Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – Elección Incondicional

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – Elección Incondicional

Por Nathan W. Bingham

 

En el último libro de Steven Lawson, The Gospe lFocus of Charles Spurgeon, Lawson sostiene que el compromiso ferviente de Charles Spurgeon a las doctrinas de la gracia “moldeó” su “enfoque del evangelio.” Entonces, ¿qué fue exactamente lo que creía Spurgeon acerca los cinco puntos del calvinismo? Usando extractos de TheGospelFocus of Charles Spurgeon, vamos a responder a esa pregunta en lo que será una serie de cinco partes en el blog. Nuestra oración es que estas verdades moldarán su enfoque del evangelio también.

Hoy descubrimos lo que Charles Spurgeon creía acerca de la doctrina de la Elección Incondicional.


Charles Spurgeon tenazmente sostuvo la doctrina de la elección incondicional. Por necesidad, esta verdad bíblica se deriva de la creencia en la depravación humana. Debido a que la voluntad del hombre está completamente muerta y no puede escoger a Dios, Dios tiene que ejercer Su voluntad soberana para salvar. Fuera de la masa de la humanidad caída, Dios hizo una elección eterna, que la distingue. Antes de la fundación del mundo, El determinó quien se salvaría. Spurgeon afirmó que si no fuera por la elección de Dios de Sus elegidos, ninguno se salvaría.

El que perece elige perecer, pero el que se salva se salva, porque Dios ha escogido salvarlo. —Spurgeon

Al igual que todas las doctrinas que Spurgeon celebró, él que creía que esta verdad porque estaba convencido de que estaba arraigado y cimentado en la Biblia: “Todo lo que puede decirse acerca de la doctrina de la elección, está escrito en la Palabra de Dios como con un cincel de hierro, y no hay forma de deshacerse de él.” En su sermón titulado “La Elección”, predicado el 2 de septiembre de 1855, Spurgeon lee muchos pasajes que sin lugar a dudas enseñan esta verdad doctrinal. Entre los textos que citó y explicó estaban Lucas 18:7, Juan 15:16; 17:8-9, Hechos 13:48, Romanos 8:29, 33; 9:11-13; 11:07; 1 Corintios 1: 26-29, Efesios 1:14, Colosenses 3:12, 1 Tesalonicenses 5:9, 2 Tesalonicenses 2:13-14, Tito 1:1, 1 Pedro 1:1-2; y 2 ​​Juan 1. En esta exposición, Spurgeon dijo:

En el principio, cuando este gran universo estaba en la mente de Dios, al igual que los bosques no nacidos en una copa de bellota, mucho antes que los ecos despertaron las soledades, antes de que los montes fuesen a luz, y mucho antes que la luz brillase en el cielo, Dios amaba a Sus criaturas elegidas. Antes de que hubiera algún ser creado, cuando el éter no había sido avivado por el ala de un ángel, cuando el espacio en sí no tenía una existencia, cuando no había nada sino sólo Dios, incluso entonces, en esa soledad de la Deidad, y en esa honda quietud y profundidad, Sus entrañas se trasladaron con amor a su pueblo escogido. Sus nombres fueron escritos en su corazón, y entonces fueron muy estimadas por Su alma.

Spurgeon afirmó, además, “Dios desde el principio eligió a Su pueblo, cuando el intocado éter no había sido aún sacudido por el ala de un solo ángel, cuando el espacio estaba sin orillas, o más aun no había nacido, cuando el silencio universal reinaba, y no había una voz o un susurro conmocionara la solemnidad del silencio, cuando no había ningún ser, y ningún movimiento, ni tiempo, y nada más que el mismo Dios, solo en Su eternidad.” En la eternidad pasada, Dios soberanamente estableció sus afectos sobre un pueblo en particular y predestinó su salvación. Por otra parte, la elección soberana, Spurgeon afirmó, no se basaba en la previsión divina, sino de la predestinación divina: “‘Pero’, dicen otros, ‘Dios los ha elegido en la previsión de su fe.’ Ahora bien, Dios da la fe, por lo tanto, Él no podría haberlos elegido en razón de la fe que Él previó.”

Spurgeon negó asimismo que la elección pueda ser descartada como la elección de las naciones en lugar de individuos. Él declaró:

Decir que Dios no ha elegido a personas sino a naciones es la tergiversación más miserable que se haya hecho sobre la tierra, pues la mismísima objeción que se presenta en contra de la elección de personas, se puede presentar en contra de la elección de una nación. Si no fuera justo elegir a una persona, sería todavía más injusto elegir a una nación, puesto que las naciones no son sino la unión de multitudes de personas, y elegir a una nación parecería todavía un crimen mayor y gigantesco (si la elección fuera un crimen) que elegir a una persona. Ciertamente elegir a diez mil sería considerado algo peor que elegir a uno; distinguir a toda una nación del resto de la humanidad, parece una mayor extravagancia en los actos de la divina soberanía, que elegir a un pobre mortal y pasar por alto a otro.

Debido a que la elección soberana de Dios de los pecadores individuales es claramente enseñada en las Escrituras, Spurgeon insistió en que debía ser predicada: “Dios me dio este gran libro a partir del cual predicar, y si Él lo ha puesto algo en él, y usted piensa que esta fuera de lugar, vaya y quéjese ante Él, no a mí. Yo soy simplemente su siervo, y si Su encargo que debo decir es inaceptable, no puedo evitarlo. Permítame contarle que la razón por la cual muchas de nuestras iglesias están disminuyendo es solo porque esta doctrina no ha sido predicada.” Spurgeon reconoció que la negativa a predicar la verdad de la elección soberana es un obstáculo para el crecimiento de la iglesia. Tal predicación es necesaria para que los pecadores reciban la semilla del evangelio.

Por otra parte, Spurgeon sostuvo que la retención de esta gran verdad es una ofensa grave contra Dios;

Algunos de ustedes nunca han predicado sobre la elección desde que fueron ordenados. “Estas cosas”, dice usted, “son ofensivas.” Y por lo usted ofendería a Dios en vez de ofender al hombre. Pero usted responde: “Esto no es práctico.” Creo que el clímax de la blasfemia de todo hombre se centra en esa expresión.¡Dime que Dios puso algo en la Biblia de lo que no deba predicar! Usted está criticando a mi Dios. Pero vosotros decís: “Va a ser peligroso.” ¡Qué! ¿La verdad de Dios es peligrosa? Yo no quisiera estar en sus zapatos cuando tenga que hacer frente a su Creador en el día del juicio después de decir algo como eso.

Desde una perspectiva positiva, Spurgeon declaró audazmente que predicar la elección incondicional es evangelístico. Él dijo: “Nunca he predicado esta doctrina, sin ver conversiones, y creo que nunca lo haré.” Cuando la gente le preguntó cómo reconcilió la predicación de la elección con la extensión del evangelio, afirmó, “No hay necesidad de conciliar, ya que nunca han estado peleadas entre sí.” Estaba en lo cierto. La soberanía divina y el evangelismo van de la mano, la primera prepara el camino para y asegura el éxito de este último.

Mientras todos en el cielo están ahí por elección de Dios, Spurgeon dijo, los que están en el infierno están ahí por su propia elección. Declaró: “A partir de la Palabra de Dios Tengo entendido que la condenación es toda del hombre, de arriba hasta abajo, y la salvación es toda por gracia, de principio a fin. El que perece elige a perecer; pero el que se salva, se salva porque Dios lo ha querido salvar.” En otras palabras, la salvación sólo es posible cuando la voluntad de Dios libera a la voluntad humana de la esclavitud.


Extracto adaptado de Steven Lawson TheGospe lFocus of Charles Spurgeon. Disponible ahora en ReformationTrust.com.

Otros artículos de esta serie:

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *