Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Diseñados para adorar” del pastor A. W. Tozer (Parte 5).

TozerPor: Soldado de Jesucristo.

Notas personales tomadas del libro

– La adoración es algo extraordinario, y prefiero adorar a Dios que a cualquier otra cosa que exista en todo el planeta.

– El himnario cristiano es un lugar hermoso donde comenzar un régimen cotidiano de adoración a Dios.

– Algunos podrían decir que pasarse el tiempo adorando a Dios es un desperdicio. «Hay trabajo que hacer para el Maestro»,nos dicen. No hay tiempo para holgazanear, afirman, como si la adoración encajase en esta categoría. La parte positiva de esto es que, si usted adora a Dios, será una persona activa.

– Contemple algunos de los grandes progresos de la civilización y descubrirá que los hicieron hombres y mujeres adoradores. Siempre que la Iglesia salía de su letargo y se despertaba de su sopor espiritual, y llegaba a un renacimiento y un avivamiento, los adoradores estaban detrás del proceso.

– Somos llamados a adorar y cuando no lo hacemos usando la plenitud de nuestro potencial como redimidos, fallamos a Dios. Cuando sustituimos la adoración por el trabajo, fallamos a Dios de maneras que no podemos ni siquiera entender.

– La mayoría de iglesias de hoy día se dirige igual que puede dirigirse un club o una empresa, lo cual me entristece.

– Ojalá pudiéramos volver a adorar, de modo que cuando una persona entrase en una iglesia y descubriera al pueblo de Dios adorando, pudiera postrarse y decir: «Ciertamente, Dios está en este lugar».

– «¿Por qué olvidar los prodigios que Él ha hecho?» ¿Por qué hemos de guardar silencio sobre las maravillas de Dios? «¿Porqué dejar en el olvido sus grandes obras?» Que toda la tierra confiese su poder, que toda la tierra adore su gracia. Todos, gentiles y judíos se unirán en la divina tarea de la adoración.

– La adoración humilla a una persona como nada más puede hacerlo. El hombre egoísta, presuntuoso, no puede adorar a Dios, como no puede hacerlo un demonio arrogante. Antes de que haya adoración, debe haber humildad en e lcorazón.

– Cuando el Espíritu Santo viene y abre los cielos hasta que el mundo se queda atónito por lo que ve, y cuando sumido en una maravilla de asombro confiesa la Presencia increada de Dios, frente a ese misterio antiguo, tenemos adoración. Si no hay misterio, no hay adoración; si entiendo a Dios, no puedo adorarlo.

– Hoy día hay muchos que no pueden adorar de manera correcta porque no tienen una opinión de Dios lo bastante buena. En nuestra creencia, Él se ha reducido, modificado, editado, cambiado, corregido, hasta que ya no se parece al Dios que vio Isaías, alto y sublime, sino a otra cosa. Y como en la mente de las personas Dios se ha visto reducido, ellas no tienen esa confianza ilimitada en su carácter, que distinguió a una generación anterior de cristianos.

– En todas partes, y siempre, Dios debe ser el precursor; Dios siempre llega primero, siempre antes; Él siempre precede. El Dios que encontramos no es ese dios barato y casero que podemos comprar en nuestros tiempos, rebajado de precio porque ha caducado. En lugar de eso, a quien debemos adorar es al Dios y Padre, el Dios asombroso, misterioso, que dirige el mundo y sostiene el universo en sus grandes manos.

– Una cosa que necesitamos en estos tiempos es renovar la adoración. Debemos rescatar nuestro concepto de Dios de las deplorables profundidades en las que ha caído. El no necesita que lo rescatemos, pero sí debemos rescatar nuestros conceptos, sumidos en un estado caído y terriblemente desacertado, que impide una adoración pura y deleitosa.

– El Dios de toda la tierra no puede hacer el mal; y cuando podamos pensar así en su presencia, habremos empezado a adorarlo.

– Pocas veces escuchamos a alguien que ora admirando a Dios y alabando su excelencia, y diciéndole hasta qué punto es excelente.

– Esta generación ha producido cristianos que son, principalmente, cristianos de Papá Noel.

– Usted no puede leer la Biblia mucho tiempo sin descubrir que Dios fascinó a algunas personas. Se sintieron fascinadas por Él, llenas de un elevado entusiasmo moral. Sería difícil encontrar mucho de esto en la iglesia estadounidense promedio.

– No quiero formar parte de ningún grupo religioso en el que cada persona no es más que una pieza del engranaje: el pastor gira la manivela y, si todo sale bien al final del año, y no se ha producido un déficit, es que es buena persona. A mí no me interesa en absoluto nada de esto. Quiero empezar y acabaren Dios. Por supuesto, es imposible abarcar a Dios, el cual es infinito.

*A. W. Tozer fue pastor, escritor y editor autodidacta, y sus poderosos mensajes siguen conmoviendo los corazones y despertando las almas de los creyentes de hoy en día. Fue autor de más de 40 libros, entre ellos Diseñador para adorar, Fe auténtica, Fe más allá de la razón y la verdadera vida cristiana.

En los próximos días estaré publicando las otras partes de este libro del pastor Tozer, recomiendo mucho su obra. Ya puedes leer la Primera ParteSegunda ParteTercera Parte  y Cuarta Parte de las Notas.

PARTICIPA EN LA ENCUESTA

¿Dios se preocupa por mis decisiones del día a día?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *