Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Sabemos que están matando niños – Todos nosotros lo sabemos | John Piper

Artículo por John Piper

Fundador y maestro, DesiringGod.org

Tomado de DesiringGod.org y traducido el español por Lai Ubi.

Un principio bíblico de justicia es que cuanto más conocimiento tengamos de que nuestra acción es incorrecta, más culpables somos y más merecedores de castigo (Lucas 12: 47–48). El punto de este artículo es que, cuando se trata del aborto, sabemos lo que estamos haciendo, todo Estados Unidos sabe. Estamos matando niños. Las personas  de pro-elección y  de pro-vida lo saben.

Pero antes de mostrar eso, aclaremos lo que hizo la Suprema Corte hace 45 años. En el caso de Roe vs. Wade, la Suprema Corte en efecto hizo que el aborto a solicitud fuera intocable por ley. La forma en que esto fue hecho  fue con dos pasos.

Un paso fue decir que las leyes no pueden evitar el aborto, incluso durante los nueve meses completos, si el aborto es “para preservar la vida o la salud de la madre”. El otro paso fue definir “salud” como “todos los factores (físico, emocional, psicológico, familiar y la edad de la mujer)  relevantes para el bienestar del paciente”.

Durante 40 años, esto ha significado que cualquier estrés percibido sea un fundamento legal para eliminar al niño. Hemos matado a más de 50 millones de bebés. Y lo que aumenta nuestra culpa como nación es que sabemos lo que estamos haciendo. Aquí está la evidencia de que sabemos que estamos matando niños.

  1. Anecdóticamente, los abortistas admitirán que están matando niños.

Muchos simplemente dicen que es el menor de dos males. Una vez llevé a un abortista a almorzar, preparado para darle diez razones por las que los no nacidos son seres humanos. Él me detuvo y dijo: “Eso lo sé. Estamos matando niños”. Me quedé atónito. Él dijo: “Es simplemente una cuestión de justicia para las mujeres. Sería un mal mayor negar a las mujeres igualdad de  derecho de  libertad reproductiva “.

Lo que significa que las mujeres no deben verse más limitadas por las consecuencias de un embarazo no planificado que los hombres. Esa igualdad de libertad de la carga de tener hijos no deseados es la base para el aborto que el presidente Obama mencionó una y otra vez en público cuando habló sobre la igualdad de derechos para las mujeres. Sabemos lo que eso significa. Estamos matando niños.

  1. Los Estados tratan el asesinato de un no-nacido como un homicidio.

Sabemos lo que estamos haciendo porque 38 estados (incluido Minnesota) consideran el asesinato de un feto como una forma de homicidio. Tienen lo que se llaman “leyes de homicidio fetal”.

Cuando los no-nacidos son deseados, son tratados como niños y pacientes. Cuando no son deseados, no son niños”.

Es ilegal quitarle la vida a los no-nacidos si la madre quiere al bebé, pero es legal quitarle la vida al no-nacido si ella no lo quiere. En el primer caso, la ley trata al feto como un ser humano con derechos; en el segundo caso, la ley trata al feto como un no-humano sin derechos.

La humanidad es definida por el deseo de los fuertes. El poder otorga derecho. Rechazamos este derecho a definir la personalidad en el caso del antisemitismo nazi, la esclavitud confederada  basada en la raza y los campos de concentración soviéticos. Cuando definimos la humanidad de los no nacidos por la voluntad de los poderosos, sabemos lo que estamos haciendo.

  1. La cirugía fetal trata a los no nacidos como niños y pacientes.

El especialista en embarazos de alto riesgo, el Dr. Steve Calvin, en una carta hace unos años al Arizona Daily Star, escribió: “Hay una ineludible esquizofrenia al abortar a un feto de 22 semanas perfectamente normal mientras que en el mismo hospital se está, realizando una cirugía intrauterina a su primo. “Cuando los no nacidos son deseados, son tratados como niños y pacientes. Cuando no son deseados, no son niños. Sabemos lo que estamos haciendo.

  1. Ser pequeño no descalifica la personalidad.

La estructura  de cinco pies y ocho pulgadas de un hijo adolescente no le garantiza más derecho a la vida que la estructura de 23 pulgadas de su hermana pequeña en los brazos de su madre. El tamaño es, sabemos, moralmente irrelevante. Una pulgada, 23 pulgadas, 68 pulgadas, no importa. Es moralmente irrelevante para decidir quién debe ser protegido. Sabemos lo que estamos haciendo al matar a los más pequeños.

  1. No tener un poder de razonamiento desarrollado no descalifica la personalidad.

Un bebé de un mes de edad, amamantado por el pecho de su madre, no tiene poderes de razonamiento. Pero solo unos pocos se atreven a argumentar que el infanticidio es por lo tanto aceptable. La mayoría sabe mejor. Fuera y dentro del útero, el infante todavía no puede razonar, pero a pesar de eso, es un ser humano. Sabemos lo que estamos haciendo.

  1. Estar en el útero no descalifica la personalidad humana.

La ubicación o el entorno no determinan el derecho a la vida. Scott Klusendorf pregunta: “¿Cómo un simple viaje de siete pulgadas por el canal del parto transforma repentinamente la naturaleza esencial del feto de no-persona a persona?” Sabemos lo que estamos haciendo.

  1. Ser dependiente de mamá no descalifica la personalidad.

Consideramos a las personas en respiradores o diálisis como seres humanos. Los no-nacidos no pueden ser descalificados de la personalidad humana porque dependen de su madre para la alimentación y el oxígeno. De hecho, actuamos según el principio opuesto: cuanto más dependiente de nosotros  sea un pequeño, más responsabilidad sentiremos para protegerlo, y no menos. Sabemos lo que estamos haciendo.

(Estas últimas cuatro observaciones, puntos 4 a 7, fueron resumidas por Scott Klusendorf bajo el acrónimo SLED: Tamaño (Size), Nivel de desarrollo (Level), Medio ambiente (Environment), Grado de dependencia (Degree of dependence), ninguna es moralmente relevante para la definición de vida humana).

  1. La constitución genética de los humanos es única.

La constitución  genética de un humano es diferente de todas las demás criaturas desde el momento de la concepción. El código humano es completo y único desde el principio. Hace un tiempo eso no se sabía. Ahora lo sabemos.

  1. Todos los órganos están presentes a las ocho semanas de gestación.

A las ocho semanas de gestación todos los órganos están presentes. El cerebro funciona, el corazón bombea, el hígado produce células sanguíneas, el riñón limpia los fluidos, el dedo tiene una huella. Sin embargo, casi todos los abortos ocurren después de esta fecha. Sabemos lo que estamos haciendo.

  1. Hemos visto las fotografías.

La maravilla del ultrasonido ha dado una ventana impresionante en el útero que muestra a los no-nacidos, por ejemplo, a las 8 semanas, chupándose el dedo, retrocediendo de un pinchazo, respondiendo al sonido. Mira este video de cuatro minutos sobre el desarrollo del no-nacido. Sabemos que son niños.

  1. Cuando dos derechos entran en conflicto, el de más alto valor debe ser protegido.

“Mantenerse vivo es más precioso y más básico que no estar embarazada”.                                                                                                      

Sabemos el principio de justicia que cuando dos derechos legítimos entran en conflicto, el derecho que protege el valor más alto debe prevalecer. Negamos el derecho a conducir a 100 millas por hora porque el valor de la vida es mayor que el valor de estar a tiempo o de obtener emociones fuertes. El derecho de los no-nacidos a no ser asesinados y el derecho de una mujer a no estar embarazada pueden estar en desacuerdo. Pero no son derechos  iguales. Mantenerse vivo es más precioso y más básico que no estar embarazada. Sabemos lo que estamos haciendo cuando matamos a un niño.

Para los cristianos que creen en la Biblia, podríamos agregar al menos diez razones más por las que sabemos lo que está sucediendo con el aborto y por qué está mal. Pero el objetivo aquí es triple.

  1. Nuestro objetivo es dejar claro que no podremos defendernos con la afirmación de ignorancia. Sabíamos. Todos nosotros. Es asombroso cuán relevante es Proverbios 24: 11–12 para nuestra situación actual de aborto:

Libra a los que son llevados a la muerte;
Salva a los que están en peligro de muerte.

Porque si dijeres: Ciertamente no lo supimos,
¿Acaso no lo entenderá el que pesa los corazones?
El que mira por tu alma, él lo conocerá,
Y dará al hombre según sus obras

  1. Nuestro objetivo es solidificar nuestra convicción de resistir este horroroso mal.
  2. Nuestro objetivo es intensificar nuestra oración y nuestra predicación hacia la renovación del alma basada en el Evangelio en nuestra tierra, porque la dureza pecaminosa del corazón, la ignorancia no inocente, es donde se encuentra la raíz de esta carnicería.

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y rector de Bethlehem College & Seminary. Durante 33 años, sirvió  como pastor de la Iglesia Bautista de Belén, Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros, entre ellos Deseando a Dios: Meditaciones de un cristiano hedonista y, más recientemente, Exultación expositiva: La predicación cristiana como adoración.


También le puede interesar: 

¿Qué Enseña la Biblia Sobre el Aborto?

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

One Response to Sabemos que están matando niños – Todos nosotros lo sabemos | John Piper

  1. Anti pederastas says:

    Mejor abortados que violados por padres pederastas no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *