Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Cristo es nuestra Roca | Charles Spurgeon

Por: Charles Spurgeon

Si solamente Dios es nuestra roca, y lo sabemos, ¿no estamos obligados a poner en Él toda nuestra confianza, a darle todo nuestro amor, a afirmar en Él toda nuestra esperanza, a dedicarle toda nuestra vida y a consagrarle todo nuestro ser? Ésta es nuestra gran obligación.

Si Dios es todo lo que tengo, seguro que todo lo que tengo es de Dios. Si Dios es mi única esperanza, seguro que toda mi esperanza la pondré en Dios. Si el amor de Dios es lo único que salva, seguro que Él tendrá mi amor. Hermano, permíteme un consejo: no tengas dos dioses, ni dos cristos, ni dos amigos, ni dos esposos, ni dos padres celestiales; no tengas dos fuentes, ni dos ríos, ni dos soles, ni dos cielos; ten solamente uno. Por lo tanto, si la salvación se halla solamente en Dios, allegaos a Él con todo vuestro ser.

Nunca tratéis de añadir nada a Cristo. ¿Remendaríais el vestido que Él os ha dado con vuestros viejos y andrajosos harapos? ¿Pondríais vino nuevo en odres viejos? ¿Os colocaríais a Su misma altura? Sería como uncir un elefante con una hormiga: jamás ararían juntos. ¿Aparejaríais un ángel y un gusano al mismo carro, esperando cruzar con él el firmamento? ¡Cuánta inconsecuencia! ¡Cuánta necedad! ¿Vosotros con Cristo? ¡Cristo se reiría!; digo mal, ¡lloraría al pensar tal cosa! ¿Cristo y el hombre uniendo esfuerzos? ¿CRISTO & CIA? Jamás ocurrirá esto; Él nunca lo permitirá; Él ha de ser el todo.

 Cuán absurdo y equivocado es tratar de añadirle algo; no lo podría soportar. A los que aman algo que no es Él, les llama adúlteros y fornicarios. Quiere que confíes en Él con todo tu corazón, que lo ames con toda tu alma y que lo honres con toda tu vida. Cristo no entrará en tu casa mientras no pongas todas las llaves bajo su custodia, y no permitirá que te quedes una sola. Y así, te hará cantar:

«Más si algo retuviese

Sin que la conciencia me acusara,
Amo a mi Dios con celo tan extremo,
Que todo cuanto hubiese le entregara».

Tomado de “No hay otro evangelio” pág. 498 -499


También le puede interesar:

Busquémosle en todo tiempo | Charles Spurgeon

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *