Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿El alma del ser humano no sobrevive después de la muerte? | Norman Geisler

Por: Norman Geisler

¿Demuestra Génesis 2:7 que los seres humanos no tienen un alma que sobreviva después de la muerte?

EL TEXTO:

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”.Génesis 2:7 RV 1960)

LA TERGIVERSACIÓN:

Los testigos de Jehová citan este versículo para probar que el hombre no tiene un alma que sea distinta del cuerpo. “El uso bíblico muestra que el alma es una persona o un animal o la vida de la que disfruta una persona o un animal” (Mankind´sSearch por God[La búsqueda de Dios por la humanidad 1990], p.125). Por consiguiente, las personas son almas en el sentido de que son seres vivientes, no en el sentido de que tengan una naturaleza inmaterial que sobreviva después de la muerte.

CORRECCIÓN DE LA TERGIVERSACIÓN

En Génesis 2.7 la palabra hebrea para “alma” (Néfesh) significa “ser viviente”. Sin embargo, esta palabra hebrea es muy rica, y tiene varios matices en distintos contextos.

Un error fundamental que a veces cometen los estudiantes del hebreo y del griego es suponer que si determinada palabra hebrea o griega se emplea de cierta manera en un versículo, debe de significar lo mismo en todos los demás pasajes donde se emplea. Pero eso es simplemente incorrecto. La realidad es que las palabras hebreas y griegas pueden tener matices diferentes en contextos diferentes. La palabra néfesh es un ejemplo. Aunque la palabra quiere decir “ser viviente” en Génesis 2.7, en Génesis 35.18 la palabra se refiere a un alma o un espíritu a diferencia del cuerpo.

Por otra parte, cuando examinamos lo que dice la totalidad de las Escrituras en cuanto al alma, está claro que la posición de la Sociedad de la Atalaya (los testigos de Jehová) está equivocada. Por ejemplo, Apocalipsis  6. 9 -10 se refiere a almas incorpóreas debajo del altar de Dios (sería absurdo interpretar la referencia a “alma” en este versículo como “ser viviente”: “… vi debajo del altar los seres vivientes de los que habían muerto”). Primera a Tesalonicenses 4: 13 -17 dice que Cristo traerá consigo las almas …  de aquellos que están con él en cielo y volverá a unir sus espíritus con sus cuerpos resucitados. En Filipenses 1. 21 -23 Pablo dice que es mejor “partir y estar con Cristo”. En 2 Corintios 5. 6 – 8 Pablo dice que estar ausente del cuerpo es estar presente al Señor. Claramente, la totalidad de las Escrituras enseña que cada persona tiene un alma que sobrevive después de la muerte.

Tomado de “Respuestas a las sectas” de Norman Geisler p. 26 -27

Sobre el autor: El Dr. Norman Geisler es autor o coautor de unos cincuenta libros y centenares de artículos. Él ha enseñado en la universidad y a nivel de graduados por cuarenta y tres años. Ha dado conferencias y presentado debates en cincuenta estados y en veinticinco países de todos los continentes. Él tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Loyola y ahora sirve como Presidente del SouthernEvangelicalSeminary (Seminario Evangélico del Sur). Su esposa, Barbara Jean es graduada del Fort Wayne BibleCollege. Ellos tienen seis niños y diez nietos.


También puede interesarle:

¿Es el Espíritu Santo una persona o la “fuerza activa de Dios” como enseñan los testigos de Jehová?

¿María debe ser venerada por encima de todas las criaturas, como afirman los católicos?

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

3 Responses to ¿El alma del ser humano no sobrevive después de la muerte? | Norman Geisler

  1. Omega says:

    LBLA
    Eze 18:4 He aquí, todas las almas son mías; tanto el alma del padre como el alma del hijo mías son. El alma que peque, ésa morirá.
    Eze 18:20 El alma que peque, ésa morirá. El hijo no cargará con la iniquidad del padre, ni el padre cargará con la iniquidad del hijo; la justicia del justo será sobre él y la maldad del impío será sobre él.

    Saludos hermano @alianjesus, no empecé con el saludo sino con el verso bíblico porque es interesante como se utiliza la mala interpretación personal para establecer dudas sobre doctrinas, esto de acuerdo contigo en cuanto a la tergiversación de los testigos de Jehová sobre las doctrinas bíblicas pero en cuanto al estado de los muertos no están equivocados, fíjate que esa doctrina los tienen contra las cuerdas respecto a los supuestos 144000 personas que van al cielo con Cristo ya que ellos si tienen otro cuerpo (espiritual), si siguen forzando la escritura van a tener que abandonar una de las dos porque entre ellas se contradicen.

    En cuanto a los demás versos que utilizas te recomiendo la serie “Estados de los Muertos” quizás mas adelante haga algunos artículos sobre estos temas, pero no des por sentado la inmortalidad del alma ya que este verso podría interpretarse de mil+1 formas si nos vamos por la conveniencia doctrinal.

    LBLA
    Gén 4:10 Y El le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.

  2. Omega says:

    Solo hay que ver el relato del Génesis para entender que la doctrina del alma inmortal es obra de Satanás y que arraigada a ella está la práctica del espiritismo.

    Génesis 3:1-4
    Y la serpiente era más astuta que cualquiera de los animales del campo que el SEÑOR Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: “No comeréis de ningún árbol del huerto”? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: “No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.” Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis.

    Dijo Dios
    Ezeequiel18:4 He aquí, todas las almas son mías; tanto el alma del padre como el alma del hijo mías son. El alma que peque, ésa morirá.
    Satanás Dijo
    Génesis 3:4 Ciertamente no moriréis.

  3. Neo says:

    Los testigos de Jehová no han tergiversado nada. Los que están realmente equivocados son los que han publicado esta página.
    ¿Qué significa la palabra néfesch? Literalmente significa “criatura que respira”.
    En Gén 2:7 se dice que el hombre llegó a ser un néfesch, no que Dios se lo incorporó dentro. De modo que la Biblia deja claro que el ser humano no fue creado con un alma inmortal, sino que todo ser humano es un “alma viviente”. Así que, por mucho que busque, en la Biblia no encontrará la expresión “alma inmortal”.
    Pero es interesante de dónde surge esta doctrina:
    El historiador griego Heródoto, del siglo quinto antes de nuestra era, afirmó que los egipcios “dijeron los primeros que era inmortal el alma de los hombres”. Los antiguos babilonios también se dejaron seducir por la idea de la inmortalidad del alma. Para cuando Alejandro Magno conquistó Oriente Medio (332 a.e.c.), los filósofos griegos habían popularizado esta doctrina, y en poco tiempo se extendió por todo el imperio.
    En el siglo primero de nuestra era, dos importantes sectas judías, los esenios y los fariseos, enseñaban que el alma sobrevive a la muerte del cuerpo. The Jewish Encyclopedia explica: “La creencia de la inmortalidad del alma llegó a los judíos por el contacto con el pensamiento griego y sobre todo mediante la filosofía de Platón”. Igualmente, Josefo, historiador judío del siglo primero, no atribuyó esta enseñanza a las Santas Escrituras, sino a “la opinión de los griegos”, que él consideraba una colección de mitos y leyendas.
    A medida que se iba difundiendo la cultura griega, quienes afirmaban ser cristianos también iban adoptando esta enseñanza pagana. Según el historiador Jona Lendering, “la hipótesis de Platón de que el alma estuvo antes en un lugar mejor y ahora vive en un mundo caído allanó el camino para que la filosofía platónica se fusionara con el cristianismo”. De esta forma, la Iglesia “cristiana” asimiló la doctrina pagana del alma inmortal, que se convirtió en una parte esencial de sus creencias.

    Afortunadamente, Jesús dijo: “Conocerán la verdad, y la verdad los libertará” (Juan 8:32). El conocimiento exacto de la verdad bíblica nos libera de las enseñanzas y prácticas que ofenden a Dios y que tantas religiones promueven. Además, nos libera de las cadenas de las tradiciones y supersticiones relacionadas con la muerte.
    Recordemos que el propósito original de Dios fue que el hombre viviera eternamente, no que muriera. Y Él es el leal. Creo en esa promesa de Isaías 55:10 y 11 ¿y ustedes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *