. Aún así todavía hay esperanzas para estas personas, uno que otro de estos farsantes ha llegado a salvarse: como Jim Bakker, creo…(¡GLORIA A DIOS!, para ÉL imposible: solo pecar. Increíble que ÉL tenga pueblo incluso dentro de estos obreros fraudulentos). Que Cristo nos proteja de rencor y odio hacia esas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *