Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

¡Señor Sálvame! | Charles Spurgeon

Por: Charles Spurgeon

“Él salvará a su pueblo de sus pecados.” Mateo 1: 21.

Señor, sálvame de mis pecados. Por tu nombre  Jesús me siento animado a orar de esta manera.
-Sálvame de mis pecados pasados, para que el hábito de ellos no me mantenga cautivo.
-Sálvame de mis pecados constitucionales, para que no sea el esclavo de mis propias debilidades.
-Sálvame de los pecados que continuamente están ante mis ojos para que no pierda mi horror por ellos.
– Sálvame de mis pecados secretos; pecados que no percibo debido a mi falta de luz.
– Sálvame de los pecados súbitos y sorprendentes: no permitas que sea sacado de mi camino por la fuerza de la tentación.
-Sálvame, Señor, de todo pecado. No permitas que la iniquidad tenga dominio sobre mí. 

-Solamente Tú puedes hacer esto. Yo no puedo romper mis propias cadenas ni eliminar a mis propios enemigos.
– Tú conoces la tentación, pues Tú fuiste tentado.
– Tú conoces el pecado, pues Tú cargaste con el peso de ese pecado.
-Tú sabes cómo socorrerme en mi hora de conflicto.
-Tú puedes salvarme de pecar, y salvarme cuando he pecado.

Se ha prometido en Tu propio nombre que harás esto, y yo te ruego que en este día me permitas comprobar la profecía. No permitas que ceda al mal carácter, o al orgullo, o al desaliento o a cualquier forma de mal; pero sálvame para santidad de vida, para que Tu nombre, Jesús, pueda ser glorificado en mí abundantemente.

Fuente: La Chequera del Banco de la fe


Más artículos:

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

One Response to ¡Señor Sálvame! | Charles Spurgeon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *