Soldado de Jesucristo

Soli Deo Gloria

By

Apuntes sobre el bautismo en el Espíritu Santo | John MacArthur

Por: John MacArthur

RESUMEN POR CONTRASTES

Para que quede claro lo que es el bautismo en el Espíritu, y lo que no es, la lista siguiente proporciona una serie de declaraciones positivas y negativas en contraste:

1. El bautismo en el Espíritu es un don de Dios, por gracia; no es algo que se deba buscar, por lo cual atormentarse ni por lo cual orar.

2. El bautismo en el Espíritu está exclusivamente asociado a la regeneración/salvación; no es algo normativo como para ser asociado
con la señal temporal del don de lenguas ni con otros dones milagrosos limitados a la era apostólica.

3. El bautismo en el Espíritu es un acontecimiento permanente, de una sola vez; no es un suceso reversible ni recurrente.

4. El bautismo en el Espíritu es la prueba de la salvación de la persona; no es, en sí mismo, la medida de su madurez espiritual.

5. El bautismo en el Espíritu es una bendición inicial y el resultado duradero de la salvación; no es una segunda obra de gracia ni una segunda bendición.

6. El bautismo en el Espíritu está inseparablemente vinculado a la salvación; no está desligado de la salvación ni es subsecuente a ella.

7. El bautismo en el Espíritu se inicia, de forma soberana, por Cristo; no se obtiene por ningún acto del creyente.

8. El Nuevo Testamento da por sentado que el bautismo del Espíritu es una experiencia proporcionada por Cristo a cada creyente; nunca se les ordena a los creyentes que lo consigan ni que lo retengan.

9. El bautismo en el Espíritu es algo que experimentan todos los cristianos desde Pentecostés hasta el día de hoy; no fue una experiencia para los creyentes del Antiguo Testamento ni para los de la era del evangelio.

10. El bautismo en el Espíritu incluye a cada creyente; no se limita a los espiritualmente maduros.

11. El bautismo en el Espíritu concede gratuitamente la entrada al cuerpo universal de Cristo; no se basa en los logros espirituales individuales posteriores.

12. El bautismo en el Espíritu es distinto, aunque asociado, a la permanencia o la llenura del Espíritu en el creyente; no se debe equiparar a ninguna de ellas.

El bautismo del Espíritu Santo es un acto posicional que tiene lugar en la vida de cada cristiano, al mismo tiempo que la regeneración. Los textos de Hechos que se refieren a un bautismo del Espíritu postconversión se asocian a la naturaleza transicional del período descrito en Hechos. En 1 Corintios 12:13 se recoge la doctrina normativa del bautismo en el Espíritu, y declara que resulta en una nueva posición en el cuerpo de Cristo para todos los cristianos, en el momento de la fe en Cristo. Por la naturaleza carnal de los cristianos corintios, a quienes iba dirigido este pasaje de Pablo, se puede deducir que no tiene necesariamente influencia alguna en la santidad subsecuente. La iglesia, el cuerpo espiritual de Cristo, se forma a medida que Cristo sumerge a los creyentes en el Espíritu y los une a todos los demás cristianos, comenzando desde Pentecostés. El bautismo del Espíritu Santo no es una experiencia que se busque, sino más bien una realidad de la salvación por la que darle gracias a Dios

Tomado de “Teología sistemática: un estudio profundo de la doctrina bíblica” pág. 365 -366


También puede interesarle:

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!...

One Response to Apuntes sobre el bautismo en el Espíritu Santo | John MacArthur

  1. Darwin Tasiguano says:

    Gracias por el mensaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *