Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

“Fuego Extraño” | John MacArthur (Parte III)

John MacArthur

Compilado por: Soldado de Jesucristo.

Notas personales extraídas del libro:

– Tratar al Espíritu Santo de manera irreverente es hacer enemigo de Dios.

– Las personas que quieren ver milagros hoy deben dejar de seguir a los falsos sanadores y comenzar a participar en el evangelismo bíblico. Ver un pecador volverse a Dios es ser testigo de un milagro real de Dios.

– Advertir a los incrédulos sobre la realidad del juicio futuro es a la vez una obra atemorizante y clemente del Espíritu, alertándolos de las graves consecuencias que les esperan a todos los que no se arrepientan.

– Es cierto que predicar sobre la depravación humana, la santidad de Dios y el castigo eterno no es muy popular, especialmente en una sociedad posmoderna. No obstante es el único ministerio que recibe el poder del Espíritu Santo. Él es el poder detrás de la predicación del evangelio, usando su Palabra para llamar a los pecadores al Salvador y regenerarlos.

– Al proclamar la verdad de las Escrituras, el Espíritu de Dios las usa para penetrar los corazones de los no redimidos, convenciéndolos de la verdad y convirtiéndolos de hijos de la ira en hijos de Dios (Heb 4.12).

– En el plano físico, los bebés no se conciben a sí mismos. Del mismo modo, en el ámbito espiritual, no es iniciativa de los pecadores nacer de nuevo, ni tampoco pueden lograrlo por ellos mismos. La regeneración es la obra completa del Espíritu Santo.

– El reino de la salvación no se puede ganar mediante el esfuerzo humano o la justicia propia.

– El Espíritu nos libera del miedo y el temor que un pecador tendría naturalmente al acercarse al Dios santo. Como niños pequeños, podemos sin temor entrar en la presencia del Todopoderoso y hablar íntimamente con nuestro Padre.

– El Espíritu produce una actitud de profundo amor a Dios en los corazones de aquellos que han nacido de nuevo. Ellos se sienten atraídos a Dios, no le temen.

– De una forma maravillosa e incomprensible, el Espíritu de Dios hace su morada en la vida de cada persona que confía en Jesucristo.

– La prueba decisiva de la verdadera salvación es la presencia interior del Espíritu de Dios, y el fruto de esa residencia se ve en el hecho de que los creyentes no andan conforme a la carne, sino según el Espíritu.

– Es importante destacar que no hay tal cosa como un creyente genuino que no posea el Espíritu Santo.

– Sin la obra del Espíritu Santo nadie podría hacer otra cosa que un miserable pecador.

– Los creyentes genuinos, las personas en quienes el Espíritu Santo ha establecido su residencia, piensan hablan y actúan de manera distinta. Ya no se caracterizan por su amor al mundo, sino que aman las cosas de Dios. Esta transformación es una prueba del poder del Espíritu que actúa en la vida de aquellos en los que mora.

– Ninguna persona o fuerza podrá romper alguna vez el vínculo de comunión entre Dios y los que le pertenecen.

– Los que han recibido el Espíritu Santo pueden estar seguros de que son en verdad salvos (autenticidad) y su salvación no puede perderse o serles robada (seguridad)

– El día de nuestra muerte será mejor que el día de nuestro nacimiento, porque la primera vez nacimos en pecado, pero cuando muramos, vamos a despertar en la presencia gloriosa de Cristo.

En días de tanta confusión doctrinal este libro del pastor John MacArthur es de obligada lectura para aquellos que están comprometidos con contender ardientemente por la fe y la verdad dada una vez a los santos (Jd 1:3), a partir de esta semana estaré subiendo al blog las notas personales que tomé de este libro, espero les sea de bendición, no olviden compartir con sus amistades. Ya pueden leer la Primera Parte  y Segunda Parte de las Notas

También te puede interesar:

1. 

2. 10 similitudes entre Charles Spurgeon y Martyn Lloyd-Jones

3. Frases del Pastor John MacArthur

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *