Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Es Clara la Escritura Sobre el Aborto? por John MacArthur

Aborto

Por John MacArthur

En los últimos días, me he dado cuenta de varios artículos sobre una carta distribuida por el proveedor de aborto más grande del país, PlannedParenthood. La carta, escrita por miembros del PlannedParenthood’sClergyAdvocacyBoard –representativos de varias corrientes incongruentes de la fe – afirma que el aborto no se menciona en las Escrituras, y por lo tanto no debe estar sujeto a ninguna de las prohibiciones basadas en la fe.

Me gustaría añadir mi voz al creciente coro de los creyentes hablando en contra de esas mentiras satánicas y decir que la Escritura es, en efecto claro sobre el tema del aborto. Mientras que la palabra en sí puede que no aparezca en la Biblia, la Palabra de Dios no dice nada cuando se trata del vil pecado de asesinar a los niños en el vientre materno. De hecho, hay varios principios bíblicos que podemos observar para dar forma de cómo vamos a pensar sobre este horrible pecado.

Cada Persona ha Sido Creada por Dios

Para empezar, la Palabra de Dios es clara en que la concepción no es un accidente. Dios crea personalmente cada vida. El Salmo 127:3 dice: “He aquí, don del Señor son los hijos; y recompensa es el fruto del vientre.” Una y otra vez a través de la Escritura, Dios ejerce control soberano sobre la capacidad del hombre de tener hijos (cf. Génesis 16:2 , 17:16, 20:18, 25:21, 1 Samuel 1:19-20; Rut4:13).

En medio de la poderosa predicación de Pablo en Atenas a los filósofos en el Areópago, el apóstol proclama el poder y el control creativo de Dios. En Hechos 17:24, Pablo lo llama “El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay.” Dios creó todo y sigue siendo el Creador, hasta hoy. Nada –incluyendo el hombre – ha venido al mundo, sin Su poder creador (Juan 1:3).

Pablo pasó a hacer ese mismo punto, diciendo que Dios “ni es servido por manos humanas, como si necesitara de algo, puesto que El da a todos vida y aliento y todas las cosas; y de uno hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado sus tiempos señalados y los límites de su habitación, para que buscaran a Dios, si de alguna manera, palpando, le hallen, aunque no está lejos de ninguno de nosotros; porque en El vivimos, nos movemos y existimos, así como algunos de vuestros mismos poetas han dicho: “Porque también nosotros somos linaje suyo.” (Hechos 17:25-28)

En términos simples, vivimos porque Dios nos dio la vida.

Y no una obra distante por parte del Señor. Está involucrado activamente en la formación de cada persona. Tanto David (Salmo 139: 13-16) y Job (Job 10:8-12) acreditan la obra formativa de la vida en el vientre materno a Dios. Utilizan un lenguaje pintoresco para describir qué tan asombrosa y maravillosamente ha sido creada cada persona por la mano del Señor.

No hay accidentes biológicos –eso incluye deformidades y discapacidades. En Éxodo 4:11, el Señor dijo a Moisés: “¿Quién ha hecho la boca del hombre? ¿O quién hace al hombre mudo o sordo, con vista o ciego? ¿No soy yo, el Señor?” Cada aspecto de nuestro ser-incluso aquellos que podríamos considerar las fallas o defectos, ha sido ordenado por el Señor conforme a su propósito (Juan 9:3). Cada creación es un acto de Dios.

Cada Persona ha Sido Creada a Imagen de Dios

El relato de la creación es muy claro en que Dios creó al hombre a Su imagen (Génesis 1:26). Esto establece la humanidad aparte del resto de la creación. En el proceso, Dios imbuyo al hombre con varios de Sus propios atributos. Los llamados atributos comunicables incluyen personalidad y la capacidad de tener relaciones. Al igual que Dios, tenemos la capacidad de amar y de odiar, de entender, de pensar, actuar, elegir y sentir.

El punto es que después que Dios inicia la concepción, no somos sólo el producto de una secuencia biológica o una colección de células. No somos simplemente un trozo expandido de tejido humano. Nuestra piel, huesos y músculos no constituyen la suma de nuestra existencia –no son más que un recipiente que contiene la imagen de Dios. Todo lo que necesitamos para pensar, actuar, sentir, conocer, confiar y esperar, todo lo fundamental para ser una persona –está ahí, presente en el útero.

Y el resultado final de ser portadores de la imagen es que cada persona tiene un valor innato en la creación. Es por eso que la Palabra de Dios condena a asesinos y aboga por el castigo más estricto posible por su crimen. La pena capital es un aspecto clave de la ley de Dios, que se remonta al pacto con Noé. “El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.” (Génesis 9:6). La vida humana es sagrada porque fue creada por Dios a su imagen y semejanza.

Cada Persona es el Objeto de la Cuidado Amoroso de Dios

A lo largo de las Escrituras vemos que Dios ha hecho provisión especial por los pobres, débiles y desamparados. Una y otra vez, Su pueblo está llamado a cuidar de aquellos que no pueden valerse por sí mismos. Salmo 82:3-4 da instrucciones claras a los creyentes, exhortándonos a ” Defended al débil y al huérfano; haced justicia al afligido y al menesteroso. Rescatad al débil y al necesitado; libradlos de la mano de los impíos.” ¿Hay alguien más débil, más impotente, o más indefensa de un niño por nacer?

No hay suficiente espacio aquí para repasar todos los fenómenos médicos increíbles que ilustran cómo el Señor ha diseñado el vientre para ser el protector perfecto para esas pequeñas vidas por nacer. Es asombroso cómo Dios protege a los niños dentro de sus madres, nutriéndoles y preservándoles en calor, salud y seguridad. Y eso hace que sea aún más trágico que tantas madres opten por invadir la protección del vientre y terminar la vida que Dios ha creado en su interior.

En su pacto con Israel, el Señor hizo provisión de cualquier daño que pudiera venir a un niño cuando todavía estaba en el vientre de su madre. Éxodo 21 presenta un escenario gráfico:

Y si algunos hombres luchan entre sí y golpean a una mujer encinta, y ella aborta[a], sin haber otro daño, ciertamente el culpable será multado según lo que el esposo de la mujer demande de él; y pagará según lo que los jueces decidan Pero si hubiera algún otro daño, entonces pondrás como castigo, vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe (Éxodo 21:22-25)

De acuerdo con la ley de Dios, matar a un bebé es un asesinato. La Escritura no tiene que usar la palabra aborto para dejar el punto más claro.

La Buena Noticia

Hay algunas buenas noticias –la mejor noticia, en realidad –y ​​no sería justo terminar aquí sin mencionarlo. La gracia redentora de Dios está disponible, y es capaz de anular el pecado del aborto. El Señor puede usar incluso los actos más atroces de pecado para exhibir y dispensar Su gracia. Tomando el pecado más atroz de todos –la crucifixión de Jesús – como el ejemplo supremo, Judas, Pilatos, y todos los romanos y los Judíos que conspiraron contra Jesús eran culpables de asesinar a la única persona verdaderamente inocente de la historia. Pero el Señor obró a través de esos pecados para cumplir Su voluntad y manifestar Su gracia.

Lo mismo ocurre con el aborto. Es una tragedia horrible, pero la gracia redentora de Dios todavía está a disposición de todos sus participantes, sin excepción.

Estoy convencido de que Dios redime a los niños asesinados, que Su gracia se extiende y toma esos pequeños para que estén con Él. Dos pasajes importantes dejan este punto claro. El primero es el Salmo 22:9-10, donde David escribe: “Porque tú me sacaste del seno materno; me hiciste confiar desde los pechos de mi madre. A ti fui entregado desde mi nacimiento; desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.” David estaba convencido de que pertenecía a Dios, aun cuando él todavía estaba en el vientre de su madre.

Esa confianza es la razón de que pudiera reaccionar a la muerte de su propio hijo con las palabras que pronunció en 2 Samuel 12:23, “Yo iré a él, pero él no volverá a mí.” Gracia dominante de Dios protege a los bebés que mueren y los lleva a la gloria. (Para una discusión más a fondo de este tema, he escrito un libro Safe in theArms of God.)

Además, hay perdón para las madres que han tenido un aborto. Si bien pueden enfrentar recordatorios diarios de su pecado, pueden lavar su culpa y salvarse de su justo castigo por la obra expiatoria de Jesucristo. Del mismo modo, los médicos abortistas que son responsables de tomar estas vidas preciosas pueden ser rescatados del castigo de sus pecados y ser perdonado a través del arrepentimiento y la fe.

No se detiene allí. Dios es sumamente misericordioso, y su perdón es capaz de extenderse a todo el que tiene incluso un papel menor en este horrible genocidio a las enfermeras de la clínica de aborto y consejeros que facilitan el asesinato infantil a diario; a los activistas a favor del aborto, grupos de presión y los políticos que luchan para que sea legal; a los periodistas, cabezas parlantes y artistas que promueven y fomentan aborto; y para todos los maridos y novios que no luchan para proteger las vidas de sus hijos. Tan horrible e impensable que es el aborto, en su misericordia, Dios está dispuesto a perdonar al pecador penitente. Esa es la confesión gozosa de cada creyente – la gracia de Dios es mucho más grande que nuestro pecado.

Entonces, ¿la Escritura tiene algo que decir sobre el aborto? Habla directamente y con claridad sobre la cuestión. Más que eso, ofrece la única solución a la culpa y la vergüenza sufrida por muchos de los que participan en ella –la gracia redentora de Cristo que murió y resucitó para que los mentirosos y los ladrones arrepentidos y borrachos, adúlteros, homosexuales y sí, incluso los asesinos, pudiesen recibir el perdón y la paz con Dios.

Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140606
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

PARTICIPA EN LA ENCUESTA

¿El aborto es un asesinato de un bebé antes de nacer?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

3 Responses to ¿Es Clara la Escritura Sobre el Aborto? por John MacArthur

  1. Gamaliel says:

    Ustedes viven un mundo ideal que tal embarazo ectopicos, quimioterapia, insuficiencia cardiaca, que tal para una mujer decidir que tiene poca probabilidad de vivir si pare, teniendo varios niños por lo que ver. Hay excepciones. Entiendase prima el derecho de la vida, ustedes y los abortistas tienen un actitud extrema.

    • el aborto es un asesinato de una criatura indefensa, antes de ponerse en la situacion de “necesitar” un aborto es mejor no embarazarse livianamente o alegremente por una noche en discoteca como muchas irresponsables, que ni siquiera se arrepienten de tremendo pecado, no merecen por lo tanto el perdon de Dios

  2. Lorena Gaona says:

    Querido Gamaliel, soy una mujer trasplantada renal que perdió toda la función renal debido a dar a luz a una gemelas que ahora tienen 19 años. Estuve 8 largos años en un proceso de sustitución renal llamado hemodiálsis. No pretendo generalizar los casos de embarazos de alto riesgo, pero más que llamarnos extremistas, considera que el hombre y la mujer nos hemos apartado de Dios. Queremos llevar nuestra propia vida, aún que esta no nos pertenece. No nos formamos a nosotros mismos. La fe cristiana no es una fe empírica, sino que está basada en evidencias divinas irrevocables. Deseo tanto que conozcas al verdadero Dios, quién hace llama las cosas que no son como si fuesen. Si hubiese optado por el aborto el cual estaba a mi alcance en ese momento en México hace 19 años, no hubiese experimentado el poder y amor de Dios por medio de Su ciencia y por medio de Su Palabra. ¡Dios te bendiga mucho! y Dios te permita conocerle. Para los que amamos a Dios todas las cosas nos ayudan a bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *