Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¿Es la pornografía de mi novio un factor de ruptura del compromiso matrimonial? | John Piper

Por: John Piper

Tomado de DesiringGod.org y traducido el español por Lai Ubi.

Lindsey escribe para preguntar: “Así como he considerado a los hombres que desean casarse conmigo, la pornografía y la lujuria continúan resurgiendo como un bastión en la vidas de mis pretendientes. Estoy buscando ver a los hombres con ojos de gracia y usar la sabiduría al mismo tiempo. Entiendo que cada pecado, incluida la lujuria, es desplazar el deleite de Jesús hacia una cisterna rota.”

“A la luz de esto, ¿cree usted que es posible que un hombre sea fuerte en la fe, encuentre un gozo genuino en Jesús y disfrute de una relación integral satisfactoria  con él, mientras que simultáneamente se entrega a la lujuria con frecuencia? Creo que todo pecado puede ser derrotado por el poder del Espíritu Santo, pero tampoco quiero ser ingenua, ya que sé que este tema es amplio y parece estar presente en todos lados. Supongo que otra forma de formular mi pregunta sería esta: Pastor John, ¿la presencia de pornografía en la vida de un hombre debe ser un factor de ruptura para una mujer soltera como yo?”

Cuatro preguntas

Bueno, escucho al menos dos preguntas allí, y no puedo responder la última: “¿Es un factor de ruptura?”, hasta que responda a un par de preguntas más. Cuando pienso en esto, aquí están las cuatro preguntas que voy a tener que abordar. Una es la mismísima pregunta que ella hizo.

1.- ¿Puede un hombre obtener la victoria sobre esto? ¿Y no debería un hombre ser capaz de vivir una vida de triunfo más o menos regular en lugar de volver una y otra vez a la pornografía?

2.- Si él no puede, ¿es un obstáculo para que ella se case con él?

3.- ¿Qué es la pornografía? Ella no preguntó. Yo tengo que preguntarlo.

4.- Aún más importante, ¿por qué está mal?

Así que déjenme abordar eso muy rápido.

1. ¿Qué es la pornografía?

Aquí está mi definición. Voy a omitir las cuestiones homosexuales. Voy a omitir el sexo en las películas. Esos son problemas enormes, pero más o menos, con lo que los hombres están lidiando hoy en día en relación con la pornografía es mirar o fantasear sexualmente sobre mujeres desnudas que no son sus esposas. De eso es de lo que estoy hablando: mirar o fantasear con mujeres desnudas. La mujer podría estar haciendo todo tipo de cosas, o simplemente de pie allí. Pero el punto es que involucras a otras mujeres además de tu esposa. Esa es mi definición.

Cuatro razones por las que la pornografía es incorrecta

Esto es por qué creo que está mal. Tengo que decir esto porque hasta que el chico sienta estas cosas que voy a decir en este momento acerca de por qué está mal, no tendrá ningún sentido para él el hecho de que ella diga: “No puedo casarme contigo”. Son tan grandes estas razones que voy a concluir diciendo: “Mujer, tienes mucha razón. No bajes tus estándares”.

1. La pornografía es falta de amor.

He aquí por qué creo que está mal. Número uno, la pornografía es falta de amor. Es falta de amor hacia las mujeres involucradas porque avala sus comportamientos y sus deseos, que las destruirán si no se arrepienten.

No es amoroso para sus futuros esposos, y ellos están confirmando en estas mujeres un estilo de vida de desnudez, esto será destructivo para las relaciones futuras que esas mujeres intentarán tener algún día.

No es amoroso para los padres de esas mujeres. Ponte en la posición del papá o la mamá. Esa es tu hija ¿Cómo te sientes sobre eso? Y aquí está este tipo cristiano que avala, aprueba, ayuda para que eso suceda y lo confirma, como si no le importara nada sobre esos padres y sus corazones quebrantados.

Sus corazones están rotos por el comportamiento de esta chica, y  a este chico no le importa si sus corazones están rotos. Él está disfrutando de ella rompiendo sus corazones. Así que ese es el número uno. Es falta de amor.

“Un alma saturada de pornografía no podrá deleitarse con los gloriosos placeres que Dios nos ofrece en su Palabra y en su mundo”.

2. La pornografía es adulterio

Lo segundo es que el porno es adulterio. En otras palabras, se cultiva y persigue placeres físicos y mentales que fueron hechos por Dios para florecer en el matrimonio. Pero se persiguen a través de mujeres distintas de nuestras esposas. Entonces, Jesús tiene palabras muy fuertes para decir sobre eso (Mateo 5: 27–30).

3. La pornografía destruye el amor.

Aquí está la tercera cosa. La pornografía destruye la capacidad de un hombre para amar a una mujer sencillamente por sí misma. Se está entrenando a sí mismo y a su cuerpo cuando se involucra en la pornografía, para necesitar situaciones y cuerpos cada vez más diferentes, extraños y eróticos. Por lo tanto, hace más difícil que se contente con el cuerpo real de esta mujer que se le ofrecerá como su esposa.

Su cuerpo, incluso cuando está en su mejor momento, no va a ser el cuerpo aerografeado de las mujeres en estos sitios pornográficos. Cuando ella tenga 50 años, tampoco va a ser eso. Si él no ha cultivado una especie de amor puro por su esposa, por sí misma como ella, entonces sus ojos estarán cruzando continuamente más allá de lo que ella tiene para ofrecerle a los 40, 50 y 60 años.

Una mujer necesita poder confiar en un hombre. Ella necesita poder creer que él está bien cuando ella le dice: “Soy lo que tienes. Soy lo que necesitas. No tienes que tener ojos para otra mujer”. Una mujer se siente profundamente afectada cuando un hombre le dice: “No, realmente necesito más de lo que puedes ofrecerme”. Es trágico que un hombre le diga esto a una mujer. Así que el porno es destructivo para su capacidad de amarla por quién es ella.

“Si Jesús es nuestro tesoro, entonces no estaremos odiando continuamente a las mujeres con nuestras opciones de degradarlas y confirmar su destrucción”.

4. La pornografía hace estragos a las almas

Aquí está la cuarta razón y lo último que diré acerca de por qué es tan incorrecto que un hombre haga esto. La pornografía es destructiva para el alma de un hombre. Su capacidad para ver a Dios, y la pureza y la grandeza de su gloria, está marchita. Está afectada.

El alma tiende a encogerse al tamaño y calidad de sus placeres. Un hombre puede decirle a su alma: “Adáptate ahora a este placer bajo, breve, inmundo y egoísta. Adáptate a esto, alma. Súbete a esto, alma. Fórmate conforme a esto, alma. “Y si lo hace, se volverá tan pequeño”.

Cuando un alma se encoge de esa manera, no podrá hacer mucho de Dios, no podrá ver a Dios, no podrá deleitarse en Dios en todo aquello relacionado con Dios en lo  que debería estar encantado, en los gloriosos placeres que nos ofrece en su palabra y en su mundo.

Así que esas son mis razones que diría a esta mujer y a todos los hombres que pueden estar escuchando por qué está tan mal que él busque pornografía.

“La pornografía es destructiva para la capacidad de un hombre de amar a una mujer puramente por sí misma”.

No baje sus estándares

Ahora volvamos a su pregunta. Ella quería saber: “¿No es posible que un hombre sea lo suficientemente fuerte en fe y tenga suficiente la alegría en Jesús y tenga en general una satisfactoria relación con Él para poder conquistar esto? ¿No es su frecuente  complacencia en la lujuria un debilitante? “Y mi respuesta es que ella tiene razón. Una satisfactoria e integral relación con Jesús significa que Jesús es lo suficientemente precioso como para que lo valoremos por encima de esas cuatro razones.

Esas cuatro razones que di por qué el porno está mal se vuelven convincentes si Jesús es nuestro tesoro. Si Jesús no es solo una doctrina, sino que es el Señor y amigo y Salvador y el tesoro supremo de nuestras vidas, tal como debería ser, entonces no estaremos continuamente odiando a las mujeres con nuestras elecciones de degradarlas y confirmar su destrucción. No estaremos continuamente cometiendo adulterio en nuestros corazones con esas mujeres. No estaremos contaminando continuamente nuestra capacidad de amar a nuestras esposas presentes o futuras. No estaremos continuamente reduciendo la capacidad de nuestra alma para saborear las glorias de Dios. No lo haremos, porque Jesús es absolutamente diferente  de eso.

Un hombre que continuamente dice: “Abrazo toda esa destrucción, abrazo todo ese mal, abrazo toda esa inmundicia, abrazo toda esa idolatría y ese odio hacia las mujeres”, dice algo que una mujer que está a punto de casarse con él , debería oír alto y claro.

A su última pregunta: “¿Debería ser un factor de ruptura si este hombre no puede obtener la victoria sobre esto, si está conectado con ello de forma regular?”, Diría: “Sí, eso es un factor decisivo”. Ahora No soy una mujer, y por eso no puedo hacer este llamado por mí mismo. Simplemente le diría: “Me pareces una mujer de notable gracia, no legalismo. Me pareces una mujer que se esfuerza por alcanzar estándares bíblicos, no como estándares artificiales, no realistas y perfeccionistas. Escucho gracia en tu pregunta. No escucho fragilidad”. Y yo diría:” No bajes el listón”.

Creo que hemos bajado demasiado el listón. Hemos tratado a los hombres como perros en celo, en lugar de hombres creados a la imagen de Dios y que tienen el Espíritu Santo, cuyo fruto es el amor, la alegría y el autocontrol. Lo último, el autocontrol, se suele utilizar en relación con la sexualidad. Los hombres no son víctimas, y estas mujeres tienen derecho a esperar más de nosotros.

Le diría a ella y a las otras mujeres: “No rebajen sus estándares. Dios está en el proceso, creo, ahora mismo, de purificar el alma y el cuerpo de un hombre para ti”.

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y rector de Bethlehem College & Seminary. Durante 33 años, sirvió  como pastor de la Iglesia Bautista de Belén, Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros, entre ellos Deseando a Dios: Meditaciones de un cristiano hedonista y, más recientemente, Exultación expositiva: La predicación cristiana como adoración.


También le puede interesar:

Sabemos que están matando niños – Todos nosotros lo sabemos | John Piper

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

2 Responses to ¿Es la pornografía de mi novio un factor de ruptura del compromiso matrimonial? | John Piper

  1. A9X says:

    Un buen articulo. Gracias por compartirlo.
    Aunque quisiera agregar, perdon, pero me surge la inquietud de hacerlo, no pretendo alterar la mentalidad de los respetables que transitan por este excelente sitio: No creo que por consumir pornografia se deteriore el alma o sea lo mismo que ser infiel a la esposa de uno. tengo mi esposa, de vez en cuando suelo ver materiales de esta clase, debo confesar que esto fomenta mi fidelidad, pues simplemente me sacia el ansia por la curiosidad, ver a alguien distinta de la mujer que de todas formas amo. Puedo ver un cuerpo exotico en uno de estos videos, quisas por la calle y aunque brevemente llegue a sentir una solapada lujuria, ni de lejos hace disminuir el aprecio por mi compañera de alma. Debo agregar que ella lo sabe, por supuesto que lo entiende y nos consta que esto no es mas que un mero producto de consumo que ni remotamente hecha a perder la mente de alguien estable, ni deteriora ninguna relacion autentica. Un hombre que realmente ama a una mujer debe ser capas de mirar fuera de su relacion, pero aun asi ser capas de sentirse fiel porque asi lo desea.
    Aunque debemos reconocer que el exceso de consumo de estas ”obras” podria dar de que pensar de una sociedad ”enferma” (como algunos llegan a opinar), sumado que muchisimos de estos videos promueben la violencia entre seres humanos, visto desde esta perspectiva claro que estan sumamente mal. Pero un hombre mentalmente estable puede usarlo como una herramienta incluso para perseguir erradicar la lujuria en la vida real dejandola en ese mundo casi ”fantastico”, llegando a cultivar lazos de amor con su esposa.
    Debo culminar diciendo que no tengo el privilegio de ser religioso, nunca se me inclulco, pero respeto y admiro la gente que defiende su fe. No quiero causar estragos entre la comunidad de este sitio, sino plantear un punto de vista diferante y en definitiva sincero. Un saludo y felicitaciones al admin de este sitio, por llevar la honorable tarea de mantener un espacio de dibulgacion tan valioso como este.
    Gracias por leer esta humilde reflexion (quisas equiboca, no se, pero al menos sincera)

  2. LINDA says:

    A donde ha llegado la miseria humana no solo la pornografía es destructiva sino también degradante somos seres humanos no somos animales aunque una persona no sea creyente en dios,que sentiría un hombre si su esposa o novia viera pornografía o se fijara en un hombre mas apuesto en su misma cara me imagino que se sentiría poca cosa, insuficiente, todos merecemos respeto hombre o mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *