Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¡He Aquí su Misericordia! por Max Lucado

por Max Lucado

Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándonos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Efesios 4.32

Jesús se ciñe la cintura con un delantal de sirviente, toma una vasija y se arrodilla ante uno de sus discípulos. Desata una sandalia que cubre uno de sus pies y lo coloca en la vasija, lo cubre con agua y comienza a lavarlo. Uno por uno, un pie mugriento tras el otro, Jesús va lavando los pies de todos sus discípulos.

Puedes estar seguro de que Jesús conoce el futuro de estos pies que lava. Estos veinticuatro pies no caminarán al siguiente día en pos de su maestro, en defensa de su causa. Estos pies huirán para buscar refugio del destello del filo de la espada romana. Solo un par de pies no lo abandonarán en el huerto. Solo un discípulo no lo abandonará en Getsemaní. Y Judas ni siquiera llegará tan lejos.

¡He aquí el regalo que Jesús hace a sus discípulos! Él conoce lo que estos hombres están a punto de hacer… Y cuando lo hagan, quiere que recuerden cómo se arrodilló delante de ellos y les lavó los pies. Quiere que comprendan que esos pies están aún limpios… Él perdonó sus pecados antes de que los cometieran. Les ofreció misericordia aún antes de que la buscaran.

Como Jesús

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *