Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Líder de la iglesia pentecostal cubana defiende matrimonio entre un hombre y una mujer.

 

En esta ocasión quiero compartir con los lectores del blog un artículo aparecido en la Revista “La Antorcha pentecostal” No. 2/2018, Mayo – Agosto 2018 titulado “La preservación de valores y roles dentro de la familia: claves para una sociedad estable” del Rev. Moisés de Prada Esquivel, Superintendente General de las Asambleas de Dios en Cuba

Dicha revista tiene una publicación cuatrimestral y es el órgano oficial de la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios).

Como es conocido, Cuba se encuentra en un momento crucial pues se discute en estos momentos en todo el país el Proyecto de Constitución que regirá al país durante las próximas décadas, dentro de dicho proyecto se encuentra el Artículo 68 que da luz verde a la aprobación del matrimonio entre personas homosexuales, ante esta realidad varias iglesias evangélicas cubanas se han pronunciado en contra, y  de igual forma la iglesia católica cubana ha declarado estar en contra del matrimonio entre dos personas del mismos sexo.

Sin más preámbulo les dejo el artículo de manera íntegra:


La preservación de valores y roles dentro de la familia: claves para una sociedad estable

Por: Rev. Moisés de Prada Esquivel.

Superintendente General de las Asambleas de Dios en Cuba

La definición de lo que es el matrimonio y la familia que alguna vez considerada la norma, se está desacreditando en nuestra sociedad; incluso, en nuestras comunidades de fe. Las actitudes y comportamientos de algunas denominaciones, han empañado los valores y roles de la verdadera familia, dando lugar a desconfianza y críticas que recaen sobre la iglesia en general, y van en detrimento del cristianismo.

Cualquier sociedad que acepte o aliente las relaciones sexuales solo por placer se aleja de lo que el matrimonio está llamado a ser. Las comunidades religiosas que han tolerado la promiscuidad aún entre laicos y ministros que hicieron solemnemente sus votos matrimoniales, no han considerado los devastadores efectos causados a la imagen del cristianismo. Han minimizado el daño causado por el divorcio y el nuevo casamiento, incluso, con la permanencia de ambos ex cónyuges dentro de la propia iglesia con sus nuevas parejas.

Sin embargo, todavía existe un testimonio positivo del papel perdurable que tiene el cristianismo en la vida y la familia cubana. No son pocos los que buscan la bendición de las instituciones eclesiásticas. Ellos reconocen que recibir esta aprobación formal por la iglesia, le dará un apoyo eficaz y estable a sus matrimonios y familias. Dicho apoyo proviene de los valores enseñados por las Escrituras que legitiman la moralidad de nuestra cultura eclesial.

Esta es una razón más que convincente para no dejarnos permear por las tendencias actuales licenciosas. Tenemos la Palabra profética más segura (2 Pedro 1:19), y la presencia del Espíritu Santo que nos guía a toda verdad (Juan 16:13), para frenar y confrontar toda tendencia dañina y perniciosa por muy inocua que parezca. Asimismo, nos capacita para ofrecer orientación y atención pastoral bien fundamentada que ayude a las familias que enfrentan problemas de sexualidad con sus hijos, o conductas que no estén acordes a los principios bíblicos. Las comunidades cristianas deben estar entrenadas para apoyar a la gente en su lucha por vivir castamente.

La sociedad posmoderna actual transita a una nueva etapa a la que los psicólogos denominan “modernidad líquida”. En esta nueva sociedad no se trata solo de cambiar la actitud o expresión externa del ser humano, sino de transformar la esencia misma de su propia naturaleza. El género y la identidad de un individuo han dejado de ser importantes, se consideran solo aspectos circunstanciales, por lo que cada uno toma la forma que quiera, tal como un líquido de adapta al recipiente. La ética flotante, la aceptación del aborto, del adulterio, del divorcio, del feminismo radical y del movimiento gay y lesbiano han cubierto los medios, los salones, y hasta la enseñanza escolar, pero no podrá jamás contaminar a la iglesia de Cristo.

La ética flotante, la aceptación del aborto, del adulterio, del divorcio, del feminismo radical y del movimiento gay y lesbiano han cubierto los medios, los salones, y hasta la enseñanza escolar

Todo el caos creado dificulta que las personas tomen una verdadera conciencia de su identidad; genera desorientación, falta de arraigo, de propósitos y de sentido de dirección; causa que se pierdan los ideales y la fe en el futuro. Es un auténtico ataque a la esencia del ser humano, a sus raíces teológicas y antropológicas. En otras palabras, es el fruto podrido y amargo de la falta de virtudes morales, éticas y teológicas de esta sociedad sin Dios. De modo que no hay lugar para los principios y valores que legitiman el concepto de familia estable y funcional.

Todo el caos creado dificulta que las personas tomen una verdadera conciencia de su identidad; genera desorientación

Por otra parte, insistimos que es deshumanizante definir nuestra personalidad como hombre y mujer únicamente por los deseos, como lo plantean psicólogos y sexólogos contemporáneos. No es plausible sugerir que esa experiencia humana milenaria para la que fuimos creados y que nos ha enseñado todo lo referente al auto – control, deba ser considerada por estas tendencias aberrantes como una mera represión; buscando certificar o justificar su comportamiento deseado, aunque sea desviado. Basados en las enseñanzas bíblicas, rechazamos radicalmente el dualismo entre el ser y el cuerpo. Nuestros cuerpos tienen su propia dignidad, llevan su propia verdad y son parte de nuestra identidad y personalidad, de una manera fundamental estampada con el sello divino.

El matrimonio y la familia, el hogar: esposo, esposa e hijos, unidos por un vínculo legal y por el reconocimiento pública; es la institución más eficaz para criar a los niños y orientar la sana sexualidad. No todos los matrimonios y familias “funcionan”, pero es poco sabio permitir que, en vez de ser guiados por una visión de lo que es naturalmente normativo e ideal, nos dejemos llevar por el patológico desenfreno de los que buscan solo cubrir su inmoralidad.

El matrimonio y la familia, el hogar: esposo, esposa e hijos, unidos por un vínculo legal y por el reconocimiento pública; es la institución más eficaz para criar a los niños y orientar la sana sexualidad

Debemos pronunciar nuestros valores como seres humanos, de dignidad, de decoro y pureza. De igual forma, dejar claro nuestros roles sociales como la maternidad y la paternidad de hijos que solo pueden ser concebidos por parejas heterosexuales. Debemos resaltar los principios cristianos para dejar un fundamento firme y sano que alumbre como antorcha en la oscuridad de un mundo en tinieblas.

Debemos resaltar los principios cristianos para dejar un fundamento firme y sano que alumbre como antorcha en la oscuridad de un mundo en tinieblas.

Nadie debería dudar que la institución del matrimonio (entre un hombre concebido varón y una mujer concebida hembra) como familia con patrones comunitarios sirven mejor al bienestar humano. No fue el judaísmo o el cristianismo quienes inventaron la norma heterosexual; fue el propio Dios desde la misma creación (Génesis 1:27; 5:2; Mateo 19:4; Marcos 10:6), esto afirma nuestra fe y puede abrir nuestros ojos para ver las importantes verdades sobre la vida.

la institución del matrimonio (entre un hombre concebido varón y una mujer concebida hembra) como familia con patrones comunitarios sirven mejor al bienestar humano.

Es fundamental para la vida humana y para cualquier sociedad que las personas sean procreadas de forma natural, lo cual se expresa típica y paradójicamente en el matrimonio entre un hombre y una mujer, en el que los dos se vuelven una sola carne. Una unión que, según la verdad bíblica, es el fundamento de toda comunidad humana. En el matrimonio se manifiestan tres elementos importantes de la vida humana:

  1. Solo la norma heterosexual da una expresión completa a los compromisos de tiempo e historia evidentemente necesarios para tener y cuidar a los hijos, formando familias que son el componente esencial de la sociedad.
  2. La complementariedad solo puede existir entre el hombre y la mujer pues está basada en nuestros cuerpos y en su estructura, lo cual se acepta completamente.
  3. La sociedad humana necesita la dirección y el dominio de muchos impulsos y presiones. Y es en el matrimonio en el que de forma singular nuestra indocilidad empieza a curarse y nuestro temor a la responsabilidad se supera; donde aprendemos a anteponer las necesidades de la otra persona a nuestros deseos. El hombre y la mujer necesitan todo el apoyo que puedan recibir para mantener un matrimonio estable. Donde la siguiente generación pueda florecer y contribuir a una sociedad estable.

Nosotros como iglesia de Cristo, debemos apoyar amorosamente a todos los fieles en su batalla contra la tentación. Por tanto, consideramos pecaminoso todo acto que atente contra el verdadero matrimonio (hombre nacido varón y mujer nacida hembra) y la familia cristiana. Cumplamos con nuestro rol, eduquemos a nuestros feligreses y confiemos en el Señor, quien dijo “…y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18)

Fuente: “La Antorcha pentecostal” No. 2/2018, Mayo – Agosto 2018, pág 4-5


También le puede interesar:

Cuba: Iglesia Bautista “La Trinidad” de Santa Clara reafirma su compromiso con la familia (+ CARTA AL CONSEJO DE ESTADO Y DE MINISTROS)

Líderes evangélicos cubanos dicen NO al matrimonio homosexual.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

3 Responses to Líder de la iglesia pentecostal cubana defiende matrimonio entre un hombre y una mujer.

  1. fitness says:

    Muy de acuerdo con todo lo que planteas…

  2. Rene says:

    Bravo por Moises de Prada, que Dios le siga dando la sabiduría necesaria para estar al frente de nuestra denominación, gracias al hermano alianjesus por compartir este escrito que verdaderamente cuando lo leí en la antorcha fue de gran bendición, que Dios bendiga mucho a las Iglesias de Cuba y que su gracia soberana sobreabunde en nosotros.

  3. Jonas says:

    sabemos que la verdad es lo que nos lleva por el buen camino y a la victoria si nos unimos a una sola vos y eso lo que quiere Cristo que nos dios su palabra debemos serle fiel y luchar hasta el final Dios nos dio espíritu fortaleza y de valentía no de cobarde , por eso si unimos nuestras voces en oración , sabiendo que nuestra lucha no es humana es espiritual contra todas potestades del reino de las tiniebla ,desalentarnos jamás , unirnos siempre ese es nuestro propósito y se romperán todos muro de maldad que el hombre quiere imponer ,recuerden siempre la verdad de CRISTO prevalecerá siempre . no lo duden ……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *