Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

10 cosas que debes saber sobre el Espíritu Santo

 

Hay muchos malentendidos en cuanto al Espíritu Santo. Algunos lo consideran una fuerza mística; otros piensan que es el poder impersonal de Dios para salvar a personas. Entonces, ¿qué nos tiene que decir la Biblia acerca de Él? ¿Quién es el Espíritu Santo? Aquí diez cosas que debes saber acerca de la persona, naturaleza, y obra del Espíritu Santo.

  1. El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad. No es un poder ni una fuerza. La Escritura le atribuye una personalidad distintiva, al igual que al Padre y el Hijo (Mt. 3:16-17; Jn.14:16-17).
  2. El nuevo Testamento hace mención del Espíritu Santo constantemente:
  • 56 veces en los evangelios.
  • 57 veces en el libro de los Hechos.
  • 112 veces en las cartas de Pablo.
  • 36 veces en el resto del Nuevo Testamento.
  1. El Espíritu Santo piensa, conoce el lenguaje, tiene voluntad, se le puede tratar como una persona, se le puede mentir, se le puede probar, se le puede resistir y se le puede contristar (Hech. 5:3; 7:51).
  2. En la Palabra encontramos la afirmación de Su divinidad. El Espíritu Santo posee los atributos divinos: omnisciencia, omnipresencia, omnipotencia, eternidad (1Co. 2:10,11; Sal.139:7; Zac 4:6; He. 9:14).
  3. El Espíritu Santo es llamado de distintas maneras a lo largo del Nuevo Testamento:
  1. Podemos ver al Espíritu Santo desde el Antiguo Testamento haciendo diversas actividades, como:
  • Obrando en la creación (Gn. 1:2).
  • Da aliento a los hombre y los animales (Gn. 2:7; 6:3).
  • Capacitando a hombres para la batalla (Jue. 3:10)
  • Capacitando a los profetas para anunciar el mensaje del Señor (Miq. 3:8)
  1. En el Antiguo Testamento, el Espíritu Santo estaba en medio del pueblo de Dios (Is. 63:11) y capacitaba a ciertos hombres para tareas especiales (Ex. 31:3; Jue. 6:34; 11:29). Sin embargo, no era dado a todos y podía ser retirado (Jue. 13:25; 16:20; Sal. 51:11).
  2. La primera obra del Espíritu Santo en el hombre es convencer de pecado (Jn. 16:8,11) y de la realidad del perdón a través de Jesucristo. Esto lo hace a través de la predicación (Hch. 2:37; 1 Tes 1:5) y del ejercicio de los dones espirituales (1Co. 14:24-25).
  3. El Espíritu Santo es prometido a todos los creyentes (Hch. 2:38) y es un don que se recibe por la fe en Jesucristo (Ef. 1:13; 3:16-17; Ga. 3:2,5).
  4. El Espíritu Santo es el que produce la obra de regeneración en nosotros. Él es el sello de nuestra salvación, En El también ustedes, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído, fueron sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de Su gloria, (Ef. 1:13-14).

Tomado de Coalición por el Evangelio.


También le puede interesar:

¿Es el Espíritu Santo una persona o la “fuerza activa de Dios” como enseñan los testigos de Jehová?

 

¿Te resultó interesante? Compártelo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *