Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Fragmentos del libro “Santidad” (4ta Parte) – J. C. Ryle

Compilado por: Soldado de Jesucristo.

– La unión con Cristo que no produce ningún efecto en el corazón y en la vida es una unión meramente protocolar, que no tiene valor ante Dios.

– La fe que no tiene una influencia santificadora en el carácter no es mejor que cualquier fe en demonios.

– Donde no hay una vida santificada, no existe una fe real en Cristo.

– Mientras más somos perdonados, más amamos. Aquel a quien la sangre lava camina en la luz.

– Aquel que es nacido de nuevo y hecho una nueva criatura recibe una nueva naturaleza y un nuevo principio, y vive siempre una vida nueva.

– Una conversión, que el hombre tiene pero que aún vive descuidadamente en pecado y mundanería, es una conversión inventada, inspirada por teólogos, pero nunca mencionada en las Escrituras.

– La falta de santificación es un signo de no conversión.

– Donde no hay una vida santa, no ha habido un nacimiento santo.

– El Espíritu no permanece quieto ni ocioso dentro del alma: El siempre hace que su presencia sea conocida por el fruto. Éste guarda el corazón, carácter y vida.

– Así como sabemos que hay viento por los efectos que éste produce en las olas, los árboles y el humo, así mismo debemos saber que el Espíritu está en un hombre por los efectos que Él produce en la conducta de ese hombre.

– La santificación es la única marca segura de la elección de Dios.

– Los nombres y cantidad de los escogidos es un secreto que sin duda Dios ha mantenido sabiamente guardado para Sí mismo y no ha revelado a ningún hombre.

– No nos ha sido dado a nosotros en este mundo estudiar las páginas del libro de la Vida y ver si nuestros nombres están ahí. Pero sí hay una cosa clara y simple establecida acerca de la elección: ésta es que los hombres y mujeres escogidos podrán ser conocidos y distinguidos por sus vidas santas.

– Aquel que se jacta de ser un escogido de Dios, y vive voluntaria y habitualmente en pecado, está sólo engañándose a sí mismo y es blasfemo.

– La misma idea de un hombre siendo “santificado”, mientras ninguna santidad puede apreciarse en su vida, es una necedad y un uso inadecuado de las palabras.

– Un “santo” en el cual nada más que mundanería o pecado puede verse es una clase de monstruo no reconocido en la Biblia

– Un hombre que confiesa ser un verdadero cristiano, mientras permanece quieto, feliz con su pobre grado de santificación (si en realidad tiene grado alguno, después de todo) y con frialdad expresa que “no puede hacer nada”, es un hombre de una lastimosa visión y muy ignorante.

– Dejemos que los hombres llamen a esto doctrina legal si así les place, pero nunca me achicaré en declarar mi creencia de que no hay “ganancia espiritual sin dolor”.

– Un verdadero cristiano es aquel que no sólo tiene paz de conciencia sino una guerra dentro de sí mismo.

– La justicia por la que nosotros podemos presentarnos ante Dios es por la justicia de otro –la perfecta justicia de nuestro Substituto y Representante, Jesucristo el Señor.

– Será totalmente inútil abogar que creemos en Cristo a menos que nuestra fe haya tenido algún efecto santificador y haya sido reflejada en nuestras vidas.

– La noción del purgatorio después de la muerte, el cual volverá a los pecadores santos es una falsa ilusión y en absoluto bíblica.


Próximamente estaré publicando más partes de las notas que tomé de este libro, pero ya están disponibles la Primera Parte, Segunda Parte y Tercera Parte de las notas que puedes leer y compartir.

Todas las notas han sido tomadas del Libro “Santidad” de J.C. Ryle (versión digital), puedes descargar el libro gratis en este enlace.

Te invito a unirte a la página en Facebook de J.C. Ryle en español haciendo click en este enlace.


También le puede interesar:

¿Qué es la Biblia para usted? | J. C. Ryle 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *