Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

A Jacob amé, más a Esaú aborrecí | Charles Spurgeon

Por: Charles Spurgeon

Decía uno el otro día:

–  «Detesto el texto que dice: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí».

– «¿Por qué?», decía un amigo, «¿Qué dificultad le encuentra usted?»

La réplica fue: «No puedo ver por qué Dios había de aborrecer a Esaú». «No estoy sorprendido en lo más mínimo, dijo nuestro amigo, de que Dios aborreciese a Esaú; pero sí estoy enormemente asombrado de que Dios amase a Jacob».

Esto último es ciertamente una maravilla de la gracia; lo otro no es más que un hecho común de la justicia.

Fragmentos tomados del libro “Un ministerio ideal” p. 309 el cual recopila varios sermones del pastor Spurgeon dictados en la Conferencia Anual de ministros, puedes descargar el libro en formato PDF en este enlace.


También le puede interesar:

Una defensa del calvinismo por Charles Spurgeon – PDF gratis

Charles Spurgeon Sobre el Calvinismo – Elección Incondicional

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

3 Responses to A Jacob amé, más a Esaú aborrecí | Charles Spurgeon

  1. Albina Josefina Avendaño Reyes says:

    Muchas gracias por compartir estos fragmentos de sermones (o estudios)de Charles Spurgeon. Me he tomado la libertad de copiarlos y enviarlos diariamente al grupo de whatsapp de la Iglesia y amigos. Ellos a su vez los comparten con sus amistades. Para mí en lo personal son joyas valiosas y no puedo quedarme con el tesoro. Dios les bendiga!

  2. yorbel says:

    Sin embargo, no se pueden usar estos versos para apoyar la elección incondicional. Comparto la opinión de que Dios no deja de ser un Dios de gracia, amor y juicio si salvara a algunos (por elección incondicional) y reprobara a otros (doble predestinación calvinista). Si este es el modo de actuar de Dios, no lo veo claramente en las Escrituras. Estos versos se refieren a naciones respresentadas por estos dos individuos, a saber, Israel y Edom. En la Palabra de Dios no veo una elección incondicional sino bajo la condición de fe en el Cristo. Creo en la Depravación Total pero no en la inhabilidad total, el hombre todavía puede decidir seguir a Cristo, esto no lo convierte en cooperante de la gracia. También creo que Dios ama a todos los pecadores y quiere que lleguen al conocimiento de la verdad. Todos aquí es todo, y pienso que tratar de desligar la voluntad desiderativa de la decretativa no es otra cosa que una distorsión. Mi humilde criterio. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *