Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Charles Spurgeon Acerca del Calvinismo – La Gracia Preservadora

Por Nathan W. Bingham

En el post final de hoy de la serie, descubrimos lo que Charles Spurgeon creía acerca de la doctrina de la Gracia Preservadora.

Charles Spurgeon afirmó la doctrina de la gracia preservadora de Dios, conocida a veces como la perseverancia de los santos. Esta verdad bíblica enseña que los creyentes en Cristo nunca caerán de la gracia, porque Dios sostiene su fe. Spurgeon afirmó: “Creo que pocas doctrinas son más vitales que la de la perseverancia de los santos, porque si alguna vez un hijo de Dios ha perecido, o si yo supiera que fuese posible que uno podría, debería concluir a la vez que debo, y supongo que cada uno de ustedes harían lo mismo.” Spurgeon vio la gracia preservadora de Dios como un componente esencial del evangelio.

La verdad de la preservación de la gracia, Spurgeon declaró, fue el cebo tentador por que le llevó a Cristo. Antes de ser salvo, Spurgeon observó a otros que parecían caer de su profesión. Estos ejemplos evidentes de la apostasía lo hicieron decidido a comprometer su vida a Cristo. Él dijo: “Cual sean los buenos propósitos que podría hacer, las posibilidades sería que serían buenas para nada cuando me asaltare la tentación. Yo podría ser como aquellos de quienes se ha dicho, ‘Ven el gancho del diablo y, sin embargo no pueden dejar de picar en su anzuelo.’ Pero, que debo yo moralmente deshonrarme, como algunos lo han hecho los cuales he conocido y escuchado, es un peligro desde el mismo pensamiento me encoge de horror.” La idea de que podía iniciar el viaje al cielo, pero no completarlo aterrorizaba a Spurgeon. Como resultado, se quedó paralizado en la incredulidad.

Yo sabía que no podía guardarme, pero si Cristo prometió que me guardaría, entonces debo estar seguro para siempre. —Spurgeon

Pero entonces Spurgeon escuchó la maravillosa verdad de que todos los que verdaderamente comienzan la vida cristiana sin duda la completarán. En ese momento, no pudo resistirse a entregar su vida a Cristo: “Cuando escuché y leí con ojos de asombro que todo aquel que cree en Cristo Jesús, ha de ser salvo, la verdad vino a mi corazón con una bienvenida que no puedo describir. La doctrina que Él guardará los pies de sus santos me conquistó.” El declaró en otra parte:

Debo confesar que la doctrina de la preservación final de los santos era un cebo que mi alma no pudo resistir a su tentación. Pensé que era una especie de seguro de vida, un seguro para mi carácter, un seguro de mi alma, un seguro de mi destino eterno. Yo sabía que no podía guardarme, pero si Cristo prometió que me guardaría, entonces debe ser seguro para siempre, y yo deseaba y oraba encontrar a Cristo, porque sabía que, si lo encontraba, él no me daría una salvación temporal y charlatanería, como algunos predican, sino la vida eterna que nunca se puede perder.”

Esta importante doctrina se convirtió en un componente clave del enfoque del evangelio de Spurgeon. Sin ella, dijo, él no sería capaz de predicar: “Si alguien pudiera convencerme de que la perseverancia final no es una verdad de la Biblia, nunca debo predicar de nuevo, porque yo siento que no debería tener nada digno de ser predicado” En pocas palabras, la perseverancia de los santos era un eslabón necesario en la cadena irrompible de oro de la salvación que él predicó.

Si hay algo que se enseña en las Escrituras a ciencia cierta, es la doctrina de la perseverancia final de los santos.

Spurgeon vio esta doctrina como inseparablemente ligada a la justificación por la fe: “La doctrina de la perseverancia final de los santos está, creo yo, tan completamente ligada con el mantener o el caer del evangelio como lo es el artículo de la justificación por la fe. Renuncie a eso, y no veo que quede algo del Evangelio.” Spurgeon estaba tan convencido de esto que dijo en otra parte: “La doctrina de la perseverancia final de los creyentes me parece que se escribe con un haz de luz solar a lo largo de toda la Escritura. Si eso no es cierto, no hay nada en absoluto en la Biblia que sea verdad. Es imposible entender la Biblia en absoluto si no es así”, y agregó: “Si hay algo que se enseña en las Escrituras a ciencia cierta, es la doctrina de la perseverancia final de los santos. Estoy tan seguro de que la doctrina es tan claramente enseñada como la doctrina de la deidad de Cristo.”

Esto no es una doctrina secundaria, sentada en la periferia de la Escritura, sino una verdad primaria, integrada en el núcleo de la Biblia y encontrada a lo largo de sus páginas. Por lo tanto, resultaba imposible no predicarla.

Otros artículos de esta serie:

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – Expiación definida.

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – La Gracia irresistible.

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – Depravación total

Charles Spurgeon sobre el calvinismo – Elección incondicional


Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to Charles Spurgeon Acerca del Calvinismo – La Gracia Preservadora

  1. felipe says:

    Excelente articulo

  2. David says:

    “Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potetstades, ni lo presente, ni lo por venir; ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” ¡¡¡¡¡¡¡GLORIA POR SIEMPRE AL CORDERO!!!!!!!!!!!¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡LA SALVACIÓN ES DEL SEÑOR!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *